jueves, 21 de marzo de 2013

HOY ME PONGO... MARKETINIANA

No sé si os he contado que toda mi carrera profesional se ha desarrollado en el mundo del marketing. He trabajado en tres multinacionales y siempre dentro del departamento de Comunicación y Marketing.

Y os estaréis preguntado a santo de qué este comentario. Pues a santo de que en esta semana, he tenido dos encontronazos con dos grandes compañías que estoy segura tienen unos estupendos departamentos de marketing compuestos por cualificados profesionales. Sin embargo, discrepo con ellos y no pretendo por ser cliente, tener siempre razón. Discrepo porque su actuación en los dos casos, no ha estado enfocada en beneficio del cliente si no en el suyo propio y por tanto, puedo decir que sus departamentos de marketing no están funcionando correctamente o no están siendo profesionales. Me explico.

Llevamos mi coche al taller. Necesité dejarlo allí durante tres semanas (me comí la misma columna dos veces!!) y por tanto, necesité también un coche de sustitución. Echamos mano del seguro de Pelayo por el que pagábamos una pasta. Hasta tal punto era elevado el importe, que el del taller alucinó y nos dijo que podríamos estar pagando la mitad ¡sin dudarlo! Que era una auténtica barbaridad y encima ¡no teníamos ni opción al coche de sustitución!

Total, que por supuesto hemos cambiado de seguro a otro que nos cuesta exactamente la mitad con la misma cobertura, y enviamos un fax a Pelayo para notificarles nuestra baja.

Pelayo rápidamente se pone en contacto conmigo para "contraofertar" a lo que yo respondo: “no quiero ni saber el precio porque aunque me mejores la oferta, no voy a continuar con Pelayo. No me fío de vosotros. Habéis permitido que pagara el doble durante mucho tiempo sin que proactivamente hayáis tenido la delicadeza de premiar mi antigüedad y mi fidelidad como cliente, asesorándome y corrigiéndome la tarifa.”

Esto en resumidas cuentas, el asesoramiento de tarifas, no es más que una acción de marketing que ayuda a mantener a tus clientes ya que, éstos se sienten cuidados y protegidos por la compañía y no estafados que es como me siento yo en estos momentos.

Y hoy, he tenido una mala experiencia con Zara. Compañía a la que adoro, dicho sea de antemano. Es donde compro toda mi ropa y la de los niños. Y por supuesto, seguiré comprándola pero, he tenido un problema con una devolución. 

Le compré un pantalón a mi hermano de regalo por su cumple y se me olvidó pedir el ticket regalo. Tampoco me lo preguntaron. Para más inri, rompí el original y ahora resulta que mi hermano parece un chorizo con los pantalones puestos y no puedo devolverlos de ninguna manera al no conservar el dichoso ticket.

Totalmente de acuerdo que el error es mío pero, ¿me da Zara alguna solución? No.  ¿Por qué? Porque es totalmente necesario el ticket para su control interno. Me ofrezco a llamar a 4B ya que lo pagué con tarjeta, pero tampoco vale. Sólo su ticket. ¿Está Zara aquí pensando en el cliente? No. ¿Debería intentar Zara dar alguna otra solución? Sí.  ¿Por qué? Porque su control interno aunque importante y primordial no debe primar sobre la satisfacción del cliente por mucho que seas una gran compañía con millones de cliente.

Siento haberos aburrido con este rollo marketiniano (que para mi no es más que sentido común) pero ¡me han tocado un poco la moral y necesitaba contarlo!

martes, 19 de marzo de 2013

DE OCURRENCIAS Y CUMPLEAÑOS

Este lunes ha sido fiesta en Madrid. Es por esto y porque tuve a los niños en casa que no pude cumplir con mi obligación bloguera y escribir mis post de los lunes. Seguro que me perdonáis.

Aunque, como ya he dicho, estaban los niños en casa, ayer decidí levantarme tarde. Era el único día sin obligaciones: sin colegio, sin fútbol, sin golf… Vamos, ¡que estaba en la bendita gloria metida en la camita a las diez de la mañana! Que para mí eso ya es levantarse tarde… cuando entra el pequeño en la habitación y a voz en grito me dice: “MAMI, ENTRO DE PUNTILLAS PARA NO DESPERTARTE”
Casi lo mato. Pegué un bote de narices. Lo que pasa es que, como tiene tanta gracia el jodío, pues luego no me lo comí sino que me levanté sonriendo por la ocurrencia del niño.

¡Qué tontas somos las madres!

También se me había olvidado contaros, con todo esto del premio que cualquiera diría que he ganado un Oscar, que celebré el cumpleaños de la mayor en un sitio precioso. Os cuento.

 
Como ya cumplía once años y está pre-adolescente perdida, no tenía muy claro dónde celebrarlo. Las  piscinas de bolas hace ya mucho que las olvidamos. No había ninguna peli que nos gustara. A la bolera fuimos el año pasado. Total, que habían pasado tres meses y todavía no habíamos celebrado su cumpleaños.

Un día, navegando y cotilleando por la red, llegué a una tienda de repostería chulísima. La Galleta Prometida

Estuve mirando cursos para mí cuando vi que podía celebrar su cumpleaños con un Taller de Repostería. ¡Y le encantó la idea!

Fueron ocho niñas todas decorando galletas con fondant. Perritos, peces, dinosaurios, conejitos… ¡Un montón de figuras! 

Lo pasaron bomba. Así que, a todas aquellas que tengáis niñas en edad pre-adolescente os lo recomiendo. 

Un día intentaré apuntarme a un curso de Decoración de Cupcakes que están tan de moda y os lo cuento que con la excusa del blog, ¡no veáis la de cosas que estoy aprendiendo!

viernes, 15 de marzo de 2013

¡¡¡¡POR FIN UN PREMIO!!!!

Cómo lo leéis. ¡Me han dado un premio! El “Premio Dardos”. Y me ha hecho muchísima ilusión.

Es uno de esos premios que se dan entre bloggers y que pretende “reconocer la dedicación, la creatividad y el esfuerzo de mantener un Blog”.

El premio me ha sido otorgado por el autor del blog “Mis 2Monstruitos”. Un padre dedicado a sus hijos y comprometido como pocos con la crianza y la familia. 

Y siguiendo el funcionamiento del premio, yo tengo que otorgarlo a otros seis blogs que me gusten mucho.

Y aquí están mis elegidos:

·         QuieroSerCarryBradshaw porque gracias a su inspiración empecé con mi blog que tanto me llena.
·         Cualquiercosaquedigas? por su espíritu crítico y combativo.
·         Mamicool por contar con mucha gracia todas estas cosas tan de madres.
·         Cultura Femenina por acercarnos un poquito a Canadá y a otras formas de ver las cosas.
·         Macarena García porque fue la primera que me incluyó en uno de sus “retos” tan divertidos y por despertarme el gusanillo de las manualidades.
·         Hastaelhigo.com por ser tan descarada como el nombre de su blog y por hacerme reír tanto. 

Espero que os haga tanta ilusión como a mí el premio y si no, ¡os aguantáis!

miércoles, 13 de marzo de 2013

CREEDME, SOY PATETICA

Sí. Tan duro como suena. Hay veces que hasta yo misma reconozco que hay que tener mucha paciencia conmigo. No es por maldad. Es por despiste. Mala suerte. Yo qué sé.

El caso es que este sábado pasado fue un día de esos que te preguntas “¿por qué puñetas me habré levantado de la cama?”

Os cuento.

Como ya sabéis me vuelven loca Los Miserables, y decidí que ese era el día propicio para ir con la niña a ver la película al cine. Mi marido me puso cara de “me dejas sólo con los dos malas bestias” pero yo arremetí con mi labia y le contesté, “tú fuiste a ver 007 con los mayores y yo no te puse ninguna cara rara cuando me tocó ver con el pequeño Hotel Transilvania así que ahora, ¡te aguantas!”

Se aguantó y me fui con la niña al cine. 

Como también os he comentado otras veces, donde yo voy nunca hay crisis así que, cuando llegamos al cine con veinte minutos de antelación, ¡había una cola del demonio! Decidimos entonces sacar las entradas en los cajeros esos que ponen con pantalla táctil. ¡En qué momento! A la dichosa pantalla táctil no le gustaba mi dedo y para cada operación tenía que dar cincuenta veces. Cuando ya consigo rematar la operación y meto la tarjeta para pagar, la mierda de  la maquinita que no reconoce la tarjeta y no me la acepta. La metí cincuenta veces y de cincuenta maneras diferentes y cincuenta veces me la rechazó la muy guarra. 

Si ya me lo dice también mi marido… Que una maquinita y yo tenemos un peligro de narices. Vamos, que toco el microondas de pura chiripa.

Total, que nos volvimos a casa sin película y con un cabreo impresionante.

Al llegar, le insté a mi marido y a los niños para que se vistieran y nos fuéramos a dar una vuelta. Y ni caso. 

Terminé de ver una película con los zapatos puestos esperando a que se vistiesen, y ni caso.

Cuando milagrosamente tengo a los niños vestidos, voy a ver cómo va mi marido y me lo encuentro encima de la cama con el ipad y ¡sin vestir!

Entré en barrena. Soy Aries y un Aries impulsivo como el que más. 

Unos cuantos gritos y me encerré en mi habitación meditando sobre el siguiente contraataque. 

El niño pequeño que empieza a intentar abrir la puerta y no puede. Me pide que abra y yo, a lo mío. Dura. Dura. Aguantando la presión.

Pasados unos cinco minutos (es todo lo que aguanté) voy toda chula a abrir la puerta y ¡no podía! Se había roto el pestillo y me había quedado encerrada.

¡Qué patético! 

Casi tiene mi marido que tirar la puerta abajo. Y yo encima con claustrofobia asomada a la ventana para que me diera el aire.

Tardamos en abrir la dichosa puerta unos veinte minutos y con una de mis mamografías que por supuesto, ha quedado para el arrastre.

Con el rabo entre las piernas, nos dimos un mini paseo de despeje e intenté que lo que quedaba de sábado, pasara lo más rápido posible.

¡Qué día!

lunes, 11 de marzo de 2013

ysede.com

La cosa va últimamente de recomendaciones: una canción, un restaurante, una película. De todo ello, no obtenemos más que placer. Placer al comerme las alcachofitas fritas. Placer para mis oídos. Placer para la vista deleitándome con mi adorado Colin Firth. Placer.

La recomendación de este post más que una recomendación es una propuesta. Una posibilidad entre tantas otras. Una posibilidad de que te hagan la web que tanto tiempo llevas pensando que necesitas pero no arrancas. Pero sobre todo, es la certeza de que se puede ayudar. Se puede colaborar con personas que ahora mismo lo necesitan. Que necesitan ser escuchadas. Apoyadas. Difundidas.

Nadie estamos libre de las desgracias. Otra cosa es cómo te enfrentes a ellas. Yo no tengo ni idea de cuál sería mi reacción y espero tardar mucho en saberlo. Y si no lo sé, mejor. Pero aquellos que ahora se enfrentan a un problema y han lanzado ysede.com miran hacia delante. Hacia tras ni para coger carrerilla. 

Y por eso, tienen toda mi admiración y mi apoyo. Desde aquí. Desde mi pequeño mundo banal de sobrevolandoloscuarenta. 

Por supuesto, ya sigo su blog www.ysede.blogspot.com y su twitter @ysede_oficial. Animaros vosotr@s también. Gracias.

viernes, 8 de marzo de 2013

UNA RECOMENDACION DE RESTAURANTE Y "UN PLAN PERFECTO"


Hoy un post de esos de recomendaciones varias que tanto me gustan.

Cartel de Un plan perfecto (Gambit)Lo primero, “Un Plan Perfecto”, la última película de Colin Firth y Cameron Díaz. Una comedia tipo inglesa en la que pasas un buen rato pero que no te aporta mucho más. Es un  remake de una película de 1966 interpretada por Michael Caine y Shirley Maclaine.

También trabaja Alan Rickman que es el marido infiel en la película de mis amores, “Love Actually”. Es un actor muy versátil que me encanta.

Fuimos una mañana “miercolera” y cinéfila, a las once y media, y sólo estábamos cuatro en la sala. Literalmente, cuatro. 

Tanto a mi amiga como a mí nos encanta Colin Firth por eso nos decantamos. Él está estupendo como siempre pero la peli no va más allá.  Cameron Díaz con su boca tan grande y tan fea, como siempre también. Ahora que enseña cuerpazo y ¡qué cuerpazo! Ni un gramo de grasa en ninguna parte de su cuerpo. ¡La envida me corroe! sobre todo cuando muestra la barriga. ¡Espectacular!

Otro día quedé con otras amigas para volver a darle a la lengua y conocer uno de los restaurantes de moda en Madrid: Luzi Bombón.

Luzi Bombón situado en el Paseo de la Castellana, 35 esquina con Rafael Calvo. 

Pedimos para comer alcachofas fritas (¡me chiflan las alcachofas!), agridulce de berenjenas y jenjibre, salteado de setas de temporada y un arroz con calamarcitos, gambas y almejas. ¡Todo buenísimo!

Si acaso, lo que menos me gustó fue el salteado de setas de temporada y no porque no me gusten las setas sino porque llevaba un ingrediente que le daba un sabor raro y que no llegamos a saber qué era. 

El caso es que es un sitio para ver “gente guapa y conocida” pero no un lunes a la una y media. Sólo había mucho “ejecutivo agresivo” de la zona. Pero para conocerlo, ¡un día y una  hora estupenda!

Por supuesto, le dimos a la lengua y pasamos un buen rato entre amigas que era también de lo que se trataba. 

Un plan perfecto.

miércoles, 6 de marzo de 2013

RECOMENDACION DE UNA HIJA PREADOLESCENTE

Me ha recomendado la niña que está preadolescente perdida esta canción y la verdad es que me ha encantado asi que, la comparto con vosotr@s.

Es un pelín triste pero muy, muy bonita. Espero que os guste.


Un pequeño inciso de Miami que se me había olvidado. Si estáis interesados en comprar colonias, perfumes o cosméticos, en Sara´s Scent, Inc. situado en 27 East Flagler St. las tienen a muy buen precio y te atiende una amable señorita que habla perfecto castellano.

Bueno, ¡ya está! ¡Se acabó Miami! Ya de vuelta a la cruda y dura realidad de la vida.

viernes, 1 de marzo de 2013

MIAMI 3: SOUTH BEACH Y "ENDE"



Creo que con esta última entrada acabaré la “trilogía” de Miami.

Y para terminarla, que mejor que fotos de playita en contraste con este puñetero frío que estamos pasando. 

El hotel en el que nos alojamos está situado en South Beach. Se llama el Z Ocean Hotel y podéis verlo en la siguiente página www.zoceanhotelsouthbeach.com.  A mí me gusta bastante y estás en el centro de todo y muy cerca de la playa. 

Y allí es donde fuimos dos mañanas en las que nos acomodamos en las tumbonas que te proporciona el hotel y estuvimos en la mismísima gloria. Yo no me bañé porque estoy acostumbrada al agua de mi querido Mediterráneo pero mi marido sí. Según él, estaba muy buena y más calentita que la del Cantábrico para lo que tampoco hace falta correr mucho…

Lo más llamativo de la playa, además del algún que otro tío bueno y las gaviotas asesinas (te quitan directamente la comida de las manos) son las casetas de los vigilantes. Son chulísimas. 

Como se lo que estáis pensando much@s os diré que el vigilante era normalito y no tuvimos “vigilanta” ninguno de los dos días para pena de mi marido
 
.


Y también en South Beach está Española Way una calle en la que se encuentra uno de los restaurantes cubanos más reconocidos de South Beach conocido como Habana 1957. Cenamos allí la última noche. Yo tomé el pollo especialidad de la casa con arroz blanco y plátano macho que estaba delicioso. Sin embargo, me pedí un mojito y lamentablemente tengo que confesar que estaba horrible.  ¡Con las ganas que tenía de tomarme uno! Desde luego, en el Centro Cubano de Madrid los preparan muchísimo mejor.

Hay un apartado que no quiero dejar de comentar y es el de las compras. En Miami existen varios outlets que merecen realmente la pena entre ellos, Sawgrass Mills Mall. Está a unos cuarenta minutos de Miami pero es muy recomendable por los precios y por la gran cantidad de tiendas que tienes. Es enorme. 

Sólo como ejemplo del dinero que puedes ahorrar os contaré que los mismos Levi’s en España cuestan 99€ y allí nos costaron dos, ¡¡¡66€!!!!

Luego están también los centros comerciales normales y son también fantásticos. Esta última vez estuvimos en el Aventura Mall y aunque es más caro que los outlets, aun así, sigue mereciendo la pena en comparación con los precios españoles.

Pues, ¡esto es todo amigos! Espero que os haya gustado la “trilogía” y que haya servido para todos aquellos que queráis visitar Miami.

Ende.