lunes, 23 de enero de 2012

CAMBIOS

Pues sí. Cambios. Vamos a hablar de cambios.

El primero, las gafas. Como ya os conté me han puesto gafas y me  han costado un huevo y la yema de otro. Pero lo peor no es eso. ¡Que va!  Por un lado, tengo que aguantar los anuncios de “Gafas de marca por sólo 47 euros con cristales incluidos” y por otro lado, las críticas familiares. Desde compararme con mi abuela, mi madre y mi padre hasta con las azafatas del “1, 2, 3 responda otra vez” pasando por una de las fichas del “Quién es quién”. Vamos, que no me corté las venas en rodajas porque era el quinceavo cumpleaños de mi sobrina y no quería mancharle la alfombra a mi cuñada. Sólo su hermana tuvo a bien decirme que estaba muy guapa.  Y eso que todavía no me ha visto mi marido. Con lo ácido que es no me imagino cuál puede ser su comparación. Ya os contaré.

El segundo afecta directamente a este blog. Una gran amiga conocida como la seguidora nº 18 me ha hecho una crítica constructiva y yo, que soy muy obediente y hago caso en todo lo que me dice, lo voy a poner en práctica. No le gusta lo de “maruja” y prefiere “atada”. Así que, a partir de ahora, el “Movimiento Maruja” pasará a denominarse “Movimiento Atada” ¡Tatatachán tachán!

Y vosotros os preguntaréis “y lo de atada, ¿a cuento de qué?” Pues a cuento de que somos un grupo de amigas de la universidad repartidas por toda la geografía española que nos comunicamos a base de email desde hace muchos años. Y un día, alguna se inspiró y decidió denominarnos “El Club de las Atadas”. Atadas a los hijos, a los maridos, a los ex, al trabajo, a nuestras ciudades, a las circunstancias, a las unas a las otras…

Y por último pero no menos importante, ya lo comentó una gran bloguera “Quierosercarrybradshaw”, y es el muchacho, pobre desgraciado, que tienen a pecho descubierto con una trenca por los hombros en la puerta de la tienda Abercrombee&Fich. ¡¿A cuento de qué?! Si en vez de un hombre fuera una mujer en sujetador se habría montado la de San Quintín. Que si sólo pensamos en la carne. Que si que machistas. Que si, que si. Ahora somos más progres que todo eso y hemos cambiado. Ahora ya no ponemos mujeres en tetas porque somos muy avanzados. ¡Ahora ponemos a hombres! ¡Toma evolución!

A esta tienda he ido dando un paseo con una amiga que me ha invitado a comer en un restaurante japonés que me ha encantado y os recomiendo. Se llama Shintori en la calle Ortega y Gasset, 67. La comida buenísima y la compañía ¡excelente!

5 comentarios:

  1. Lola
    Soy un chico que sobrevuelo los 40 y que se indigna de verás cada vez que pasa por la tienda de Abercrombee&Fich en Marques de Salamanca Square. Desde luego me asombra muy desagradablemente esa especie de mercado persa de preppies norteamericanos en perfecta formación. Me desagrada, como tu dices, ese cálculo tan ridículo para no caer en lo incorrecto de modo que sean chicos y no chicas y que cada 10 blancos haya un negrito todos musculados a la perfección, eso si. Ahora, es cierto, hay uno sólo y se le permite cubrirse un poco con un chaquetón marinero o con una camisa de leñador de esas que venden dentro a 120 euros/each, y le han dejado un calentador, que buenos son con él, pero en Navidad llegué a ver 20 arganboys afuera, al raso, y sentí cierta tristeza. Triste por esta nueva esclavitud consentida que llama "trabajo" a ofrecer a un chaval de 19 años un flamante billete de 500 euros ( a lo mejor algo más) por estar 8 horas de pie derecho haciéndose fotos con niñatas y no tan niñas y dando envidia a torsos menos bruñidos y más peludos como estos nuestros tan hispánicos y feroces, pero ya tan flojos. Pero sobre todo se me cae el alma al colon cuando veo esas colas absurdas de madres y padres con sus hijas esperando a entrar a mirar y hacerse la foto. Alguno habrá que compre, no lo dudo yo.
    En fin, que si esto era la modernidad, prefiero comprar en Canalejas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario. No sabes lo de acuerdo que estoy contigo y la ilusión que me hace que seas anónimo. Espero que te guste el blog y lo sigas visitando.

    ResponderEliminar
  3. Pues si vas a la tienda A&F de NY te cagas con el despliegue... perdón por la palabra pero bueno, yo soy "asín" de brutita jejeje
    Yo nunca vi nada igual y en la de Londres... bueno, tengo una anecdota bastante graciosa aunque en realidad en ese momento sudaba por todos los poros de mi piel.

    Aquello lleno de adolescentes comprando compulsivamente, un maromazo sin la camiseta, haciendose fotos con una sonrisa que rozaba lo divino y yo cargada con 3 abrigos, mi marido, que se quería hacer una foto con el modelo y él levantándose la camisa para enseñar lorza, mi hijo sentado en la silla de paseo meneandose al ritmo de la Gaga y el tan manido "Alejandro" a tope de power y a oscuras practicamente, bueno bueno, que experiencia casi religiosa...

    Cada vez que escucho la cancioncilla de marras, me entran escalofríos!

    Respecto a lo de maruja, yo no lo veo ofensivo, todo está con la intención que uno diga las cosas, no?, eso de atada, uf! casi me suena más trágico y tremendista, pero vamos que el blog es tuyo por eso pones lo que te apetezca, faltaría más ;P

    Besinos

    ResponderEliminar
  4. ¡Desde luego que el momento era para no olvidarlo! Yo he estado en tiendas de esta marca en EEUU y nunca ví la parida del macizo. Pero claramente, ¡todo está por ver! Me ha encantado la nueva imagen de tu blog y te he hecho un comentario pero me dice que me los tienes que aprobar. ¿! Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que tengo activada la moderación, ya está publicado :)

      Besinos

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.