lunes, 13 de enero de 2014

NUESTRO REFLEJO


O eso nos gustaría…
Este viernes, la sobrina de veintiún añitos de una de mis grandes amigas, ha dado un concierto en el Mercado de Moncloa. Y me ha dado por pensar y recordar, cual abuela, cuando mi amiga era la que, muy de vez en cuando por desgracia, nos cantaba y nos alegraba el día con su música allá por 1994 cuando estudiábamos en Estados Unidos.
Y me he dado cuenta que tanto en mi caso como en el suyo, creo, nuestras sobrinas no son nuestros reflejos pero nosotras nos vemos reflejadas en ellas.  Al menos yo.
El amor por una sobrina, o sobrino, es inmenso. Yo tengo seis, tres más grandes y tres más pequeños, y los adoro a todos. Es un amor más relajado ya que no tienes que educarles. Para eso ya están sus padres. Los puedes disfrutar y reírles las ocurrencias buenas o malas sin la preocupación que sientes por un hijo.
Mi sobrina mayor, de diecinueve años, estudia Periodismo tal y como elegí yo. Y dicen que se parece a mí aunque no es verdad. Pero a mi me encanta que me lo digan. Y me encanta que haya elegido la misma carrera que yo. La eligió porque quiso, claro está. Pero esa coincidencia me llena de orgullo y satisfacción (como a nuestro querido soberano)
Y estoy segura que mientras mi amiga escuchaba embelesada cantar a su sobrina, tan guapa, tan parecida a ella físicamente, recordaba sus, nuestros, “tiempos de gloria y diversión” y daba gracias porque, la nueva generación, va un pasito más allá y seguro que consigue todavía más cosas que las que han conseguido sus tías.
Yo, cada vez que leo una entrada en el blog de mi sobrina, “Un Relato en un Minuto”, lo disfruto muchísimo. Y cuando me cuenta las clases. Y las ganas que tiene por comerse el mundo y recorrérselo.¡Hasta cuando sale de marcha me veo reflejada en ella!
Me veo en ella. No lo puedo remediar. Y me encanta.
Y aun recuerdo cuando nació María y como su tía tenía empapelado el apartamento con las fotos de sus sobrina recién nacida. Y recuerdo cuando le regalamos a la niña unas zapatillas de estar por casa de Hello Kitty a las que puso el nombre de las que se las regalamos. Una Carla y la otra, Lola.
Y recuerdo como si fuera ahora mismo, el día que nació mi sobrina y lo que pudimos llorar todos en el hospital de la emoción.
Y aunque todo esto me recuerde (y me caiga como un jarro de agua fría) que sobrevolamos los cuarenta y que ahora es el tiempo de nuestras sobrinas.
Y aunque me siga cortando el pelo y vistiendo como una de veinte porque así me siento.
Y aunque no quiero mirarme mucho en el espejo porque, sí, me siento como una de veinte pero las arrugas de mi cara me demuestran lo contrario.

Con todo y con esto, nos reflejamos en nuestras sobrinas, nuestras hijas, y se nos cae la baba.
Y pienso, ahora es su momento, pero el mío también ¡qué coño!

10 comentarios:

  1. Qué bonito, vivan los sobrinos y sobrinas, la mía también!!!! Feliz año guapísima, ando de nuevo por estos mundos, me pondré al día, muakkk http://universovarietes.blogspot.com.es/2014/01/aquelarres-pichurrines-y-saldos.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué viva la tuya también! Bienvenido de nuevo a estos mundos. Espero que hayas tenido unas felices navidades. Miles de besos.

      Eliminar
  2. Que post más sentido Lola, me ha encantado. Yo también adoro a mis sobrinas, sólo tengo dos y ahí quedará la cosa y veo que ellas también me quieren y esos me pone muy feliz.

    Voy a visitar el Blog de tu sobri.

    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Encarni. Hablar o escribir sobre lo que se quiere siempre produce mucho sentimiento. Seguro que tus sobrinas te adoran. ¡Como para no! Besos.

      Eliminar
  3. Vuelvo. No te conozco personalmente, ya me gustaría a mi, pero vistas en foto tu sobrina y tú os parecéis mucho. Ea, siento no estar de acuerdo contigo en que no os parecéis.

    jajaja.

    Más besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me muero de risa contigo. ;D Dicen que la niña se parece mucho a mi padre y yo soy más de mi madre pero algo tendrá. Y no sabes lo que me alegra que no estés de acuerdo conmigo.¡Guapa!

      Eliminar
  4. ¡Eso y el mío también... creo que voy a llorar! Muy bonito todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste. Gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar
  5. Yo no tengo sobrinos aun pero si que tengo una tia estupenda y es un amor especial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Es verdad que el sentimiento es recíproco. Yo también he tenido una súper tía a la que admiraba profundamente y me inculcó el gusto por viajar. Besos.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.