viernes, 21 de febrero de 2014

LA EXPOSICIÓN DE CÉZANNE EN EL THYSSEN


CÉZANNE site/non-site
Ayer tuve la suerte de poder asistir a una visita privada a la exposición de Cézanne site/non-site en el Museo Thyssen-Bornemisza. Esta vez no asistí como maruja sino, como “señorade” porque era una invitación a mi marido por parte de Carlson-Wagonlit para celebrar su 130 cumpleaños.
Así que, me vestí apropiada para la ocasión (vamos que me quité las Converse y me puse unos tacones), y allí que me fui a disfrutar del evento.
No tiene nada que ver que una guía te vaya explicando las obras a la vez que te cuenta la vida y milagros del autor, a como la vemos mi compi de Movimiento Maruja y yo que lo que hacemos, sencillamente, es leernos el libreto a la vez que admiramos el cuadro.
Ciertamente, es una exposición preciosa y muy recomendable que, según nos contaron, han tardado alrededor de tres años en montar ya que, han conseguido traer obras no sólo de otros museos sino, también, de coleccionistas privados. Es una exposición muy completa de las obras de Cézanne que así, como anécdota, os contaré que no se comió un colín en vida. Vamos, que tuvo que vivir de lo que le daba su acaudalado padre porque él no consiguió el reconocimiento en vida.
Además, y como buen genio, era una persona a la que le gustaba estar sólo, disfrutar de la naturaleza, adoraba a una montaña de la Provenza conocida como Saint-Victoire y estuvo casado con una mujer a la que no quiso realmente y tuvo un hijo que ocultó su existencia a su padre para que no le rebajara su asignación mensual al 50% (tal y como hizo cuando se enteró) y pudiera seguir pintando. Su gran pasión por encima de todo lo demás.
Después de disfrutar de todo esto, subimos a la Terraza del Museo de la que desconocía su existencia y nos invitaron a un cocktail. Como hace este tiempo tan asqueroso, no pudimos disfrutar de la terraza que por lo visto y como en es lógico, en verano está hasta la bandera porque tiene unas vistas espectaculares sobre el Paseo del Prado con el Hotel Ritz y Los Jerónimos al fondo.
Pues lo dicho. Que os animéis y os acerquéis a verla. Merece la pena.

P.D.: Perdonarme, estoy viendo las noticias al mismo tiempo que terminaba el post y no puedo callarme: ¡manda cojones lo de los verificadores y los etarras "mejicanos" con dos hijos que desconocían el pasado de sus padres! ¡Pobres criaturas!

6 comentarios:

  1. Me apunto ahora mismo la nueva expo del Thyssen, me fío de tu criterio a pies juntillas! Buenísimo tu guiño a la movida ochentera, cualquier tiempo pasado fue mejor a veces!! Q rápido pasa todo!!
    Besos y buen finde, sin lluvia dicen!
    http://universovarietes.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Álvaro! Tienes toda la razón. Seguro que te gustará.¿Tú que eras más de Pachá o de But? ¿O de ninguna de las dos? Besos gordos

      Eliminar
  2. No me tocó esa época en la capital!! Buen finde!!

    ResponderEliminar
  3. Cómo me gustaría poder escaparme un finde y ver esa exposición!!!!! Es única muy muy completa, seguro que una gozada.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovecha el puente de mayo que este año cae muy bien sino recuerdo mal. Besos gordos.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.