miércoles, 12 de noviembre de 2014

¡SE SUMAN MÁS CUARENTAÑEROS!

Sí. Ya vais cayendo todos. No hay más tu tía. No voy a ser sólo yo la única que cumple años. Y, ¡menos mal que los cumplimos! Eso es una excelente señal, ¡que estamos vivos! Otra cosa es que caigan algunos mejor que otros. A mi particularmente, los veinte me encantaron. Y los treinta también. Pero, los cuarenta, son más jorobadillos aunque también, ¡muy contenta de cumplirlos y sobrevolarlos! ¡Qué remedio!

Y así es como espero que se encuentre Leonardo Di Caprio que ayer mismo entró en la temida cuarentena. ¡No me lo podía creer! Todavía le veo y me lo imagino en la proa del Titanic agarradito a “la Kate”, con los pelos al viento y esa cara de no haber roto un plato. ¡Y ya tiene cuarenta! Si es que el tiempo pasa para todos…
Como también pasa para Hello Kitty. Sí chicas, sí. Hello Kitty también es una madurita cuarentañera. Increíble pero cierto. Pero claro, si echo la vista atrás, recuerdo cuanto me gustaban, en mi más tierna infancia, las cosas de la Hello Kitty. Cosas que siempre me regalaba mi amiga Noelia: ese costurero o el estuche… Es tanto lo que me gusta Hello Kitty que, estando embarazada de la niña, le compré su primera muñeca Hello Kitty en la primera tienda que vi dedicada enterita a esa muñeca en el centro comercial Alcalá Norte (y que creo que ya no existe). Ahora ya hay muchas más y, las niñas de ahora, la ven tan normal. Incluso a mi hija tampoco es que la mate de la pasión y menos ahora con el pavo en todo lo alto. Pero yo recuerdo de pequeña, que nos tenía locas a todas. Y que quieres que te diga, entre la Hello Kitty o las Monster High, me quedo con la Hello Kitty, ¡sí o sí!

Pero no acaba aquí el cumpleaños conjunto. ¿Os acordáis de la serie “La Casa de la Pradera”? ¡Pues también tiene ya cuarenta años! Yo recuerdo que la veíamos en la casa de mis abuelos en la sierra todos juntos aunque era pequeña, pequeña y tampoco tengo muchas imágenes. Sobre todo, la imagen que más me viene a la cabeza es el empiece de la serie con las niñas corriendo colina abajo y el guarrazo que se mete la pequeña. Sí. Es un defecto. A mi los guarrazos me chiflan y me parto de risa con ellos. Ya lo sabéis. Pero, volviendo a la serie, es un merecido homenaje a una de las series más emblemática para todos aquellos que sobrevolamos la cuarentana. 
Y así, poco a poco, vamos entrando todos en este década en las que las cosas, las vivencias, las emociones, los sentimientos se viven de otra manera. Probablemente, con mayor serenidad aunque esta dichosa crisis provocada por todos estos corruptos, cínicos y amorales que tenemos en las altas esferas de nuestro país nos estén complicando un poco más, el vivir esta época de nuestra vida con la seguridad y la estabilidad que, probablemente y aun en pleno proceso de transición, la vivieron nuestros padres.
Los cuarenta son la mitad de nuestra vida. El vaso, según quién lo mire, esta medio lleno o medio vacío. Y lo que queda, esperemos que sea siempre para mejor. ¡Si estos memos nos dejan!

6 comentarios:

  1. Pues yo a Leo le echaba unos cuantos más, hay q ver cómo soy!! Lo contrario me pasa con Kitty, es tan tierna...
    Muy buen post, besazo fuerte!!!
    http://universovarietes.blogspot.com.es/2014/11/miguel-angel-silvestre-patricia-conde-y.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? A mi se me ha quedado clavado en la época del Titanic y ¡tan pipiolo que le conservo al hombre! Besos Álvaro y gracias.

      Eliminar
  2. Aun conservo puñetitas de la Hello Kitty. Esta tarde las busco y ya os contaré la reacción de mi hija. Un beso, Noelia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Noelia! ¿Eres tú mi "Nobeli"? No me puedo creer que seas tu por estos lares y encima, ¡comentando! Un beso muy grandes ¡amiga!... si es que eres tú... ;D

      Eliminar
  3. Como me ha gustado este post ;D Yo en un par de semanitas cumplo 35 añitos y la verdad, es que se me olvida todos los días ¿te puedes creer que me levanto por las mañanas pensando que tengo 20? Jajajaja. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso nos pasa a todas! Y más cuando sobrevolamos los cuarenta. Siempre pensamos que tenemos veinte y al mirarnos al espejo,¡zas! ¡en todos los morros! Nos caen los cuarenta a plomo asi que, disfruta mucho de los 35. Muchas gracias Natalia por tu visita y tu comentario.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.