jueves, 29 de noviembre de 2012

EL MOVIMIENTO MARUJA SE PONE CASTIZO (II)

Y tal y como os prometí en la primera parte del MovimientoMaruja se pone castizo,  ¡tenemos segunda parte! Ayer visitamos el Palacio Real.


Toda una sorpresa muy agradable.

Comenzamos el día desayunando como siempre y con una nueva incorporación al Movimiento, a la que le damos nuestra más sincera y cordial bienvenida.

Habíamos pensado desayunar en Lise&Leti pero resulta que ellas sólo venden homemade cookies que están buenísimas. No dan desayunos.
 
Es una tienda preciosa de auténticas galletas recién horneadas, situada en la calle de la Cruz, 12. No dejéis de visitarlas si estáis por la zona. 

De allí, ya tiramos para el Palacio Real.

Es una visita que recomiendo sí o sí. Nosotras tres decidimos hacer la visita con guía y también lo recomiendo, sin lugar a dudas.

El guía cuesta siete euros más pero, además de que te enseña una colección de arte que de otra forma no podrías conocer, es que te explica muchas cosas que si no, pasarían totalmente desapercibidas. Vamos, ¡lo que se presupone de una visita guiada! Que aprendes mucho más.

La visita dura alrededor de hora y media y recorres unas 30 salas del Palacio. 

La sala que más me gustó fue la Sala de las Columnas por su contenido histórico ya que allí firmaron nuestra adhesión a la Comunidad Económica Europea además de donde estuvo expuesto el cuerpo de Franco para que, aquellas personas acérrimas al régimen, se despidieran. 

Y el Salón del Trono donde se encuentra el trono (evidentemente) de nuestros Reyes en el que nunca se sientan ya que somos monarquía parlamentaria y no absoluta pero donde reciben a muchas personalidades.

La Sala del Comedor también es muy curiosa aunque sólo sea por ver la pedazo de mesa en la que, si no recuerdo mal, podían comer hasta 150 invitados.

Mas cosas que aprendí es que el cuarteto de Stradivarius que se conserva en la parte que sólo te enseñan en las visitas guiadas y que tiene un valor incalculable, sale poquísimo del Palacio Real y cuando sale y tiene que viajar, cada pieza viaja en un avión diferente. ¡Impresionante!

O también que Goya pintó a los Reyes (no me acuerdo exactamente a cuáles) y las consiguientes réplicas (que no copias) para las diferentes casas reales de El Escorial y/o Aranjuez.

Por supuesto, también vimos al final de la visita, el patio donde se celebró la boda de los Príncipes de Asturias y que acondicionaron para tal evento, en un salón.

Además, también nos comentó el guía que en la Capilla Real se realizan conciertos que muchas veces no se culminan porque no asiste público pero no porque no queramos, sino, porque no nos enteramos. Eso si que es una pena. 

Junto con el Palacio Real, también visitas la Farmacia Real y la Real Armería que no tienen desperdicio. Y por supuesto, una preciosa vista de la Catedral de la Almudena  desde el patio central. 

Para los niños existen visitas teatralizadas porque, estas visitas guiadas son demasiado largas y contundentes para un niño. Sin embargo, estoy buscando información sobre ellas y todavía no he encontrado nada. Si alguno tenéis idea, no dudéis en contarlo.

No me enrollo más. Ir a visitarlo. Yo, después de cuarenta y un años, ya lo conozco pero no dejaré que mis hijos tarden tanto.

martes, 27 de noviembre de 2012

"NO SOY UN MONSTRUO"




En cuanto pueda llevo a mis niños. No os lo perdáis.