lunes, 30 de septiembre de 2013

AMERICAN PIE

Hoy, lunes lluvioso, iba a contaros el estupendo día que pasamos ayer con los niños en Segovia.  Pero, después del "chaparrón uniformoso" del viernes, he decidido que no. Que os voy a poner una canción que me pone las pilas y que lo de Segovia os lo cuento el miércoles.

Es una canción que también sobrevuela los cuarenta y me encanta. Me trae buenísimos recuerdos. Recuerdos de juventud, ¡bendita juventud!, en aquellos mundos americanos rodeada de amig@s convertidos en mi familia hasta el día de hoy, a los que quiero muchísimo. Y no se lo digo lo suficiente.

Preparaos para quemar los sujetadores, ¡ya! Al mío le estoy achicharrando en estos precisos momentos.

¡Llenemos el mundo de margaritas!

¡Vamos a hacer todos el amor y no la guerra! (bueno, cada uno con su pareja, tampoco es cosa de pasarnos...)

Es una canción larga que vale la pena del minuto uno hasta el ocho. Sí, ¡el ocho!

Disfrutarla. ¡Yo estoy cantándola a grito pelado!


viernes, 27 de septiembre de 2013

UNIFORMES ESCOLARES


Este año, se ha implantado en el colegio de mis hijos el uniforme escolar. Y yo, al contrario que el 90% de los padres y madres, incluyendo mi marido, estoy en desacuerdo.
http://static.conmishijos.com/pictures/posts/14000/14739-4-dibujos-uniformes.jpg 
Y explicaré mis motivos.

Primeramente, he de decir que nunca en mi vida escolar, he llevado uniforme.  Por lo cual, no siento la necesidad del mismo. 
Dicho esto, las  principales razones que esgrimen los adeptos al uniforme son las siguientes:
  •  Comodidad pues no hay que decidir la ropa y por tanto, no hay que discutir con el niñ@ por la misma.
  •  Ahorro,  ya que compras el uniforme y poca ropa más para los fines de semana.
  • Evitar agravios comparativos, ya que algunos niños pueden ir vestidos de marca y otros no.
Frente a estas afirmaciones yo respondo lo siguiente:
Comodidad. No tenía ningún problema en decidir la ropa de los niños por la noche. Se tardaba lo mismo que ahora en sacarla. Tenía hecho ya una especie de uniforme con pantalones y polos/camisas y era tan fácil como sacarlo del cajón. Sin embargo, ahora, muchas noches me toca poner una lavadora tardía o planchar el dichoso polo ya que sólo compré “de quita y pon”. 
Antes, si una de las prendas estaba sucia, se cambiaba por otra y ya está. Independientemente del modelo. Ahora sí o sí, tiene que ser el polo del uniforme y si no está limpio o planchado, ¡pues me toca hacerlo a mí a las diez de la noche! Claro que ya no lo plancho. Paso. Ahora ya sólo lo aplasto.
Ahorro. Nos hemos tenido que gastar casi 600 euros en una ropa que no necesitaba. Y además de escasa y de tener que estar lavando y planchando-aplastando como una loca, como ya he dicho antes, la estupenda ropa del año pasado se quedará pequeña en el armario ya que los fines de semana no dan para tanto modelito. O sea, que gasto en ropa que no necesito para regalar la que ya tengo por no uso.
Evitar agravios comparativos. Esta es la que más me gusta. Supuestamente, los niños pueden sentirse acomplejados porque unos lleven marcas y otros no. Así van todos igualitos. Y puestos a que todos seamos iguales y los niños no se acomplejen, yo quiero la misma casa de 200 metros cuadrados en las mejores zonas de Madrid que tienen los compañeros de mis hijos. Y no, los 92 metros cuadrados en los que vivo en una zona periférica. Así, cuando los niños vuelvan de los cumples celebrados en las casas de sus amiguitos, no me dirán eso de “mamá, que casa tiene Fulanito o Menganita. ¡Es enorme!” ¿No? Puestos a ser todos iguales, ¿por qué no también la casa y la cuenta bancaria?
¿Para qué educarles y formarles a nuestros hijos en que, independientemente de la ropa, la casa, la religión, el color del pelo o de los mocos, etc. todos somos lo mismo? Diferentes pero iguales. Conocer nuestras diferencias y aceptarlas
Sí. Así estoy con esta tema. Y para colmo, debo ser la madre borde del colegio porque llegan y me dicen “¡Qué guapos van todos con el uniforme!¡Cómo me gustan! Estarás contenta, ¿no?” A lo que yo, con la mejor cara y la mejor educación que puedo, respondo. “Pues no. Y todavía estoy intentando encontrarle la gracia”
Siento el rollo pero tenía que desahogarme. Y eso, ¡que no he entrado en lo feo y rancio que es! Pero pararé. Que al final me echan del cole u os vais los 93 seguidores que he conseguido en casi tres años de blog. ¡Y eso sí que no!

miércoles, 25 de septiembre de 2013

EL BARRIO DE LAS LETRAS DE MADRID


La semana pasada se celebró en el Barrio de las Letras de Madrid una nueva edición de Decoracción 2013.
Apoyados por la revista Nuevo Estilo, consiguieron transformar estas calles tan castizas en las que vivieron escritores tan importantes como Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina y Calderón de la Barca, en un mercado de antigüedades, objetos de regalo, decoración, al más puro estilo Candem, Portobello o Las Pulgas.
Y allí, con esta estupenda excusa, nos fuimos con los niños en una calurosa mañana de domingo junto con medio Madrid. ¡No cabía una paja! Pero, así y todo, estaba precioso.
Recorrimos el Barrio disfrutando de tanto arte y enseñándoles otra zona de Madrid que no conocían. Y es que, ¡nos encanta hacer turismo por Madrid con los niños!
Aparcamos el coche en la Plaza de las Cortes para adentrarnos andandito visitando lo primero, como buenos madrileños, al Cristo de Medinaceli.
Luego, disfrutamos de todos los puestos de Decoracción 2013 a la vez que les enseñábamos la casa en la que vivió Cervantes situada en la ahora conocida como calle Cervantes pero antaño, conocida como calle de Francos.
Recorrimos la calle Huertas y un montón de callecitas estrechas de las que no recuerdo el nombre pero en las que es una maravilla adentrarse para terminar enseñándoles la Iglesia de San Sebastián (c/Atocha, 39), Monumento Nacional por sus archivos donde aparecen como bautizados Ramón de la Cruz y Jacinto Benavente; como casados Larra, Zorrilla y Bécquer, además de sus abuelos paternos (los de mis hijos, digo), y donde está enterrado Lope de Vega.
De allí, nos adentramos de nuevo en el Barrio hacia la Plaza de Santa Ana para terminar comiendo en la cercana calle de Prado, 16 en un restaurante muy recomendable llamado Lamucca.

Con la tripita llena, decidimos bajar hasta la Estación de Atocha, visitar su Jardín Tropical, y volver hacia la Plaza de Neptuno por el Paseo del Prado bordeando el Jardín Botánico y el Museo del Prado.
Un domingo precioso en el que hubiéramos agradecido algo menos de calor y del que espero hayáis disfrutado tanto como nosotros y, un extraordinario paseo que os animo a realizar tanto si sois madrileños como si venís de visita. ¡Qué Madrid bien lo vale aunque no nos den los Juegos ni a la tercera!

lunes, 23 de septiembre de 2013

RECORDATORIO DE LAS VACACIONES

Ahora que ya oficialmente ha empezado el otoño. Ahora que las vacaciones se nos van olvidando. Ahora que las vacaciones van dejando paso a los deberes, los nuevo uniformes y las extraescolares. Ahora, es el momento, de echar un vistacito a las fotos del verano.

Tenemos la grandísima suerte de poder pasar julio en el Mediterráneo y agosto, en el Cántabrico.

Cada cual, que elija el que más le guste.

Mi Mediterráneo:




Su Cantábrico: 




¡Para gustos, los colores!

viernes, 20 de septiembre de 2013

EL LUMINOSO MUNDO DEL POSITIVISMO

El positivismo es algo que me gusta inculcarles a mis hijos. Que vean la botella medio llena y no medio vacía. Que de todas las experiencias de la vida, no sólo de las buenas, saquen algo positivo. Algo que les enseñe. Que les sirva. Que puedan aplicarlo en su vida.
Y claramente, estoy haciendo bien mi trabajo. Y no es que yo quiera ser positiva, o echarme flores, que también. Os cuento.
El otro día, de camino a casa después del cole, en el coche de su padre escuchando a Mylie Cyrus. Su último disco que les gusta.  El niño de nueve años, con un tono reflexivo le dice a su padre: “Desde que es más guarra, canta mejor”
¡Eso es positivismo en estado puro!
La reflexión del niño es la siguiente: esta chica antes tan modosita, tan Hanna Montana, pues no me gustaba como cantaba pero ahora que se ha convertido en un pendón verbenero y que va de “itgirl” mala rebozándose en galas varias con sus compañeros artitas, pues canta mejor. Ha mejorado. Lo que ha perdido por un lado, lo ha ganado por otro. No hay mal que por bien no venga.
Otro tema sería valorar por qué el niño considera que porque salga Mylie Cyrus desnuda en su último video clip es una guarra. Sí. Esa parte deberíamos trabajarla pero, ¡no me digáis que la reflexión no es positiva!
Para que podáis valorar lo que os cuento y juzguéis el “guarrismo” de la niña, os dejo su último video clip en bolas y a punto de hacérselo con un martillo. ¡La verdad es que no tiene desperdicio! Criaturita...
 Espero que os guste.




miércoles, 18 de septiembre de 2013

¿SIMPLISMO O MATERIALISMO?

 O ambas.

Este verano, como todos seguro sabréis, murió Rosalía Mera, cofundadora de Inditex.

www.telecinco.es
Además, de cofundadora de Inditex, Rosalía Mera fue también una mujer admirable por ser madre; emprendedora; presidenta de la Fundación Paideia, una organización sin ánimo de lucro dedicada a favorecer la integración social de las personas con discapacidad; accionista de Zeltia, empresa que busca e investiga en el tratamiento contra el cáncer a través de productos marinos; inversona en ICN Technologies, empresa pionera en la identificación y custodia del recién nacido por biometría dactilar y RFID y, más inversiones que no voy a detallar todas porque no acabaríamos y, por último, la mujer más rica de España según la lista Forbes.

Bueno, pues en el día de su muerte, casi toda los medios de comunicación, tanto escritos como hablados,  publicaron como gran titular, “Muere Rosalía Mera, la mujer más rica de España”

¿Y el resto? 
Con ese titular, siempre bajo mi punto de vista, dejas a la altura del betún, toda la labor realizada por esta mujer a lo largo de su vida tanto personal como profesional.

¿Realmente, de todo lo conseguido por esta mujer en su  vida, lo más importante ha sido el dinero?

Yo, sin duda, creo que no.

Casi seguro que si le hubieran preguntado a ella, hubiera contestado otra cosa. Creo, sólo creo pues no la conocí y tampoco soy su hija, que le habrían molestado estos titulares tanto como le molestaba, según he leído para escribir esta entrada, la manía de recalcar por parte de algunos, sus comienzos profesionales como costurera a los once años. Nunca se sintió una cenicienta y por ende, no creo que se sintiera tampoco una princesa.

Hubiera sido más interesante que en estos tiempos de crisis y de falta de valores, se hubiera recalcado que fue una mujer luchadora, emprendedora, trabajadora, ahorradora, vividora… Tantos y tantos adjetivos que seguro la describían mejor que rica.

Pero como vivimos en esta sociedad consumista y materialista pues lo que queda de una vida de lucha y trabajo y de sueños cumplidos es que tienes mucho dinero y punto. El más absoluto de los simplismos.

A mi, el titular no me gustó. Y me atrevo a afirmar que, a sus hijos, tampoco.