miércoles, 18 de julio de 2012

"COMPARTIDORA"


Antes de enseñaros mi pequeño paraíso, quiero contaros sobre un artículo que leí en el avión de Londres de vuelta a Madrid.


Como ya sabéis por el post “Ahora resulta que se lleva la faja  siempre compro el ELLE (y también el TELVA para seguir los estilismos de mi querida amiga) y leí una entrevista muy bonita e interesante a la viuda de José Saramago, Pilar del Río.

El artículo sale en el ELLE de Julio y está escrito por Gema Veiga.

Durante la entrevista, Gema le pregunta a Pilar: “¿Podrías definirte con una sola palabra?” A lo que ella responde: “Soy compartidora. Se puede llegar alto, lograr un gran reconocimiento, pero uno es alguien en la vida sólo en tanto en cuanto sea útil a los demás.”

¡Me caló hondo!

Ya sabéis que me considero “Obsequiadora de Tiempo” porque lo leí en otro reportaje. Pero leer de la voz de una persona como Pilar del Río, periodista y persona inteligente que ha compartido la vida con todo un Premio Nobel, que se considera por encima de todo compartidora porque entiende que entregar su vida a los demás es lo más bonito, me reconforta el alma.

Lamentablemente, hay veces que la autoestima o la conciencia de muchas que como yo somos hijas de un ERE y obligatoriamente, madres a tiempo completo,  se nos revela un poco. 

No me entendáis mal. Mi trabajo me encanta. Creo que es el mejor pagado y recompensado del mundo cuando veo a mis hijos crecer sanos y siendo personas integras pero, hay veces que el “orgullito profesional” se me queda un poco “espachurraillo” y me encantaría poder aportar no sólo paz y sosiego a mi familia si no también algo de dinerillo a mi bolsillo.

No pretendo compararme con Pilar del Río. Su compartir claramente no es el mismo que el mío. Ella comparte con todos nosotros todo lo que tiene que ver con el Premio Nobel portugués como presidenta de la Fundación José Saramago y yo,  pues comparto mi vida con los que me quieren y con los que quiero. 

Pero en definitiva, compartimos y obsequiamos a los demás con nuestro cariño, dedicación y tiempo. 

Lo demás todo llegará. Seguro. Tiempo al tiempo.

lunes, 9 de julio de 2012

Y POR FIN, ¡LONDRES!


Un ganso de Hyde Park
Ando algo liada, como ya sabéis. Los trabajos los llevo regular. Con los niños en casa y en la playa es difícil buscar huequitos para hacerlos. Sobre todo, cuando al plasta del pequeño le ha dado por no dormir la siesta. ¡Menos ahora! que le acabo de meter un grito de los de órdago para que me dejara trabajar un poco y le he amenazado con no bajar a la playa por la tarde.  ¡Se ha quedado “torrao” en un pispas! Mañana hago lo mismo… Será por gritar…

Por otro lado, la mayor está mala con fiebre y gastroenteritis…

Y por último y lo peor de todo, nos ha dejado una gran madre y mujer de cuarenta y ocho años por culpa de un cáncer de mama. Ha sido horrible.  No hay palabras para expresar el sentimiento de impotencia y rabia.
--------------
Así que, mejor os cuento, Londres.

Lo pasamos estupendamente. Hemos andado muchísimo. Los mayores terminaron hasta con ampollas en los dedos de los pies. El pequeño no porque nos llevamos un carrito y el señor iba como un rey. A mi marido y a mi nos encanta andar pero claro, los niños terminaban agotados.

Estuvimos hospedados en el Meliá White House. Está bien y los empleados son casi todos españoles y muy amables. Sin embargo, las habitaciones son pequeñas y no están preparadas para matrimonios con tres hijos. 

Era una habitación pequeña y dormíamos los cinco. ¡Tremendo! Sobre todo, la noche que al pequeño le dio por vomitar (ley de Murphy, por supuesto ha tenido fiebre tres días de los cinco que nos fuimos).  Hice todo lo que pude por recoger pero vamos, que la de la limpieza se tuvo que acordar de toda mi familia porque lógicamente, vomitó por toda la habitación menos  en el váter aunque lo tenía cerquita y bien abierto.

Del hotel salíamos temprano y nos tirábamos todo el día fuera, hasta las ocho y media de la tarde que ya volvíamos.

Hamacas para alqular
De las excursiones ya tenéis una idea por las fotos. Por cierto, que la calle de la que no me acordaba el nombre es Carnaby Street. Seguía sin recordarlo pero, para algo sirve tener una hija con memoria…

En cuanto a las comidas, pues mucho italiano y dos días comida inglesa para que la probaran. En realidad, la pedí yo y ellos probaron de mi plato… Ellos, incluido el padre, se habían pedido hamburguesa…

Nos hemos peleado. Nos hemos reído. Nos hemos cansado. También hemos montado en autobús de dos plantas y en el Metro que con eso de que en una estación se rodó Harry Potter, también tiene mucho tirón.

El caso es que lo pasamos estupendamente y ahora cada vez que ven el capítulo de Phineas y Ferb en Londres, reconocen los sitios ¡y se ponen como locos!

P.d.: después de tres visitas a Londres, ¡sigo sin conocer Portobello! Manda narices.

martes, 3 de julio de 2012

OTRO DE FOTITOS DE LONDRES

Que veo que os han gustado y ahora mismo, no tengo tiempo para contaros los detalles. Tengo que entregar los dos últimos trabajos del curso de Community Manager ¡y no he empezado nada todavía!

Prometo que me centro un poco y os cuento más. Besos.

La Casa de Sherlock Holmes



La Torre de Londres

Una mítica cabina de teléfonos

Hyde Park

Y de esta no me acuerdo del nombre de la calle. En cuanto me acuerde os lo digo