viernes, 11 de mayo de 2012

EL SORPRENDENTE COMPORTAMIENTO HUMANO


El pasado viernes durante la clase de natación del pequeño, observé un comportamiento que me llamó mucho la atención y me hizo bastante gracia.

Dos padres con sus correspondientes hijas. Las niñas terminaban la clase de natación y los padres se disponían a ducharlas.

De pronto, un padre le pregunta al otro: “¿se le enreda mucho el pelo a Paula?” A lo que el padre contesta: “sí, un montón”.

“Pues te recomiendo este champú. A Marta siempre se le enredaba mucho el pelo pero desde que utilizamos este, ¡es una maravilla! Prueba, prueba…” le anima.

Él coge el champú y lo prueba en la cabeza de su niña y siguen charlando de champús, la lluvia y otras cosas mientras restriegan y restriegan el cuerpo y las cabecitas de sus pequeñas.

Toda la escena me resultó muy divertida y la contemplé sin perderme un ápice. Pero luego, sentí un poco de rabia conmigo misma.

¿Por qué me tiene que llamar la atención esa escena? ¿Por qué no la contemplo como algo normal? Las mujeres hablamos de eso cada día y no me extraña. ¿Seré machista?

Quiero vivir momentos como ese sin extrañarme. Y cuando mi hija le pide a su padre que le seque el pelo porque él lo hace mejor, quiero verlo normal también. 

Hay muchas cosas que ya tenemos super aceptadas pero todavía existen otras que nos llaman injustamente la atención. Y tenemos que acabar con eso. Nosotras mismas primero.

Muchas veces, sin darnos cuenta, sin percatarnos, fomentamos o participamos en esos comportamientos diferenciados que están tan arraigados en la mente humana. 

Incluso cuando en el caso de una separación matrimonial, los niños se quedan con el padre ¡yo soy la primera que me extraño! Cuando no debería ser así.

Lo cierto es que en esos casos pienso que yo sería incapaz de hacerlo. Debo ser la típica madre plasta que quiere tener siempre a sus hijos consigo. Pero no quiero desviarme del tema.

Tenemos que luchar contra los prejuicios que son los que, diariamente, a muchas mujeres nos encierran en unos planteamientos de vida injustos. O no todo lo acertados que deberían ser.

La igualdad dentro de nuestras diferencias serán las que nos salven en estos momentos tan difíciles. 

Yo ya me “reseteo” ¿Y tú?

2 comentarios:

  1. Tdos en el fondo hacemos lo mismo. Hay conductas que las tenemos tan arraigadas a un genero o a una edad q cuando se sale de lo "normal" nos echamos las manos a la cabeza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la medida de lo posible, deberíamos erradicarlas de nuestro comportamiento pero ¡es tan tan dificil!

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.