martes, 8 de marzo de 2011

¡MANDA NARICES!

¡Manda narices, pelotas, huevos! ¡Lo que sea pero manda! Hace dos semanas el volcán Kilauea sólo echaba mini vaporcillo y ayer va y se le ocurre entrar en erupción. ¡Qué mala ralea tiene el puñetero volcán! ¡Venga “fresh lava”! ¡Venga mini terremotos! Y yo ¡en España! Lo que hubiera dado por verlo en erupción…
Para mi marido, que tiene una visión mucho más práctica de la vida, mejor verlo ya en casita por el miedo a quedarnos allí acorralados como ocurrió con el volcán islandés. Pero la verdad es que hubiera sido un punto vivirlo en vivo y en directo.  Os adjunto un enlace a la noticia para que podáis disfrutarlo.
Por otro lado, hoy se celebra el Día Mundial de la Mujer Trabajadora. Felicidades a todas.
Yo, sin embargo, no he estado nunca muy de acuerdo con esta celebración. O, por lo menos, con el nombre con que se ha denominado a la reivindicación de la igualdad profesional entre la mujer y el hombre.
Siempre he dicho que celebraré esta fecha cuando tengamos el Día del Hombre Trabajador ¡porque mira que hay vagos por el mundo! Y es que, la mujer, dentro o fuera de casa, nunca ha dejado de trabajar.
Por otro lado, sí estaría de acuerdo con celebrar el Día de la Igualdad entre la Mujer y el Hombre. O el Día de la Conciliación Laboral. No sé. Seguramente estaré equivocada.
Mi experiencia profesional como creo la de muchas, ha estado totalmente marcada por la maternidad. Desde el primer momento en el que decides que quieres hijos, los tienes y por tanto, son tu prioridad, te conviertes en el “comodín del departamento”.
La reducción de jornada, que no de cantidad/calidad de trabajo, pasa a ser un lastre imposible de coexistir con una ascensión profesional.
Cierto es que a mí la ascensión profesional en las empresas en la que he trabajado siempre me ha traído al fresco. Probablemente porque nunca ha sido el trabajo de mi vida. Pero eso no quita para que nadie, ni empresa ni directivo/a de turno, te la niegue.
¡Me estoy poniendo muy seria! Y no quiero… ¡que viva la igualdad y la conciliación laboral! ¡Qué viva el teletrabajo! ¡Y que se cumplan los sueños profesionales de cada un@! ¡Y que nos los paguen bien a tod@s!            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.