miércoles, 12 de marzo de 2014

EL CUMPLEAÑOS DE MI PADRE


Mi padre
Hoy es el cumpleaños de mi padre. Cumple 76 años. Y puesto que ha coincidido que es miércoles y toca post he decidido, con vuestro permiso, dedicárselo.
Y no os creáis que es por hacerle la pelota que no. No se va a enterar porque no lee el blog. Le he dicho la dirección cincuenta veces pero no se entera. Y eso que se compró un ordenador porque va a clases y todo el rollo. Pero nada. El hombre se esfuerza pero le debe pasar como a tantos, ¡que el blog no le atrae ni un poquito!
Y eso que le hablan de él y la gente, sus amigos y familia, le dicen que les gusta. Y él se siente orgulloso cuando se lo dicen. O eso creo.
Fui la niña que siempre quiso. Su madre tuvo cinco chicos y él, el mayor de todos ellos, estaba como loco por “regalarle” la primera nieta. Y cuando llegué a esté mundo (tan bonita según yo y tan fea según mi madre) se puso como loco por poder cumplir su sueño de hacer más feliz si cabía a mi abuela. Además, me llamo como ella.
Es un hombre tremendamente familiar. Cuando era pequeña siempre le recuerdo presentándonos a alguna tía lejana o algún primo segundo. Era, y es ahora con sus nietos, de los de “dale un besito a tu tía Paquita que te quiere mucho” y la pobre  Tía Paquita pensaba lo mismo que nosotros, “pero ¿qué dice este tonto si no les he visto más que dos veces en toda mi vida?”
Y adora su tierra y eso que lleva chorrocientos años en Madrid. Vamos, que ha vivido más años en Madrid que en su pueblo pero como su pequeño pueblo alicantino de la Vega Baja del Segura, no hay nada de nada. ¡Hasta las patatas fritas de bolsa de allí son mejores que las de aquí! Cuando está allí es como si floreciera. Como si resurgiera. Y a mi me encanta meterme con su pueblo y hacerle rabiar. ¡Y siempre entra al trapo!
“¡Anda Papá, pero si allí no hay nada! Es como una tableta de chocolate”, le digo.

“Es porque hubo un terremoto hace muchos años”, me explica nuevamente como si no me lo hubiera contado un millar de veces.

“Que terremoto ni que niño muerto. Es feo tu pueblo y punto”, sigo jorobando.

“¡Pero qué tonterías dices! Es que no sabes valorarlo ni mirarlo y además, no se habla así de las raíces de uno”, me suelta.
Y es que lo de las raíces todavía le gusta más que la familia y su pueblo. ¡Ay las raíces! ¡Y las tradiciones! Como se ponga a recordar y rememorar, te suicidas. ¡Ni la abuela siciliana de "Las Chicas de Oro"!
Pero es verdad que da mucho juego en las reuniones familiares. Tiene buen talante y acepta de buen grado ser el centro de todas nuestras burlas.
Es cabezón, maniático y perfeccionista. Y muy activo. Siempre le gustó trabajar y le gustó su trabajo. Ahora, de jubileta, le llamamos “el ministro sin cartera” porque siempre anda haciendo gestiones y tirando papeles.
Sus nietos le llaman Tata y le adoran. Sobre todos los pequeños. Y él, les quiere con locura y no lo disimula.
Hoy comerá con su nieta mayor, recogerá a los pequeños del cole y nosotros bajaremos a darle una sorpresa y merendar con él.
Y él seguro que estará feliz de poder celebrarlo junto con mi madre (son los amantes de Teruel) y rodeado de algunos de los suyos. Aunque, estoy segura, que añorará tremendamente a los que ya le faltan.

6 comentarios:

  1. que pena que no lea el blog porque estaría encantado con la entrada tan bonita que le has dedicado hoy. Muchas felicidades, disfruta con él este día y todos los demás...
    .
    Besos

    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, seguro que alguien se lo enseñará y se enterará y seguro también que se pone ñoño. Muchas gracias Raquel y muchos besos para tí.

      Eliminar
  2. Una Felicitación preciosa. Felicidades de mi parte para tu padre y un beso para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Encarni! Muchos besos para tí también.

      Eliminar
  3. Tienes mucha suerte de tener un padre así, es un sol, disfrutarlo muchísimo. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ana! Es pelín pesado pero ¡no se puede ser perfecto! ;D. Besos.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.