martes, 8 de febrero de 2011

MATAHARIS

Ya he dado las gracias. Ya he comentado las razones por las cuales escribo este blog. Y ahora toca, entreteneros. Captaros. Cuestionaros. Intrigaros. Alegraros. Cabrearos.
Cabrearos…
A mí hay cada vez menos cosas que me cabrean. Creo que con el paso de los años he mejorado el carácter y “he soltado correa” como me aconsejó una vez una amiga que no quiere que la nombre con su nombre real y que prefiere que la llame “Matahari”
Y yo lo veo una tontería, con todos mis respetos, porque ¿qué más da que la llame “Matahari” o “Harimata” si casi todos sabemos quién es? Y el que no sabe quién es, es porque no nos conoce. Y si no nos conoce ¿qué más da como se llame? ¿O acaso por el nombre a secas va a saber dónde vive, cuántos hijos tiene y a qué se dedica?
El caso es que yo respeto los gustos no sólo de Matahari sino de alguna más que también me ha pedido el seudónimo. ¡Así que voy a tener que echarle una imaginación de narices para ponerle seudónimo a todas y cada una de ell@s!
Y lo malo es que creo que de imaginación ando algo escasa. Y me explico. Le envié la dirección del blog a otro amigo (que tampoco nombraré por si las moscas) y me dijo que (resumiendo y sin las burradas propias de mi amigo) o le echaba imaginación o no habría quien se tragase semejante bodrio. ¡Qué contradicción!
Bueno, haré lo que pueda. Le echaré imaginación con los nombres y con el contenido. Toda la imaginación que la gripe de la prole me deje intacta.  ¡Y encima ahora y después de un año me dicen que es gripe A! ¡Eso sí que me cabrea!

1 comentario:

  1. bueno, la imaginación tampoco hay que forzarla, ¿no? A mí con pocas cosas ya me haces pensar: por ejemplo, estaba pensando que a mí me pasa al revés, que cada vez hay más cosas que me cabrean, y eso que yo no sobrevuelo los 40, pero sí paso los 30! ;-) Un saludo!

    ResponderEliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.