sábado, 4 de enero de 2014

PUPURRÍ NAVIDEÑO: DE ACTIVIDADES LÚDICO FESTIVAS


¡Qué cansancio! ¡No puedo más! No hemos parado en todas las Navidades y todavía nos queda la Cabalgata de Reyes y el Día de Reyes. ¡Qué palizón! Mi marido es de los que piensa que ya parará cuando tenga ochenta años y yo me abonaría al lema del canal de televisión Divinity, “Sofá, manta y Divninity” que además, con el tiempo tan malo que está haciendo en Madrid, es realmente lo único que apetece. Pero no. Hemos hecho de todo y ahora os tenéis que aguantar que os lo cuento.

Además de las dos exposiciones que ya os he contado, hemos montado en el Navibús. El Autobús de la Navidad de Madrid. Recorre las calles más emblemáticas de Madrid por la noche para poder disfrutar de las luces. No pude hacer fotos porque me quedé sin batería. Empieza a salir a las seis de la tarde y nosotros estuvimos en la cola desde las cinco y cogimos ¡el séptimo autobús! Una cola tremenda. Tienes que ir súper abrigado porque como vas en la parte de arriba de un autobús de dos plantas, aunque la velocidad es lenta debido al tráfico madrileño, el frío es muy intenso. Lo más bonito, para mi gusto, la Puerta de Alcalá y la Casa de Correos o lo que es ahora, el Ayuntamiento de Madrid en la plaza de Cibeles. A los niños les gustó bastante excepto al pequeño, que decidió echarse un sueñecito teniendo en cuenta la hora y media que había tenido que estar de pié esperando.
Estuvimos también en el partido de fútbol benéfico de Unicef que disputaban las estrellas de la Liga en el estadio Santiago Bernabéu. Íbamos también abrigados hasta las cejas sin embargo, para mi asombro, en el estadio existen calefactores en los “minitechos” del estadio y aunque parezca increíble, se notan y no pasamos tanto frío. El que más disfrutó del evento fue el mediano que es el que nos ha salido futbolero. Yo sólo conocía a Sergio Ramos. Al resto de futbolistas, ¡ni flowers! Pero fue toda una experiencia hacer la ola siete veces seguidas en ese estadio al que ya había visitado hace mil años en otro partido benéfico, en aquel caso, contra la droga.
Ayer, mis padres se los llevaron a ellos y al resto de nietos como todos los años, al Circo Price. Es un clásico navideño como la plaza Mayor o la Cabalgata de Reyes. Los niños y los abuelos lo pasan bomba. Yo no lo he visto nunca pero dicen que es precioso. Nosotros aprovechamos para darnos un paseo de dos horas por el Barrio de las Letras, Antón Martín, Chueca… ¡bajo la lluvia!
Mañana nos toca la Cabalgata que espero sea en seco. Por primera vez, vamos a ir a la grande de Madrid porque la de los distritos son cada vez más cutres consecuencia de la crisis. Pero yo paso de irme con la escalera y todo el tinglado. Iremos al comienzo de la Cabalgata que es en Nuevos Ministerios y si pueden ver algo, estupendo y si no, ¡qué se le va a hacer! La intención es lo que cuenta.
Ánimo que ya va quedando poco. No me entendáis mal. Me gustan las Navidades pero cuando cierro la puerta el seis de enero a eso de las ocho de la tarde cuando volvemos de comer en casa de mis padres, después de haber desayunado dos veces, en mi casa y en la de mis suegros y hasta las narices de roscón, suspiro profundamente y doy gracias por la bien que los hemos pasado y ¡porque hayan terminado ya las Fiestas!
¡Viva la rutina!
¿Os pasa a vosotr@s lo mismo?

6 comentarios:

  1. Esto si que es un no parar, y yo me quejaba de pasarme una semana con la maleta hecha y de peregrinaje de familia en familia.
    Besos

    Raquel
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creeme que ha sido un no parar. Y me temo que aunque me creía que iba a poder darme unas vacaciones para mí solita (cuando dejo a los niños en el cole), por unas cosas y por otras, ¡no lo consigo! ¡qué mal me organizo! Besos grandes Raquel.

      Eliminar
  2. ¡Vaya tela...! Jejeje seguro que ha merecido la pena. Feliz año ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí ha merecido la pena porque todo ha sido bonito y los niños lo han pasado fenomenal pero ¡agotador! ¡Bendito cole! Muchos besos.

      Eliminar
  3. Jajajaja, menudo ajetreo. La cuestión es que hay que disfrutar de la vida, pero yo me abono aL SOFÁ Y MANTA casi sin dudarlo!!!.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que con la manta y el sofá también se disfruta, ¿a que si? pero chica, mi marido eso no lo comparte ni de coña. ;( Besos grandes Encarni.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.