lunes, 24 de octubre de 2011

GENTE SABIA


El otro día mi marido me enseñó un video que circula por YouTube sobre Steve Jobs. Os lo paso para que podáis verlo. Es más antiguo que la tos pero nosotros lo hemos descubierto ahora. Quizás lo conozcáis.

En él, Steve Jobs da un discurso durante una graduación en la universidad de Standford en San Francisco. Un discurso en el que anima a los recién graduados a vivir con pasión. A amar lo que hagan cada día de su vida. A no tener miedo. A dejarse llevar por su instinto. A no temer  al cambio si lo que hacen no les apasiona. 

Stay hungry. Stay foolish

Ciertamente, dice muchas verdades y es interesante verlo.

Sin embargo, cuando escucho estas cosas, y no es la primera vez, además siempre coincide que el que las dice, ha tenido mucho éxito profesional y personal en su vida. Siempre. El caso es que, cuando las escucho, no puedo evitar preguntarme: “¿este hombre no tuvo nunca un mal día?”. O “¿este hombre no sabe que es la monotonía?”.

Me explico. Yo puedo decidir que lo que hago ahora mismo es lo que más me gusta. Y me refiero a escribir el blog. Pero, cuando me levanto todos los días a las siete de la mañana y me miro al espejo no pienso “¡Cuánto amo esto!”. Lo que pienso es “¡que sueño tengo y que ganas de volver a meterme en la cama!”

Y puede ser que tenga un día muy interesante por delante, pero no siento esa pasión exacerbada que me pueda llevar a cambiar el mundo como ocurrió en su caso.

Y de verdad que me da rabia no sentirla. Me encantaría poder encontrar un tema, por supuesto aparte de mis hijos que se da por hecho, pero algo profesional que me gustara tanto que consiguiera no sólo el reconocimiento personal sino también el profesional. Ese que te sube la autoestima y te hace sentir bien. Y si además ganara dinero con ello, ¡la leche!

Conozco a gente que sí siente esa pasión por lo que hacen, empezando por mi marido. Muchas veces le echo en cara que no tenga el mismo arranque en su vida personal como en su vida profesional. Si fuera así, ¡ya tendría casa nueva y no que llevo cinco años para encontrar una que nos cuadre!

O mi amiga la Reina del Facebook, del Twitter y ahora también conocida como Sindi y bloguera reconocida (La Clase de Laura). Ella vive con auténtica pasión su amor por la enseñanza. Y no fue lo primero a lo que se dedicó en la vida. Fue un descubrimiento tardío. 

Ella también me ha enviado un video de otro sabio. Sugata Mitra. Os lo paso. Este señor está revolucionando la enseñanza. El método. Es sabio y también vive con pasión su oficio.

Verlos los dos. Siempre es bueno escuchar a la gente sabia. Nos abren la mente, el corazón y hasta en algunos casos  ¡los ojos!

1 comentario:

  1. ¡¡Vamos que me hace más ilusión que salir en el Hola¡¡
    Como tú bien dices lo de que algo te motive surge en tu vida como por encanto, y en mi caso tarde. Es una parte de suerte y otra de intuición, supongo. pero no tengo la receta.
    Tampoco, en mi caso ha sido algo "inmediato", ha surgido de mi insatisfacción. Cuando sientes que algo que haces cada día, no termina de satisfacerte y simplemente sientes que tienes que cambiar algo, ése es el día en el que si te dejas llevar por la intuición, comienzas a hacer las cosas por convicción y porque te apetecen.
    Normalmente es lento, bien por miedo a hacer algo equivocado, bien por el qué dirán. Y es ahí cuando las redes sociales han hecho que mi vida cambie, que descubra que hay más gente con mi misma inquietud, ¡hacer algo nuevo en educación! eso te refuerza, te aporta ideas y te empuja a seguir en la dirección en la que tu sentido común te llevaba. Y en un “plis” te informas, te conviertes en autodidacta insaciable, todo es poco y cada día tienes una nueva idea aún más arriesgada que la anterior… ¡y ya está! Has entrado en el agujero negro, te atrapa y es imposible salir de él, sólo puedes adentrarte más y más.
    Seguro que tú también encuentras tarde o temprano ése tema que te engancha, yo creo que vas por buen camino, surgirá de manera natural y ¡algún día recordarás estos días en los que vagabas en su busca!
    Un beso… ¡Nos vemos mañana! ¡qué hay lección de twitter!
    Y, por cierto, no comenté en tu post anterior pero pensé en hacerlo… ¡no nos des sustos! ¡ya te vale!

    Besos gordos
    @laclasedelaura

    ResponderEliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.