miércoles, 26 de noviembre de 2014

LA TASA ROSA


Seguro que ya habéis oído hablar de ella. La Tasa Rosa es la tasa que, supuestamente, pagan los productos que tienen como público objetivo, las mujeres.
 Por poner un ejemplo (el más utilizado y el que mejor describe esta Tasa Rosa), las cuchillas de afeitado para hombres son más baratas que para las mujeres siendo el mismo producto con la única diferencia de la parte del cuerpo que se depila cada género. Sin embargo, esas mismas cuchillas rosas son más caras que las cuchillas azules.
El origen de este estudio que pone en evidencia la Tasa Rosa está en el colectivo feminista francés, Georgette Sand. Ellas hicieron una comparativa de precios en miles de productos y se percataron de esta nueva desigualdad entre hombres y mujeres: a un mismo producto, las mujeres pagan más que los hombres.
En Francia y E.E.U.U. ya están estudiando este tema e intentando ponerle remedio en el caso de que dicha Tasa Rosa o Women Tax, como la llaman en Estados Unidos, sea cierta.
Aquí en España, según he leído en diferentes artículos, no lo consideran tanto una nueva desigualdad entre géneros sino, un tema más de la Ley de la Oferta y la Demanda y quién está dispuesto a pagar más por según que productos ya que, se da también el caso, de que algunos productos masculinos son más caros que los femeninos porque ellos están también más predispuestos a pagar lo que sea por conseguirlos.
Al igual, la misma comparativa y desigualdad ocurre entre los productos para niños y los productos para adultos.
Es por esto, consideran nuestros expertos, que es más una “tasa de marketing” que una “tasa de género”.
Con todo y con eso, en Twitter existe el hastag #Womantax en el que se suben fotos (y tweets) de los productos en los que se aprecia claramente esas diferencias de precios en las que sí parece notoria la Tasa Rosa como es el que os incluyo.
Por mi parte considero que, si esta tasa fuera real en España, desde luego, debería desaparecer. No puedo decir si existe o no porque, para ser sincera, nunca me he fijado en ella. Será cosa de hacerlo en la próxima compra, desde luego. Pero, a día de hoy, no puedo afirmar objetivamente que exista.
 Si queréis más información sobre este tema, aquí tenéis los enlaces: 
 http://www.elmundo.es/economia/2014/11/16/54663f3bca474147658b4574.html
http://www.antena3.com/especiales/noticias/sociedad/a-fondo/tasa-rosa-motivo-que-mujeres-pagan-mas-que-hombres_2014111700286.html

4 comentarios:

  1. No había oido hablar de este tema, lo de las maquinillas de afeitar si que lo había visto y me sorprendía mucho, haré como tu me voy a fijar a ver si encuentro diferencias cuando vaya al supermercado.
    Besos

    . Raquel

    ResponderEliminar
  2. Ahora vamos a ir todas a hacer el estudio de mercado al hiper. ;D . ¡Verás qué divertido! Besos Raquel.

    ResponderEliminar
  3. Fíjate en las cuchillas de afeitar, son mas caras las rosas, y los perfumes, y los desodorantes y la ropa, aunque sea igual ,aunque utilicen lo mismo para producirlo...pero somos más consumistas y se aprovechan. Y estoy casi que segura que la comida que compran más las mujeres, como los productos dietéticos o tisanas están más caras de lo que deberían.

    Hace dos años fui a comprarme un chubasquero a una tienda de deportes. El de mujer valía 45 €, el de hombre, igual pero sin costura para la cintura valía 25 €!!!!!!.. ¿te lo puedes creer?. Por supuesto me compré el de hombre por que con el otro me estaban estafando aunque marcara la cintura y las tetas más. Flipante.
    Luego dicen que me cabreo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ese caracter! Dí que sí. Ya me imaginaba que tú sí te habrías dado cuenta de la dichosa Tasa Rosa. La verdad es que el tema es tremendo. Porque si la única razón para cobrarlos más caros es el público objetivo es claramente una discrimanción por sexo. ¡Otra más! Bueno, hay que hacer lo que hicistes tú, me compro las cuchillas de hombre y ¡santas pascuas! Besos grandes, campeona.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.