jueves, 29 de diciembre de 2011

MOMENTOS EN SILENCIO


¡Qué bonitas son las vacaciones de Navidad y que cansadas con los niños en casa! Así que, hoy que están en el Circo Price con la Yaya y el Tata, que gustito para mis orejas (como decía un cantante. No sé cual) el silencio de la casa vacía.

Ahora mientras escribo el post, todo está en silencio. Sólo escucho el sonido de las teclas y casi me parece que está un poco alto. 

La Navidad con los niños es, ciertamente, una alegría pero también una locura. Que si los regalos. Que si los circos. El cine. Echar las múltiples cartas. Ahora me peleo con un hermano. Ahora me peleo con el otro. Que vienen los primos. Que vamos a casa de una tía. Que cenamos ochocientos juntos y revueltos. Que dúchate. Que no me ducho. Que hagas algo de deberes. Que ya tendré tiempo.

Y así un día y otro. Ahora salgo corriendo para recogerles a la salida del circo y mañana, pues otro plan.

Ahora en Madrid hay muchos y no se por qué pero te impones un horario de visitas a exposiciones y luces y teatros que ni el de un político en plena campaña. Por alguna extraña razón, te parece que si vives en Madrid y no aprovechas las mil y una cosa que se pueden hacer, estás desaprovechando o malgastando las vacaciones. Total, que todo el día con la lengua fuera de un sitio a otro.

Y cuando cierras la puerta de tu casa el último día de las fiestas,  das un suspiro de treinta segundos  que termina con la cabeza apoyada en la puerta y bendiciendo el fin de las vacaciones navideñas.

Y me da rabia porque siempre tengo la sensación de no disfrutar pero es algo que no puedo evitar. 

Supongo que cuando los niños se hagan mayores a lo mejor es diferente. E incluso estoy segura que añoraré estos días. Es algo en lo que todos los mayores coinciden: disfruta porque ahora estás en lo mejor. ¡Cómo será lo que nos espera!

4 comentarios:

  1. Yo también apostaría cualquier cosa a que dentro de unos años, echaremos terriblemente de menos estos tiempos, cuando los niños se hagan mayores y tengamos que ir detrás de ellos pidiendo audencia para conseguir pasar una tarde con ellos.

    Si no te importa me quedo por aquí :)

    Por cierto el cantante que "tenia las orejas super a gustito entre sus piernas" es Raimundo Amador, aunque creo recordar que el autor de la letra fue Pablo Carbonell ;)

    ResponderEliminar
  2. No sólo no me importa que te quedes si no ¡que me encanta! Todas las hermanas de personas como "mi Graci" son bienvenidas.

    ResponderEliminar
  3. Cada edad tiene su encanto, yo cuando doy a clase a mis adolescentes con mucho pavo me lo paso bomba y eso que si a una le digo que si se ha puesto la falda de su hermana pequeña que le lleva 7 años, a otro que no vengo a un desfile de calzoncillos, y a otro que deje de mover el flequillo que no doy clase a perritos, creo que todo es un reto y merece la pena...y además cada cosa a su tiempo, "TACITA A TACITA" como dice mi cuñada! chao!

    ResponderEliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.