miércoles, 22 de octubre de 2014

¡GILIPOLLAS POR EL MUNDO!

Anoche, viendo las noticias, pensé "hay que ver la de gilipollas que viven en España pero también en el resto del mundo"
 
En España tenemos una gran proliferación de ellos, lamentablemente.

Tenemos por ejemplo a Blesa. Miguel Blesa, ex presidente de Bankia, Caja Madrid por aquella época, que en vez de dedicarse a trabajar y a ganarse el pan con el sudor de su frente, se dedicó a robar, gastar y malgastar el dinero de todos los españoles. Así, por su cara bonita. Que si una cacería por aquí, que si un viajecito por allá, que si ahora un reloj, que si ahora bragas para la querida... Vamos, lo normal de todo currante. Y eso no lo hacía solo, ¡no! Tenía amiguitos y amigotes de correrías, unos noventa, todos tan chorizos y tan faltos de ética como él.

Tenemos en España también otro ejemplar, de momento, no tan demostradamente ladrón como estos políticos nuestros pero sí tan falto de escrúpulos como ellos. Esta nuestra España querida, ha traído al mundo mucho chorra pero tanto como el "pequeño Nicolás".... El "pequeño Nicolás" es un veinteañero que decidió engañar a toda nuestra "inteligente" clase política, social y económica, sin tener dónde caerse muerto. Foto con Aznar, foto con los recién proclamados reyes, foto con sindicatos, foto con la derecha, foto con la izquierda, foto con periodistas, foto con la patronal... Foto con todo aquel bicho viviente que él considerase importante en nuestro país. Y todos esos altos jerifantes, posando sonrientes con un chichivainas de niñato psicológicamente afectado y que ahora, ya no asiste a la facultad porque es TrendingTopic y porque, claramente, tendrá que ingresar en un siquiátrico. 

¡Y si sólo fueran fotos! No sólo se fotografió con las altas esferas si no que también se permitió aconsejarles, usarles, mentirles... ¡Y todos le creyeron! ¡Con dos!¡Qué perla de criaturitas!

Tenemos también nuestra parte femenina representada por Mónica Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios, que se cubrió de gloria (por no decir "mierda" que queda feo) hace unos días declarando que "Si una mujer se queda embarazada y no se la puede echar durante los once años siguientes a tener a su hijo, ¿a quién contratará el empresario? Prefiero a una mujer después de los 45 años o antes de los 25, porque por el medio, ¿qué hacemos con el problema?"

Y yo la escuchaba y me preguntaba "pero ¿quién es el/la imbécil que ha contratado a esta mujer? ¿por qué estamos tantos en el paro y siempre tienen trabajo los mismos ineptos?"

Vamos, que para que nos vamos a plantear la Conciliación Laboral. ¡Anda ya y que le den a la conciliación! Que no nazcan niños y que se acaba el mundo ya que claramente no sabemos ni protegerlo ni mantenerlo ni cuidarlo ni perpetuarlo ¡ni nada!

Pero, ¡ay! que los gilipollas proliferan por todo el mundo. Y llega nuestro querido Mark Zuckerberg de Facebook, seguido a la zaga por Apple, y proponen ¡congelar los óvulos de sus empleadas para retener el talento! ¡Toma ya! ¡Y les pagan por decir estas chorradas! ¡Y salen en los periódicos y todos opinamos y hablamos sobre ellos!

Yo, apostaría más por la congelación de los órganos viriles de todos estos súper directivos para que, dejen de usarlos definitivamente y así a lo mejor, comiencen a usar el cerebro porque clarmente, ¡piensan con los huevos!

Pero, ¿estos hombres no están casados? ¿No podrán sus mujeres darles una colleja antes de salir de casa para que no digan tantas tonterías?

Cuando mi marido dice una parida yo, que le quiero y le adoro y no quiero que quede como un gilipollas frente al resto del personal, le meto una colleja y ¡aquí paz y después gloria! El muchacho se resetea, piensa y ya no dice más paridas que pueden ofender. Porque sí, hay ciertas cosas que a las mujeres o al menos a mí me ofenden. Y ésta es una de ellas.

Pero no. No son éstos los únicos gilipollas por el mundo. Cada día, en cada telediario, van apareciendo más y más. Y no se por qué a todos les da por lo mismo: o roban o atacan a la mujer.  O será que yo estoy más sensibles en éstos temas. ¡Qué también puede ser! 

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Raquel. ¡Qué hartura! ¿verdad? Un besote.

      Eliminar
  2. ¡Qué te voy a contar que no sepas!!!!!!!!!!..jajajaja. Lo que no entiendo es cómo aguantamos tanto.

    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí.¡Tenemos más paciencia que un santo! Besotes.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.