miércoles, 8 de febrero de 2012

EL PALERMO

La otra noche salí de cena con mis amigas del colegio. Sí. Todavía mantengo el contacto con la gente de mi clase del cole. No con todos pero sí con muchos.  A través del Facebook volví a contactar con algunos pero siempre he mantenido el contacto con tres.

Y esas tres más la que suscribe nos fuimos de cena y luego de copichuelas al Palermo.

Es un bar de copas que no está anunciado de ninguna manera. Vamos que no tiene ni rótulo a la entrada. Es un garaje de una casa y si no te lleva alguien que lo conozca, ni por asomo te imaginas el sitio.

El caso es que las cuatro, después de una cenita en la que repasamos la vida de todo el mundo más la nuestra, nos dirigimos hacia allí.

Al llegar había un concierto de un grupo del que resultó ser líder el hermano de un chico de nuestra clase que por supuesto ¡también estaba allí!

Lo pasamos divinamente.

También nos tocó aguantar al “cogorzas” de toda la vida. ¡Qué pesado! No los he aguantado nunca. Ni cuando tenía 20. ¡Imaginaros ahora con 40!

El caso es que, con este post, quiero ensalzar la amistad con los amigos del cole. No mucha gente puede decir que todavía mantiene contacto. Pero para mí es importante teniendo en cuenta que es, con muchos de ellos, con los que te has formado. No sólo académicamente sino como personas.

Bajo mi criterio, no sólo te marca la educación de tu casa. La que te dan tus padres. Si no que, la relación con tus compañeros del colegio, también te forma. Te educa. Te enseña. En las épocas de mayor crecimiento como son la infancia y la adolescencia.

Tuve la suerte de formarme en un colegio muy pequeñito. Sólo una clase por curso. Y con muchos de ellos, con la mayoría, estuve desde parvulitos. Así que, siempre que les veo, aunque hayan pasado años desde la última vez, tengo la sensación de que les he visto ayer mismo. No puede ser de otra manera, ¡nos hemos criado juntos! ¡Nos han salido las espinillas juntos! Los primeros amores. Los primeros disgustos. La vida sin preocupaciones con la única obligación de estudiar y pasarlo bien. Y en nuestro caso, hablo por mí y creo que por muchos, lo pasamos estupendamente.

Pues eso que me enrollo, ¡todo mi cariño para mis compañeros del cole!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.