lunes, 16 de enero de 2012

LOS CAMINOS DEL DESTINO

Siempre me ha gustado Arturo Pérez Reverte. No como escritor que sólo he leído un libro suyo si no como corresponsal de guerra.

Me encantaba ver sus crónicas desde todos los frentes. También me gustaba mucho Ricardo Ortega que falleció en Haití, si mal no recuerdo, durante la grabación de una de sus crónicas.

¡Como me hubiera gustado trabajar como corresponsal de guerra!

El caso es que el domingo pasado, Arturo Pérez Reverte escribió en XL Semanal “Los Jóvenes reporteros nunca mueren” en el que narraba cómo se trabajaba como reportero de guerra en sus tiempos y cómo se trabaja ahora teniendo en cuenta twitter, internet, teléfonos móviles, etc. Herramientas que ahora mismo, nos permiten ver, escuchar y leer la guerra, minuto a minuto.

Según iba leyendo, iba pensando cómo te cambian la vida los pasos que vamos dando. Me explico, si en vez de haber estudiado poco, hubiese estudiado más, probablemente habría conseguido una mejor nota que me hubiera facilitado la entrada a una universidad pública española donde me hubiera podido empapar más y mejor de la carrera de periodismo. Esto, a lo mejor, me hubiera ayudado a cumplir mi sueño. Pudiera ser que hubiera conseguido trabajar como reportera de guerra o al menos, como periodista.

Sin embargo, no fui muy estudiosa y terminé en una universidad americana que me permitió vivir y estudiar en aquel país donde conocí gente maravillosa, actualmente grandes amigos, y disfrutar de una experiencia alucinante. Fueron unos años muy felices pero no he conseguido trabajar nunca como periodista, y mucho menos, como corresponsal de guerra .

Estos caminos del destino, que tú eliges, me recuerdan a unos libros que leía cuando yo tenía unos doce, trece años en los que al terminar el capítulo tenías dos vías, dos caminos, dos elecciones y según fuera tu elección, así ibas cambiando el recorrido del libro y por supuesto, su final.

¡Qué distinta podría haber sido mi vida! Pero ¿sería más feliz que ahora? Nunca lo sabremos.

Seguiré intentando elegir lo mejor posible, ahora no sólo por mí, si no por las personitas que acompañan cada uno de esos pasos y que se merecen lo mejor de lo mejor.

¡Ah! Por cierto, el único libro que me he leído de Reverte es lógicamente “Territorio Comanche” y creo que van a poner la película esta semana en la 2 de Televisión Española ¡por si os apetece!

4 comentarios:

  1. La nuevas herramientas que mencionas no solo nos acercan a la actualidad sino tambien nos facilitan alcanzar sueños que antes el espacio/tiempo se encargaba de obstaculizar, puede que el tener tu blog te acerque más a ejercer el periodismo. ¿Quién sabe si este nuevo camino que has escogido te llevará al deseado final?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa me tienes alucinada. Mira que la que tenía que haber sido escritora eres tú. Me ha encantado el comentario. Sobre todo la pregunta final llena de esperanza. Miles de besos.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con Marisa. Te acercarás más al periodismo con este blog que habiendo estudiado mucho. Para muestra aquí tienes un botón. Estudié periodismo en la universidad pública, no sé si estudié mucho o poco, pero lo suficiente, y el resultado laboral ha sido patético por mucho que en mi trabajo me designen como "directora editorial". En la práctica cada vez hago un trabajo menos periodístico y te puedo asegurar que en los 20 años que llevo trabajando, y he sido la eterna buscadora de trabajo, lo que más satisfaciones me ha dado ha sido el blog, por lo que mi reflexión es contraria a la tuya. Para escribir un blog no tenía que haber estudiado tanto... y ni siquiera periodismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente tienes razón pero nunca sabré que habría ocurrido si hubiera escogido el otro camino. Ahora bien, que como dice otra amiga, no sólo tenemos un camino en la vida. Que hay varios y mucho tiempo para cogerlos. ¡En eso estamos! Muchos besos y gracias por tu comentario que me ha encantado.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.