jueves, 8 de noviembre de 2012

EL MOVIMIENTO MARUJA SE PONE CASTIZO (I)

Castizo. Castizo. Porque, aunque parezca mentira, esta madrileña que sobrevuela los cuarenta, todavía no había probado el chocolate con churros de San Ginés (c/ del Arenal, 11 Pasadizo de San Ginés). ¡Cómo lo leéis! Y encima, tampoco conoce el Palacio Real. Y sigo sin conocerlo porque eso ocurrirá en próximas semanas y será la segunda parte de este post.


En la primera parte, os voy a contar el Cambio de Guardia que se realiza los primeros miércoles de cada mes excepto los meses de enero, julio, agosto y septiembre. Es por esto y porque el cambio dura una hora, que no dio tiempo para la visita al Palacio que realizaremos otro día.

Tengo que aclarar que el Palacio Real se abre después de que termina el Cambio de Guardia a la una y media de la tarde. 

Pero, ¡vayamos al grano y a lo importante! El chocolate con churros de San Ginés estaba espectacular. Lo disfrutamos una barbaridad. Pedimos un chocolatito para cada una, una ración de churros que si no recuerdo mal vienen  ocho, y una ración de porras que vienen dos. Vamos, ¡que nos pusimos las botas!

Al principio había poquita gente porque fuimos tempranito. Sobre las 10 de la mañana. Luego ya se fue animando el cotarro bastante. Pero ¡es San Ginés y no puede ser de otra manera!

De allí, nos dimos un paseíto por el centro y pecamos en el Zara de la calle Preciados para variar. Yo es que es entrar en un Zara y ya peco. ¡Me gusta todo!

Y una vez redimidas, nos fuimos de vuelta al Palacio Real para ver el Cambio de Guardia. 

Inocente de mí, pensé que yo no era la única inculta que no sabía que se realizaba dicho cambio. Pero claramente, la única inculta soy yo porque el resto de madrileños y visitantes lo tiene clarísimo. ¡Qué cantidad de gente para verlo! Al entrar en la Plaza de Oriente, bellísima plaza de Madrid por otro lado, nos dimos cuenta de la entrada a la plaza de la Armeria por el mogollón de gente que ya había haciendo cola. 
 
Las puertas a la Plaza de la Armería (para que nos entendamos, es la plaza que cruzo la Princesa de Asturias en coche porque jarreaba cuando se casó desde el Palacio Real a la Catedral de la Almudena) se abren a las once y media,  el Cambio de Guardia comienza a las doce y termina a la una.  Y durante todo ese tiempo se realizan exhibiciones a caballo con música con la banda a pie y otra banda a caballo… Soy muy mala calculando pero para que participen alrededor de 800 guardias no hay que correr mucho. 

Durante todo el cambio, una amable señorita te va contando por megafonía un poco de la historia de la Guardia Real y de dicho Cambio de Guardia, lo que agradeces enormemente pues te vas enterando de lo que va ocurriendo.

Terminamos algo congeladas porque aunque no llovía, hacía fresquito y ni un mísero rayito de sol para calentarnos, pero mereció la pena. 

 Además, las vistas de la Catedral de la Almudena y el Palacio Real desde la Plaza de la Armería, son preciosas.

Sin lugar a dudas, es algo que hay que ver si vives en Madrid y por supuesto, si nos visitas.
Madrid es una ciudad bellísima y a mi, aunque madrileña, me encanta visitarla como turista. ¡Espero que a vosotros también! 

En breve, la segunda parte. ¡No os la perdáis!

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Estaban buenísimos! No dudes en ir si vienes a Madrid. Muchos besos.

      Eliminar
  2. wow, que ganas de perderme por sus céntricas calles
    y luego terminar con un rico café con churros.
    Que buen post.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudes en pasarte si vienes por Madrid. Es un clásico. Muchos besos.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.