lunes, 26 de mayo de 2014

¡¡PARÍS!! - PRIMERA PARTE


Una vez terminamos en Eurodisney, en un taxi, nos marchamos hacia París.
Antes de contaros el hotel y lo que hicimos la primera tarde que estuvimos allí, un inciso para contaros que el taxista que nos llevó fue una persona tremendamente amable y que, lamentablemente no nos quedamos con su número de teléfono. Y os lo dice una persona que siempre desconfía del taxista. Injustamente en muchas ocasiones como hemos podido comprobar pero, es cierto que me infunden desconfianza y la idea de que siempre me llevan por el camino más largo para timarnos. A lo mejor es un trauma que debo hacerme mirar…
El caso es que nos llevó a nuestro hotel de París estupendamente en unos cuarenta minutos desde Eurodisney. Por lo visto, existe un tren que también te lleva a París pero preferimos el taxi por comodidad y porque, dimos por hecho, que el tren de los cinco más el metro o autobús o taxi en París hasta el hotel nos saldría más o menos por lo mismo que sólo el taxi desde Eurodisney. ¿Me habéis entendido? Porque me estoy haciendo un lío con lo del taxi…
La Gioconda
Al grano. Que nos hospedamos en el Novotel París Las Halles. Tuvimos que coger dos habitaciones porque no conseguimos una de cinco. Pero nos dimos con un canto en los dientes porque, al menos, nos dieron las habitaciones ¡en el mismo piso! Separadas por un largo pasillo. Un coñazo, vamos. Aun con este inconveniente, el hotel está estupendo y muy, muy bien situado. Puedes ir andando al Louvre y a Notre Dame y tienes varias estaciones de metro. Y ¡el Sena! igual de cerca que también sirve como medio de transporte y que, de hecho, es el que nosotros utilizamos.
Esa misma tarde y después de comer en una crepería bastante regulona que estaba al lado del hotel, pusimos camino hacia el Louvre para que los niños conocieran a la Mona Lisa de Leonardo da Vinci y a la Venus de Milo de Alejandro de Antioquía que fueron las dos únicas obras de arte que les enseñamos (la Victoria de Samotracia está en restauración) junto con un paseo por toda la zona de Egipto y todas las obras que fueron viendo por los pasillos hasta llegar a la Gioconda.
Otro inciso para contaros que nos sacamos una tarjeta de dos días de los Museos de París que es sólo para adultos ya que, los niños en París, no pagan y que te permite visitar sesenta museos y monumentos más importantes de la ciudad y su región. Se llama PARIS MUSEUM PASS y cuesta sesenta euros. Nosotros nos sacamos esta tarjeta un mes antes del viaje sin percatarnos que uno de los días que íbamos era La Noche de los Museos en toda Europa y ¡no se pagaba! O sea que, hemos hecho el canelo y hemos tirado el dinero. Pero, sin no hubiera sido por eso, sí es interesante y a tener en cuenta en la organización de vuestro viaje.
La Venus de Milo
A los niños les gustó mucho y disfrutaron de la visita. Y eso teniendo en cuenta que estaban, estábamos, agotados de tanto trajín.
Como única crítica diré que siempre me gusta comprar algún libro a los niños en estos museos donde se explique, en su idioma, las obras que han visto. Sin embargo, en la tienda para niños del Louvre no había ¡ni uno en español! y contaditos en inglés. Digo yo que, teniendo en cuenta el nivel de visitas que tiene el museo y de todas las nacionalidades, a lo mejor sería cosa de pensarse la publicación de libros para niños en otros idiomas. Lamentablemente, no todos hablamos francés.
Volvimos de nuevo paseando hasta el hotel y cenamos en un restaurante vegetariano que está cerca y donde trabaja un cordobés muy amable: Végét`Halles en el 41 Rue Des Bourdonnais. La comida estaba rica y disfrutamos de la cena.
Y así pasamos nuestra primera tarde en París. El miércoles, os cuento el segundo día en el que nos metimos un palizón de la bomba y visitamos Notre Dame, el Museo D`Orsay, La Torre Eiffel y ¡no se cuantas cosas más! Tendréis que volver para saberlo. ¡Os espero!

4 comentarios:

  1. Que envidia me das, en fin tomaré nota para cuando vaya yo, si es que voy claro...
    Besos

    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sí! A París hay que ir una vez en la vida. ¡Ponte fecha y para adelante! Besos.

      Eliminar
  2. Paris!!!!!!!!..me encana.Veo que vosotros también sois de trotar para ver el mundo. Así los críos se acostumbrar a estar en todos los lados y a abrir la mente ( aunque les cueste a veces....)

    Besos y quedo a la espera de más!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diría que para mí, viajar y viajar con los niños, es uno de los mayores placeres de la vida. Y estoy totalmente de acuerdo contigo en que se les abre la mente a otras culturas y tienen mayor capacidad de aceptación y adaptación. ¡Si no fuera tan caro! Besotes.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.