miércoles, 16 de marzo de 2011

DENTRO DE UN MES, ATERRIZO.

Ya falta menos de un mes para que deje de sobrevolar y me choque de frente con los 40. ¡Qué horror!
Pero, viendo los tiempos que vivimos con la crisis nuclear en Japón y todo ese drama, quién tiene el valor de quejarse porque cumple 40 años. ¡Y dando gracias!
Así que he decidido darle la vuelta a la tortilla y comenzar a predicar lo que siempre dije pero que, ahora, tanto me cuesta creerme: la mujer a los 40 está en plenitud. ¿Y por qué? Pues porque ya tenemos a los hijos criados. Ya tenemos más o menos claro lo que queremos y lo que no queremos para nuestras vidas.  Ya no vivimos todo con esa incertidumbre y esa inseguridad propia de los 20. Nuestros cuerpos, aunque magullados por los embarazos, son aceptados por nosotras mismas. No luchamos cuerpo a cuerpo con la chicha. La combatimos sí, pero con otro ánimo. Admitimos a nuestros maridos con sus defectos y virtudes. Aceptamos que Brad Pitt nunca será nuestro...
Y según escribo, me contradigo: tengo cuñadas y amigas que, con los cuarenta cumplidos, han tenido o tendrán a su primer, cuarto o tercer hijo. No tengo ni idea de en qué voy a trabajar. Por tanto, vivo con incertidumbre mi futuro. No acepto la chicha, también conocida como lorza o panceta, que no me quito ni a tiros y que se ha aposentado en mi barriga después de los tres embarazos y eso que hago pilates, corro lo que puedo y me doy cremas, masajes y mesoterapia a rabiar. Siguen cabreándome algunos defectos de mi marido que conozco desde el primer día. ¡Y no acepto de ninguna manera no revolcarme con Brad Pitt como Thelma o Louise! ¡La que fuera!
¡Qué panorama! Y todos los días me leo el horóscopo del periódico y me dice, en resumidas cuentas, que estoy en mi mejor momento. En una época de esplendor y fortalecimiento de la leche. Una época en la que voy a conseguir cumplir todos mis sueños y proyectos.
Y yo me lo creo, y espero. Y espero. Y espero…
Pues lo dicho. Que en menos de un mes cumplo 40.

1 comentario:

  1. Bienvenida a la cuarentena. estoy de acuerdo con casi todo lo que dices... ¡en tu segundo párrafo! ¡yo quiero volver a los 25!... reniego de los kilos, las arrugas y de mirar al horizonte ver que lo que está allí son los CINCUENTA y que no hay vuelta atrás.

    Y esto de la dieta y la belleza es una guerra perdida.

    Podremos ganar batallitas, pero el tiempo empuja en nuestra contra y aunque queramos, gastemos dinero o nos sacrifiquemos!... la guerra contra los años, ¡es guerra perdida!

    Cuando dicen que al final nos vemos estupendas, es porque después del duelo y todas sus fases, al final viene la aceptación.

    laura

    ResponderEliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.