martes, 24 de mayo de 2011

TÓPICOS

No me gustan los tópicos porque suelen ser injustos. ¡Gran topicazo! Pero es que el otro día el mediano (sí, el que me escondió el reloj) cumplió a rajatabla uno de esos topicazos que no por injustos, dejan de ser ciertos.

El caso es que estaba entre las dos camitas de los niños dándole el biberón al pequeño que tiene dos estupendas manos que pegan y empujan pero que, debe ser, no están capacitadas para sujetar el biberón, cuando el mediano detrás de mí, comienza su reflexión profunda y nocturna:
-          “Oye, mamá, siempre me hago una pregunta, ¿de dónde salen los mocos? Porque yo siempre ando quitándomelos pero siguen saliendo más".
Yo, ante semejante cuestión, le contesto:
-          “No te preocupes. Cuando veas a tu padrino (mi hermano mediano) le haces esa pregunta de Nobel. Que él es muy listo y muy guarro y seguro que te puede contestar mejor que yo”
Sin embargo, el niño no contento con su sesuda reflexión, siguió dándole al coco:
-          “Mamá, si un padre es alto, ¿el hijo también tiene que ser alto?”
-          “Pues no tiene por qué” contesto yo “pero suele ocurrir que entre los padres y los hijos existan parecidos”
-          “Estoy pensando en qué cosas coincido con Papá. Por ejemplo, nos gusta sacarnos mocos, tirarnos pedos y eructos… ¡Ah! Y somos chicos. Contigo sólo coincido en que nos gusta la leche”
-          “¡Menos mal!”, pensé yo para mis adentros.
Gracias a Dios, el pequeño terminó de beberse el biberón y pude salir por patas por miedo a otra de las preguntas del niño. Voy horrorizada hacia el salón donde estaba mi marido y le cuento la conversación que acabo de tener. Y es aquí, donde ya se me cayeron los palos del sombrajo, cuando me responde mi marido:
-          “Normal. Hemos vuelto del cine haciendo una competición de eructos”
Pero ¡¿cómo puede ser?! Estoy segura que no todos los padres son como mi marido. Que los hay normales y que son la mayoría. Pero, al final, los hombres son hombres y lo del eructo, el pedo, el moco pues les hace tanta gracia. Nunca he conocido a ninguna mujer que reconozca abiertamente todas esas cochineces y se mofe de ellas. Bueno, miento…
En el cole, a “Miss Eructos”, gran amiga mía, le encantaba hacer competiciones con los chicos a ver quién decía más letras del abecedario eructando… Pero vamos ¡no es lo normal! Estábamos en el cole, éramos pequeñas y ésta, era una pieza de cuidado.
¡Tremendo topicazo y tremenda certeza de que las diferencias existen y desde pequeñitos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.