viernes, 19 de septiembre de 2014

UN DÍA EN ÁVILA CON LOS NIÑOS


Ahora, sí que sí. Después de mi disertación sobre el mundo pechuguil, hoy sí que os cuento nuestra visita con churumbelandia a Ávila.
Nos pusimos en marcha una agradable mañana de sábado de septiembre. El año pasado les enseñamos Segovia y La Granja de San Ildefonso y el anterior, estuvimos en Toledo. Así que, decidimos que Ávila era el siguiente mejor sitio para ir y volver en el día.
Eso lo pensamos nosotros, unos cuantos de miles de personas más y el ayuntamiento de Ávila que decidió que el primer fin de semana de septiembre, es el mejor fin de semana para disfrutar de las XVIII Jornadas Medievales "El Mercado de las Tres Culturas"
Fue impresionante.
Nos habían comentado que se realizaba ese mercado pero no tuvimos la precaución de mirar en qué fechas era. Y cuando llegamos a Ávila y comenzamos a ver a gente vestida de la época medieval, nosotros que somos muy listos y sabemos sumar dos más dos, dijimos “¡Date que aquí hay tomate!”
Así que, lo primero que hicimos fue comer porque supusimos (siguiendo nuestro incuestionable criterio) que luego se armaría un “chocho” (hablando finamente) de la bomba y estarían todos los sitios llenos.
Nos decantamos por el Parador Nacional que, además de ser muy bonito y comer bien (tampoco para morirte), estaba al lado de donde habíamos conseguido aparcar.
Y después ya con el estómago lleno, nos paseamos por toda Ávila disfrutando no sólo de su Muralla y de su Catedral si no también de todos los puestos, actividades y mogollón que allí había montado.
Para todos aquellos que os animéis a visitar la ciudad antes de que comiencen los fríos glaciares propios del sitio, os detallo con un poquito más de información de todo lo que visitamos.
Catedral del Salvador de Ávila: hay que pagar una entrada por persona de cuatro euros y, dependiendo de la edad de los niños, no pagan. Esta entrada te permite visitar no sólo la Catedral sino también el Claustro y el Museo Catedralicio y Diocesano. Nosotros la visitamos sin detenernos exhaustivamente. Simplemente dimos un paseo para que los niños, después de llevar ya visitadas unas cuantas catedrales, vayan cogiendo el gusto y conociendo pequeñas pinceladas de cosas que les vamos contando sin que lleguen a aburrirse. Además, les resultó muy chocante poder visitar la tumba del ex presidente Adolfo Suarez. Ven las noticias con nosotros y se quedan con más datos de los que nos llegamos a imaginar.
Muralla de Ávila: A mi me encantó este paseo cuando lo di por primera vez hace unos cuantos años y supuse que a los niños también les gustaría como así fue. Los adultos pagan una entrada general de cinco euros y, los niños de cero a doce años, no pagan. Esta entrada te vale por cuarenta y ocho horas y tienes varias entradas alrededor de la ciudad tanto para subir como para bajar de la muralla. Nuestro paseo fue precioso porque además de pasear por la muralla en sí que ya tiene su aquel y además de disfrutar de las vistas, cuando mirábamos hacia abajo, las vistas eran paradójicas con todo el mundo vestido de manera medieval, con las peleas con espadas y con los arqueros lanzando flechas como locos. Fue realmente bonito.
   
Sala de Reliquias de Santa Teresa:  No llegamos a entrar en la iglesia sólo visitamos la Sala de Reliquias donde puedes ver el dedo incorrupto de Santa Teresa. No se si realmente será su dedo. Me lo creo y punto. Lo que no me creo es que Santa Teresa llevara ese pedazo de anillo más acorde con el dedo de una dama de la corte que con el de una monja que predicaba con la austeridad y el sacrificio. Pero como tampoco me he informado sobre el tema, puede ser que tenga una razón el que el dedo incorrupto esté adornado por ese anillo. Divagaciones aparte, a los niños les chocó el tema y se quedaron con la copla de que en Ávila vivió y está el Convento de Santa Teresa de Jesús que, en definitiva, era lo importante.
XVIII Jornadas Medievales “El Mercado de las Tres Culturas”: A mi lo que más me impresionó de todas estas Jornadas fueron los habitantes de Ávila. ¡Familias enteras vestidas con sus mejores galas medievales! No lo podía creer. En Avilés también hacen un mercado medieval muy bonito por las fiestas de San Agustín pero nadie, y cuando digo nadie es nadie, va vestido como un caballero templario o como una joven doncella. Todo lo demás, los puestos de artesanos y la exposición de aves rapaces lo había visto ya en otros sitios. También estuvo muy lucho las demostraciones de tiro con arco y las peleas con espadas que a los niños les llamaron muchísimo la atención. En general, una ciudad tan preciosa como esta, con todo su centro histórico visto de esta manera y vestido de esta manera, fue espectacular.
Total, que fue un día muy, muy bien aprovechado. Los niños se fueron muy contentos del día vivido y los padres, felices y satisfechos.
Rematamos la visita viendo la Muralla desde fuera mientras anochecía y con las luces encendidas que es, sin duda, la mejor de las despedidas para un día tan magnífico como este y sino, ¡qué se lo pregunten al de más abajo!





2 comentarios:

  1. le estoy dando un repaso a tu blog, jejeje me quedo como seguidora, me encantan vuestros viajes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Aurelia! Este fue una maravilla sobre todo por lo inesperado porque no sabíamos, cuando decidimos ir a Ávila, que estaban en fiestas. Ánimate el próximo septiembre a visitar Ávila si puedes. Merece la pena. Besotes.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.