miércoles, 13 de marzo de 2013

CREEDME, SOY PATETICA

Sí. Tan duro como suena. Hay veces que hasta yo misma reconozco que hay que tener mucha paciencia conmigo. No es por maldad. Es por despiste. Mala suerte. Yo qué sé.

El caso es que este sábado pasado fue un día de esos que te preguntas “¿por qué puñetas me habré levantado de la cama?”

Os cuento.

Como ya sabéis me vuelven loca Los Miserables, y decidí que ese era el día propicio para ir con la niña a ver la película al cine. Mi marido me puso cara de “me dejas sólo con los dos malas bestias” pero yo arremetí con mi labia y le contesté, “tú fuiste a ver 007 con los mayores y yo no te puse ninguna cara rara cuando me tocó ver con el pequeño Hotel Transilvania así que ahora, ¡te aguantas!”

Se aguantó y me fui con la niña al cine. 

Como también os he comentado otras veces, donde yo voy nunca hay crisis así que, cuando llegamos al cine con veinte minutos de antelación, ¡había una cola del demonio! Decidimos entonces sacar las entradas en los cajeros esos que ponen con pantalla táctil. ¡En qué momento! A la dichosa pantalla táctil no le gustaba mi dedo y para cada operación tenía que dar cincuenta veces. Cuando ya consigo rematar la operación y meto la tarjeta para pagar, la mierda de  la maquinita que no reconoce la tarjeta y no me la acepta. La metí cincuenta veces y de cincuenta maneras diferentes y cincuenta veces me la rechazó la muy guarra. 

Si ya me lo dice también mi marido… Que una maquinita y yo tenemos un peligro de narices. Vamos, que toco el microondas de pura chiripa.

Total, que nos volvimos a casa sin película y con un cabreo impresionante.

Al llegar, le insté a mi marido y a los niños para que se vistieran y nos fuéramos a dar una vuelta. Y ni caso. 

Terminé de ver una película con los zapatos puestos esperando a que se vistiesen, y ni caso.

Cuando milagrosamente tengo a los niños vestidos, voy a ver cómo va mi marido y me lo encuentro encima de la cama con el ipad y ¡sin vestir!

Entré en barrena. Soy Aries y un Aries impulsivo como el que más. 

Unos cuantos gritos y me encerré en mi habitación meditando sobre el siguiente contraataque. 

El niño pequeño que empieza a intentar abrir la puerta y no puede. Me pide que abra y yo, a lo mío. Dura. Dura. Aguantando la presión.

Pasados unos cinco minutos (es todo lo que aguanté) voy toda chula a abrir la puerta y ¡no podía! Se había roto el pestillo y me había quedado encerrada.

¡Qué patético! 

Casi tiene mi marido que tirar la puerta abajo. Y yo encima con claustrofobia asomada a la ventana para que me diera el aire.

Tardamos en abrir la dichosa puerta unos veinte minutos y con una de mis mamografías que por supuesto, ha quedado para el arrastre.

Con el rabo entre las piernas, nos dimos un mini paseo de despeje e intenté que lo que quedaba de sábado, pasara lo más rápido posible.

¡Qué día!

10 comentarios:

  1. Hola Lola amor !!
    Como me he podido reir me he metido completamente en tu historia jajajajjajajajjajajajajj de verdad que hay días que es mejor no levantarse, que me vas a contar del sabado que me apunte al Gym y voy toda chula al vestuario super nerviosa con las prisas y pongo un candado que me regalaron en una de las taquillas y cuando vuelvo no me había quedado con el número de la taquillas imaginateeee, tuvieron que romper 6 candados hasta dar con el mio, y por novata tuve que comprarles 6 candados a las chicas...
    Y para colmo voy a salir de la duche y me caigo , sin contar que por ir tan cargada me quede atrancada en la salida , asi pasa que le he cogido una mania que para ke jijij, menos mal que no se repiten muchooo estos dias ehhhh no? jajajjajajajajj un besazo guapa que risas me he pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor es que este sábado hubo una conjunción de astros raros y por eso, a las personas más especiales, se nos estropició el día.
      Hay que reirse de uno mismo, sí o sí porque, ¡menuda tela lo tuyo también! Ahora ya te puedes ir por todos los puentes de Italia colgando candados. :D
      Muchos besos y muchas gracias por la visita.

      Eliminar
  2. ajajajajaa me ha encantado la historia!!!! :) pues tienes que ver los miserables! me encantó! ya he ido 2 veces je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pierdo la esperanza. Lo voy a intentar otra vez. No desfalleceré. Besitos.

      Eliminar
  3. Ja, ja, ja, ja, jua,jua,jua!

    ResponderEliminar
  4. Jo Lola vaya día. Si te sirve de consuelo, ayer después de verte, lo que prometía ser un agradable paseo por el parque no fue tal. Me mordió un perro en el culo y todavía estoy dolorida... Un surrealismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mia! ¡Qué fuerte! Me lo tienes que contar en directo. Pero, ¿te ha hecho algo?

      Eliminar
  5. Muy bueno!!!!...me ha encantado!!!

    ResponderEliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.