miércoles, 12 de febrero de 2014

OTRO MIÉRCOLES DE CINE MAÑANERO


Otro miércoles de cine mañanero y otro miércoles de cine bueno. Excelente. 
Hoy hemos visto “La Ladrona de Libros” y os la recomiendo encarecidamente. Si no habéis ido a ver ninguna de las otras dos películas que os he recomendado (“Agosto” y “Qué Hacemos con Masie”) desde luego, ir a ver esta primero.
Ha sido maravillosa. Trata sobre la dura vida de una niña de unos doce años en la Alemania Nazi durante los años del 40 al 45. Y no deja indiferente. Como tampoco deja indiferente la actuación de Geoffrey Rush que es un actor que me gusta en todo lo que hace. Da igual que sea el profesor del “Discurso del Rey” o el Capitán Barbosa en la serie de “Los Piratas del Caribe”, ¡es la bomba!
Es una de esas películas de las que sales hablando y te deja pensando en ella todo el día. De verdad, encontrar el huequito e ir a verla. Incluso con los niños. El pequeño es demasiado pequeño pero para la niña de doce y el niño de diez, es perfecta. Además, la mayor se quiere leer “El Diario de Ana Frank” porque está estudiando todo eso con lo cual, no puede ser mejor acompañamiento y apoyo para conocer todo aquello.
Y hablando de cine, quería hacer un pequeño comentario a la Gala de los Goya con todos mis respetos. Les agradecería a actores, actrices y gente del cine en general que, por favor, nos dejen disfrutar de la gala. Que hagan uso de su derecho a la intimidad, que tan vehemente piden otras veces, y que no nos cuenten si son de derechas, de izquierdas o medio pensionistas. Que no nos cuenten si están en contra o a favor de la Ley del Aborto. Que sus problemas personales no nos importan igual que no nos importa si tienen hijos o pareja y si viven en Madrid o Murcia.
No me gusta la política pero sí me gusta el cine. Y me gusta el cine español y lo consumo pero, estoy hasta las narices de no poder disfrutar la gala del cine español porque se empeñan en politizarla. Y ¿por qué? Pues esta vez porque no fue el ministro de Cultura, Educación y Deportes. Y ¿a mi qué? Pues que le den al ministro. Pero, ¿por qué esta relación de amor-odio? Porque los políticos y la gente del cine se parecen más de lo que ellos se creen.
Ambos colectivos son egocéntricos y tienen su nariz metida en su ombligo. A ninguno de los dos colectivos les importa un pepino lo que piense el ciudadano o el espectador porque siempre, siempre, están ellos por encima de los demás. Ellos y sólo ellos, son los importantes y lo demás y, a los demás, se lo pasan por el forro.
El día que unos y otros levanten la cabeza, saquen sus narices de sus profundos ombligos y miren a los que tienen en frente seguramente, cambiarán las cosas, tanto para unos como para otros. Y cambiarán para bien.
Para explicar mejor lo que pienso, un ejemplo o una comparación que, en este caso, no es odiosa.
El ministro es también ministro de deportes, ¿no? ¿Alguien me puede decir si el ministro ha estado alguna vez durante la entrega de algunos de los muchos trofeos que ha recibido Rafael Nadal? ¿Alguien me puede decir si Rafael Nadal es de izquierda o de derechas? ¿Alguien me puede decir qué piensa Rafael Nadal sobre el aborto? ¿Durante alguna de las entregas de sus muchos trofeos que ha conseguido dejándose las rodillas, la espalda y las manos, Rafael Nadal ha hablado de algo que no sea agradecimiento y humildad?
Por favor, gente del cine, dejadnos disfrutar de eso, del cine. De su glamour. De sus lágrimas por el Goya conseguido o de sus risas. De sus espectáculos musicales y de sus películas. Lo demás, lo siento y por mucho que les asombre, no nos importa. Gracias.

2 comentarios:

  1. Muy bueno , muy bueno!!!!... me parece increíble que todo se politice por que entonces da asco y los del cine llevan politizando esa gala desde hace años. Una pena por que eso enturbia el fin cultural de los Goya.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hija, no se puede decir mejor: "enturbia el fin cultural de los Goya" Y el que no lo entienda es porque no quiere. Besos.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.