martes, 25 de octubre de 2011

¡QUE HARTAZGO!

Ya os lo dije en un post pasado, me cabrea enormemente el tema de los bandos en la política española. Y me cabrean a un más los estereotipos. ¡Y cuando se mezclan las dos cosas, el cabreo es monumental!

No. No tengo un mal día, es que he visto el telediario. ¿Y qué ponían en el telediario? Pues además de todas las desgracias de este mundo, los videos electorales tanto del PSOE como del PP. 

Y el cabreo me ha llegado cuando he visto el del PSOE. No sé si entero o un pequeño tráiler. Me da igual. Con lo que he visto tengo más que suficiente. Y no, no os confundáis. No se trata de que soy del PP y miro por los míos. Para dejarlo cristalino: paso de la política como de la mierda. Lo puedo decir más finamente pero no más claro.

El caso es que en el vídeo del PSOE se ve a un niño vestido de  uniforme que lo lleva la cuidadora con uniforme también al colegio y le pregunta: “Juanita, ¿tú tienes hijos?” Y contesta Juanita: “Sí , una niña y es de tu edad” A lo que el niño repeinado y repelente responde: “¡Qué bien! Así podrá cuidar de mis hijos cuando sea mayor” Luego se ve a la cuidadora como lleva a su hija a un colegio público  y le dice “corre, hija, corre” o algo parecido.

Pero, ¿de qué coño van esta gente? 

Primero, he estudiado en colegio y universidad privada toda mi vida. Nunca en mi casa he tenido cuidadora. Al colegio me ha llevado siempre el autobús escolar. Y para pagar tanto el colegio como la universidad, mis padres trabajaban como cabrones. Y no gastaban. Y cuidaban de sus hijos.

Segundo, mis hijos van a colegio privado y su madre les lleva y les recoge todos los días. Y puedo asegurar que no soy la única madre y el resto son todo cuidadoras. Hay mucho padre y mucha madre. Para poder hacer esto, he sacrificado mi vida profesional y mi marido trabaja como un capullo cada día. 

Tercero, estoy muy segura que tanto en  colegios públicos como en colegios privados existen hijos de gente de izquierdas y gente de derechas porque cada uno quiere el mejor centro para sus hijos y eso es independiente de su voto electoral.

Cuarto, mi abuelo paterno era de izquierdas y mi abuelo materno de derechas y os puedo asegurar que no podían quererse más ni ser más amigos. Y su ejemplo me enseñó que ese tema existió durante una mala época de nuestra historia y que luego había que borrarlo. Ellos ya lo habían hecho a los pocos años de haberse terminado. 

Quinto, creerme de verdad que votaría a alguien que pensase en dirigir el país como una empresa y tuviese la capacidad de contratar a su equipo sin pensar en ideologías si no, en la validez profesional. Validez que en muchos políticos es altamente discutible.

Sexto, pero ¿por qué hay tanto progre retorcido en los departamentos de marketing de los partidos políticos?

Así seguiría hasta un número infinito. No puedo con  ese rollo. Que dejan ya de poner etiquetas.  ¿Habrá alguien que se lo crea?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.