miércoles, 5 de octubre de 2011

Y DE MARTES, MIERCOLES...

No está siendo mi semana, desde luego.  Mejor habría estado en una cueva y habría sido mucho mejor para mí y para el resto.

Mira que ni me he sonreído al ver bailar por bulerías a la recién casada Duquesa de Alba.

Entre malos entendidos con las amigas y mi “niño sándwich”, está siendo ¡dura, dura!

Ahora que me la acaba de arreglar el mediano. Después de una tarde horrible, como todas las últimas, ha reaccionado (entre otras cosas porque me he chivado a su padre que está de viaje) y ¡me ha preparado la mesa para la cena!

Es una tontería porque ya había cenado pero el detalle de intentar solucionar el problema, me ha parecido estupendo y  muy reconfortante. Me he abrazado a él durante un rato enorme.

De todas formas, no os creáis que soy tan ilusa. No pienso que todo ha terminado aquí. Antes o después volverá la guerra porque es así. Ahora le toca a él dar por saco. Tiene siete años, casi ocho, y está en medio de dos hermanos que destacan una, por inteligencia y el otro, por simpatía. Así que, a él, no le toca más que dar por donde amargan los pepinos para que se note que existe. (Por si alguna tiene duda, amargan por el culo) ¡Y es guapo a rabiar! Pero claro, a él eso ahora no le vale. 

Pero bueno, seguiré tomándome la tila antes de ir a recogerles al colegio para conseguir tener paciencia. ¡Qué malo es carecer de ella totalmente!

Probablemente, si la paciencia fuera una de mis virtudes, otro gallo nos cantaría a todos. Pero no. No estaba en clase el día que la repartieron. ¡Ni una gota! ¡Ná de ná!

Bueno, vamos a por el jueves. Que por mí no sea. Intentaré poner todo de mi parte para que sea un día gratificante y acabe la mala racha. Aunque me da a mí que no porque,  ¡mañana para colmo me toca reunión del colegio!

Tengo todas mis esperanzas puestas en el viernes que ceno con mis compañeros del colegio ¡y duermo sola en mi casa! ¡Sin niños!¡Sin marido! Solo de pensarlo me muero del gustito. ¡Cuando llega el viernes, por favor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.