miércoles, 25 de junio de 2014

MEJOR APAGAMOS LA TELE


Mil perdones por mi falta del lunes pero estoy con los churumbeles en casa rematando muchos temas y no me dio la vida para tanto.
Pero bueno, después de la excusa barata no quería faltar el miércoles también. Y pensaba de qué escribir. Porque, de las vacaciones de los niños ya tendré tiempo para escribir en casi tres meses. O de los campamentos de verano donde endosamos a los niños ya hay mucho hablado por otros blogs… Y a la que pensaba mientras hacía la comida y comía con los niños, ellos mismos me dieron el tema.
Confieso que les he puesto el “Corazón, Corazón” (por favor, leerlo con la entonación correspondiente) mientras comíamos y el mediano ha comentado: “¡no fastidies! Que en este programa siempre hablan de lo mismo. De Isabel Pantoja y su hijo.”
Y así ha sido. Y la criatura de diez años intentaba entender lo que contaban:
“Pero, ¿por qué iba a ir a la cárcel?”
Y yo se lo intentaba explicar cómo podía: “por esconder el dinero de su novio que ganaba de manera ilegal.”
Y la noticia seguía hablando de Maite Zaldivar… “pero, ¿ella que hizo mal?”
“Pues también escondió el dinero de su marido que era el novio de Isabel Pantoja”
Y el niño con los ojos como platos. Y yo sin querer entrar en detalles. “Déjalo hijo. No es un tema que entiendas.”
Y sigue el “Corazón, corazón” con la hija de Ortega Cano (que también está en la cárcel) y la pelea que tuvo mientras se tomaba una litrona en un parque.
Y los niños flipando y yo también. Pero, vamos a ver, cuando pongo ese programa lo que pretendo es que me cuenten cosas glamurosas como fiestas con mujeres y hombres estupendos como modelos alucinantes y todos felices y contentos. O casas espectaculares que nunca conseguiremos ni aunque vivamos siete vidas. O lugares maravillosos donde veranean nuestras celebridades y en las que se las ve con unos tipos increíbles, tumbados en una hamaca mientras se toman una piña colada.
Pero no. Lo que nos cuentan son las miserias más míseras de personajes que no aportan nada a nuestras vidas. Que para ver cutradas pues ya nos leemos la sección de Sucesos del periódico. ¿No?
Y ahí tan fina la presentadora intentando contarnos tanta mierda, con perdón.
Y después te pones a ver la noticias y te encuentras con lo del Tribunal de Cuentas y sus presuntamente cien enchufados. Desde el presidente y vicepresidente hasta el de UGT tienen presuntamente a familiares allí trabajando. De hecho el de UGT creo recordar que no sólo tenía allí trabajando a su mujer si no también a su ¡ex mujer!
 O si no, la Infanta Cristina o los diez mil aforados...
Lo alucino. Total, que mañana no pongo la tele para comer. Que ya lo dicen los expertos que no es bueno. Que lo mejor es hablar con los niños aunque ya nos tengamos todo contado. Que para ver lo que ponen en programas y noticias esperamos a ver la peli de turno o el dichoso Disney Channel.

viernes, 20 de junio de 2014

UN MOMENTO HISTÓRICO


Independientemente de si eres monárquico o republicano, el día de ayer era un día histórico que estudiarán nuestros churumbeles en el cole. Generación tras generación.
Y, mi vena periodística, me reclamaba en el centro de la noticia. Sí o sí.
Que duda cabe que me hubiera gustado ser y estar acreditada como tal para poder asistir, tanto a la proclamación en el Palacio de Congresos como en la recepción posterior en el Palacio Real. Pero como claramente no ha podido ser, pues me conformo con contarlo en mi blog, en mi periódico particular, y a pie de calle. Como una ciudadana más que, a fin de cuentas, es lo que soy.
Así que, desperté a la prole y al marido tempranito y refunfuñando los cuatro, me los llevé a la Plaza de Cibeles para ver pasar a la comitiva.
Llegamos allí a las once de la mañana esperando verles pasar a las once y medía pero, se retrasaron media hora más y, bajo un sol de justicia, esperamos hasta las doce.
A mi no se si me impresionó tanto la comitiva real como los gritos, los vítores y la exaltación de las personas que me rodeaban. Sinceramente, no me lo esperaba y de hecho, hubo incluso un momento que me asusté pensando que estábamos allí con los niños y a ver si iba a aparecer un loco fanático… que nunca se sabe.
Llegaron incluso a tararear el himno. Impresionante.
Yo no soy muy efusiva ni para lo uno ni para lo otro con lo cual, ciertamente, me impactó ese fervor monárquico tanto como me impacta la bronca que luego, sobre las ocho de la tarde, se montó en Sol con los republicanos.
Hice muchas fotos que seguro os gustará ver aunque ya estamos todos un poco saturados de fotos, vídeos, programas interminables, comentarios a tutiplén, opiniones para todos los gustos, los que aplauden, los que no, lo que llevan pajarita, los que no llevan corbata, el que lleva los vinos para promocionarlos, la que saca una foto a destiempo…
Ahora que, sin duda, y sabiendo lo que son dos niñas de ocho y siete años, toda mi admiración para esas criaturas que aguantaron estoicamente y con una educación intachable. Y a su madre, ahora Reina de España, por actuar como actuaríamos cualquiera: como una madre pendiente de sus hijas independientemente de tu situación y condición.
Dicho queda. Ahora, ¡las fotos!







miércoles, 18 de junio de 2014

EL ÚLTIMO PASEO DEL MOVIMIENTO MARUJA POR ESTE CURSO


Sí. Ya los niños terminan el viernes el cole y, por tanto, el Movimiento Maruja se toma vacaciones hasta el curso que viene. Con todo el dolor de nuestro corazón, eso sí, porque nos chifla irnos de Movimiento a andar por Madrid, conociendo sitios estupendos, dándole a la lengua sin parar y disfrutando de exposiciones maravillosas.
Hoy, como despedida, nos lo hemos tomado más relajado que un Movimiento normal. Hemos estado más rato de lo normal desayunando y charlando. Hoy hemos probado un sitio muy pijo, que no estaba mal, pero que tampoco ha sido para tirar cohetes. De hecho, a lo mejor para la copa nocturna es mejor desde luego que para el desayuno. El sitio se llama Capuccino Grand Café y está  en la Plaza de la Independencia, 5. 


Las vistas son preciosas y el sitio decorado Art Decó muy bonito. La otra parte del Movimiento sólo ha tomado un café con leche que estaba muy bueno. Yo me he decantado, como siempre, por masticar algo también y me he tomado el desayuno PALMA compuesto por un té con leche y un mini bocadillo de jamón dulce con un queso especial con un nombre que no había oído en mi vida pero que al final, sabía como un queso cualquiera en lonchas. No digo yo que fueran tranchetes pero casi.
De cualquier manera, hemos estado súper a gusto.
Luego, hemos paseado sin rumbo definido. De hecho, ya habíamos pasado la tienda de Loewe en Serrano, 26 cuando hemos echado marcha atrás para volver sobre nuestros pasos y disfrutar de la exposición “Pinceladas” de la fotógrafa Lilliam Bassman.
Una exposición muy bonita y que sigue un poco los pasos de la exposición de El Greco que  tanto éxito ha tenido en Toledo y que dentro de poco viene para El Prado, ya que, la fotógrafa se inspiraba en dicho pintor para el “alargamiento” de los rostros y las figuras en sus fotografías.



Siempre es agradable visitar las exposiciones que proponen en esta tienda porque nunca hay nadie, o por lo menos, cuando nosotras las visitamos y puedes disfrutarlas solita y tan a gustito.
Hemos seguido caminando en un Madrid con un tiempo muy agradable y bastante animado por los próximos acontecimientos.
¡Qué mañanas tan agradables y que bien nos vienen para nuestra mente! Hoy, desde luego, como dice mi amiga, “agujetas en la lengua”. ¡Y qué agujetas tan ricas!

lunes, 16 de junio de 2014

SUMMER

Ya queda poquito... Sé que es una contradicción porque tener a los niños 24 horas al día es infumable pero, por otro lado, nos olvidamos de los horarios, los deberes, las extraescolares, las obligaciones...

Empieza el ¡verano! dentro de poquito y sólo queda leer, disfrutar, sol, playa, paseos, helados, horchatitas... ¡Qué rico!

Vamos a ponernos en situación con esta canción que, como siempre, me han enseñado los niños.

Espero que os guste y ¡a disfrutar!


P.d.: No se a vosotros pero, a mi esta canción, me apetece escucharla y bailarla con un mojito en la mano y los tacones puestos en una discoteca a altas horas de la noche. ¡Cómo si tuviera veinte años! Pero, aviso, este verano, ¡lo cumplo!

viernes, 13 de junio de 2014

2ª GRAN TRICOTADA SOLIDARIA


¡Y yo participo aportando mi granito de arena con este estupenda mariposa azul hecha con mis propias manitas!
¡Menos da una piedra! Y el que no se contenta es porque no quiere. Y yo, con mi mariposa azul, estoy como loca de contenta.
Irá a manos de la 2ª Gran Tricotada Solidaria que se celebrará en el Parque del Retiro de Madrid el próximo sábado 21 de junio de diez de la mañana a dos de la tarde coincidiendo con la Semana Internacional de Tejer en Público.
Todo lo que se recaude irá destinado para la Asociación AESHA (Asociación Española del Síndrome de la Hemiplejia Alternante).

Se puede participar de varias maneras, asistiendo y tejiendo allí in situ más mariposas azules para venderlas o bien, simplemente y si no te gusta tejer, comprando las mariposas azules que allí se venderán.
Además, también se puede colaborar tejiendo ya y donando todas las mariposas azules que se quieran enviándolas a la siguiente dirección:
VISUAL
Att. Clara Montagut
C/ Abtao 25 interior Nave C
28007 MADRID
Además, os paso un vídeo en el que te enseñan a tener mariposas en crochet:

Os diré que la de punto sale bonita (y a quién diga lo contrario, le espachurro) pero las de crochet, además de tejerse mucho más rápido, salen preciosas.
Pues no me queda más que animaros a participar de alguna manera: tejiendo, comprando, donando, asistiendo… Lo que mejor os venga y lo que más felices os haga.

miércoles, 11 de junio de 2014

LA CONVIVENCIA CON PRE-ADOLESCENTES


¡Un horror! ¡No puedo más! ¡Estoy harta de discutir por todo! ¡Saturada! ¡Hasta el moño!
Y así, un día y otro y otro… El día de la marmota…
Mira que cuando son pequeños estás deseando que crezcan para olvidarte de pañales, papillas, dientes que duelen, culos escocidos, mocos… Pero, ¡ahora! ¡en la pre-adolescencia! Sin ni siquiera haber llegado a la adolescencia, la cosa es ¡mucho peor!
Si ya me lo decía a mi todo el mundo cuando iba con los tres pequeños. Con un carrito que ya era prolongación de mis manos y con un arte para al aspiración de mocos que ya quisieran los de las prospecciones petrolíferas. ¡Si hasta me dio miedo recibir una carta de Greenpeace con quejas por tanta extracción moqueril! Y yo, sin creerles. Sólo me daba tiempo a pensar, “¡madre mía! Cómo será lo que me espera si ya ahora el tema de la maternidad me parece tremendo y estoy ¡en la mejor etapa!.”
Pues sí. Tenían razón. Es mucho peor. Porque ahora ya no tienes que estar preocupada ni por culos  ni por mocos. Ahora te preocupa el poder ponerles en su sitio como corresponde para que a los dieciséis y, ya sí, en plena adolescencia, no nos saquen la catana y acabemos en la consulta del “hermano mayor de Cuatro”. Y mantenerte tú en tu sitio, el que te corresponde como madre, teniendo en cuenta, por lo menos en mi caso, que mi autoestima después de todo un curso discutiendo y peleando por las cosas más nimias, está por debajo del subsuelo.
Se lo decía el otro día a la profesora de la niña de doce en su tutoría y se moría de la risa, “ella no se besa porque no llega y yo no me piso porque no puedo.”
¡Qué lucha! ¡Qué cuerpo a cuerpo! No me falta más que ponerme el traje de combate con casco incluido cada vez que voy a recogerles al cole.
Si yo lo comprendo. La hormona está totalmente revolucionaria y revolucionada. Tus padres son medio lelos o lelos enteros y tú eres la más lista del mundo mundial (lo digo así porque se que me lee). Todos hemos pasado por la edad del pavo. Cada uno en su medida y, según mi madre, mi “medida” fue también de cortarse las venas. Pero, como todo, hasta que no los sufres en tus chichas, como que no te imaginas que la cosa pueda ser tan tremenda.
Y encima, dando gracias que en el cole, son niños modelos de buenas notas, educados con los profesores y buenos compañeros. ¡Qué sólo me faltaba uno de estos mañacos maleducados y groseros!
Pero claro, con alguien tienen que pagar su “frustración hormonal” y con quién mejor que con su madre. Y aquí presente, el “puchinball” está hasta las “balls”. ¡Y lo que me queda! Porque ahora llega el veranito, veinticuatro horas con ellos y todo lo que eso conlleva. Ya me estoy hinchando a InfuRelax y valerianas. Para que, en vez de sangre, me corra paciencia por las venas y armonía familiar. Porque si no, yo a septiembre no llego normal. Llego en camilla o, peor aún, a lo folclórico. ¡Con peineta y todo!
El padre dice que tengo que aprender, primero a no gritarles porque ya hemos comprobado que esa táctica no funciona. Por un oído les entra y por otro les sale y en el mientras tanto, yo ya tengo la garganta destrozada y los pelos de punta. Y segundo, a relativizar. Que la niña tiene ganas de discutir, pues ni caso. Que me ha faltado el respeto, sin móvil. Que el otro no obedece, le castigo. Pero sin sulfuramientos. Sin discusiones. Y sin gritos.
¿Seré capaz? ¿Hará efecto la valeriana? ¿Terminaré con la bata “guatiné”, los rulos y el Lexatín de tanto que baje mi autoestima? ¿Me volveré budista? ¿Alguien escuchará mis plegarias y el pavo se irá pronto?

lunes, 9 de junio de 2014

RECOMENDACIONES LITERARIAS ADULTAS E INFANTILES


el juego de ripper-isabel allende-9788401342158De "adúlteros", esta vez sólo traigo una recomendación. Ahora estoy leyendo otro libro pero no lo he terminado y por eso, no lo puedo recomendar. De momento.
Estamos en la última semana de la Feria del Libro de Madrid 2014 y nosotros ya fuimos con los niños. Seguro que algunos ya lo habéis leído en mi aportación semanal al blog “Labores en Red”. Allí me compré el último libro de Luz Gabás, “Regreso a tu Piel”  que me está gustando. Ya os contaré cuando lo termine.
Del que os quería hablar es de “El Juego de Ripper” de Isabel Allende.
Me costó cogerle el gustillo. Me hacía lío con tanto nombre. Pero, una vez me enganché, no pude soltarlo.
Ya sabéis que a mi me encanta Isabel Allende. Y que leo todo lo que publica. Por un momento pensé que había llegado el día en el que no me gustara uno de sus libros pero, ¡nada más lejos de la realidad!
De hecho, casi lo terminé en un día. Os animo sin dudarlo a leerlo y disfrutarlo.
Por otro lado, y para aquellos que no lo leyerais, os dejo la lista de los libros que se compraron los  niños:
La de doce, “No me sonrías que me enamoro” de Blue Jeans. Es cosa del pavo pijo pre-adolescente que tiene enganchado a su cuerpo y que no la suelta ni de día ni de noche. Está feliz con su libro y ¡con su vida en general! ¡Está encantada de haberse conocido! Y yo hasta los pelos de pelearme con ella. Ufff. Así mientras lee, no discutimos.
El de diez, “Túneles” de Roderick Gordon y Brian Williams.
Y el de seis, “Camuñas” de Margarita del Mazo & Charlotte Pardi. Además él tuvo la suerte de que se lo firmo la autora, Margarita del Mazo. Una señora encantadora, muy amable y cariñosa con el niño.
Ahora, en breve, comienzan las vacaciones y en cuanto me recluya en mi retiro espiritual de playa, os podré recomendar muchas más obras porque empieza mi periodo, no sólo estival, si no de “lectura a mogollón sin televisión”. Y tengo un montón de libros pendientes así que, ¡os voy a brear a recomendaciones!

sábado, 7 de junio de 2014

LA MOVIDA MADRILEÑA


Creo que ya os he contado en otro post lo que me gusta el programa “Ochéntame otra vez” de la 1 que se emite justo después de “Cuéntame cómo pasó”. (Podéis leer aquel post aquí)
Hace dos semanas estuvieron hablando sobre grandes hechos históricos que ocurrieron en aquellos años contados y comentados por periodistas tan buenos y reconocidos como Rosa María Calaf que a mi, particularmente, me encanta.
De hecho y, aunque esté feo decirlo, creo que hoy en día existen pocos periodistas como aquellos que se curtieron en guerras y en conflictos tremendos con las pocas armas de un teléfono chuchurrío, un teletipo o una máquina de escribir.
No es por quitarle méritos a los corresponsales de ahora pero, ni los conflictos ni los medios, son los de antes. Bueno, corrijo, los conflictos siguen siendo tan deplorables como los de antes. (Podéis verlo aquí)
Pero no quiero hablar de esto. Quiero hablar de la Movida Madrileña. Sí. Este jueves pasado, en el programa dieron un repaso a lo bueno y lo malo de aquella época de la que surgieron grupos de música y artistas que tanto me gustan: Loquillo, Los Secretos, Alaska y los Pegamoides, La Frontera, Nacha Pop, Ouke Lele… ¡Qué buenos!
¡Cómo me hubiera gustado tener veinte años y poder salir de marcha al Rock-Ola!
Fueron años de una explosión de creatividad tremenda. De nuevas ideas. De mucho arte. De mucha libertad. ¡Me hubiera gustado vivirlo de primera mano!
No se cómo lo hubiera llevado. Lo mismo me hubiera acojonado y me habría echado para atrás pero lo veo ahora, y casi sin dudarlo, me hubiera encantado ser punky. Con cresta. O con el pelo rapado. ¿Os imagináis?
El pelo rapado ya lo llevé y a mi madre casi le dio un paparijote pero ese punto diferente, algo transgresor, me chifla.
Que duda cabe que tuvo sus luces y sus sombras y que, muchos de aquellos artistas hoy en día no viven para contarlo, lamentablemente. Y por supuesto que sería mucho mejor para todos, empezando por sus familias, que siguieran con vida alegrando nuestras vidas y las suyas.
Y, por desgracia, ahora el Rock-Ola es un supermercado...
Pero, como madrileña, me siento orgullosa de que todo aquello ocurriera en mi ciudad. Que toda aquella genialidad se diera cita aquí.
Pensaba mientras veía el programa, si ahora todo aquello podría volver a repetirse. Ahora que supuestamente estamos viviendo un cambio de ciclo.
¿Es comparable aquel movimiento Indignado de la Puerta del Sol de hace unos años con la Movida? ¿O la manifestación que se está produciendo ahora mismo para pedir un referéndum entre monarquía y república? ¿ O el tan mencionado últimamente “Podemos”? ¿Tienen ellos ese punto transgresor? ¿Me estoy perdiendo algo o ya estoy realmente aburguesada?
No tengo ni idea. A mi sólo me hubiera gustado participar de esa marcha tremenda en la que se escuchaba tan buena música y se disfrutaba de tanto arte. Y no de tanta política. 
Vosotros, ¿qué opináis? ¿Son cosas diferentes, momentos diferentes o encontráis sinergias?