viernes, 20 de marzo de 2015

EL SUEÑO NO CUMPLIDO DE MI HIJO PEQUEÑO


¡Estaba como loco de contento! Vegetta iba a firmar su libro recién publicado, "Wigetta, un viaje fantástico",  en el Hipercor del Campo de las Naciones. Y él iba a ir a que, su ídolo Vegetta, se lo firmara. Llevaba toda la semana con ese tema. ¡El martes iba a conocer a Vegetta!
foto de Vegetta777
Para todos los que no sepáis quién es este individuo que, seguro seréis los menos, Vegetta es un chaval de unos veintitantos años que se dedica a comentar vídeos en Youtube. Sobre todo, del MineCraft, juego que mi hijo pequeño, adora. El “chaval” o “Youtuber” tiene, ni más ni menos que, 8.000.000 de seguidores. Así, tal cual. 8.000.000. Hasta el punto que se ha ido a vivir a Los Ángeles y desde allí, junto con su amigo Willy, se dedica a jugar, a subir los vídeo y a ganar dinero como un campeón.
Y, el niño le adora.
A mi, al principio, no me gustaba que estuviera todo el día con el Ipad escuchando al muchacho y viendo como juega al MineCraft. Todo el día peleado con él para que apagara el dichoso Ipad. 
Hasta que un día me contestó todo digno, “mamá, es que veo a Vegetta porque así me enseña a hacer cosas en mi mundo de Minecraft. Aprendo cosas que luego pongo en práctica. Mira qué de vacas tengo. Mira que casa tan bonita me he construido. Mira que cascada.”
Total, que ante tal profusión de vacas y casitas, decidí no seguir luchando contra eso e intentar entenderle. Siempre, teniendo en mente, que el niño tiene seis años.
Se compró un libro de el Minecraft. Lo hablé con su tutor que me comentó que, por lo visto, este juego es ideal parapotenciar todas nuestras inteligencias múltiples (debe ser que tenemos muchas pero pocos somos capaces de reconocerlas) Hasta el pasado sábado cuando escuché en el Hipercor por megafonía la próxima visita del famoso Vegetta.
Ese martes, el niño se levantó como loco. “Hoy voy a conocer a Vegetta”. Su padre les recogió del colegio y todos derechitos para allá a conocer a Vegetta. A mi ya me salía Vegetta por la oreja y al llegar allí, ¡madre mía! ¡hasta la policía municipal poniendo orden en la pedazo de cola que salía del centro comercial y daba la vuelta al edificio!

Fue imposible quedarse. No pudo conocer a Vegetta. Vegetta no pudo conocer a su mejor (y más adorable) seguidor.
Y mientras hacía pis para acostarse a la vez que lloraba amargamente, me dijo, “¡qué día tan malo el de hoy! ¡Una pesadilla! ¡Un sueño que quería cumplir y no lo consigo! ¡Qué triste estoy!”
Y siguió llorando. Y siguió haciendo pis.
Y yo, me moría de la risa… y de las ganas de comérmelo de amor.
Y se acostó… y siguió llorando… Y le dije, “pero ¡si sólo tienes seis años! Te quedan muchos años por delante para conocer a Vegetta y para cumplir muchos más sueños.”
Y él me dijo con puchero, “pues eso, con seis años, y todavía no se me ha cumplido ningún sueño….”
Y sólo pude pensar, “hay que ver, qué pena, lo que se ha perdido Vegetta…”

4 comentarios:

  1. Qué bueno! Pobre niño. Por supuesto yo no había oído hablar de ese hombre en mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay toda una panda de Youtubers que tienen locos a todos los niños. ¡Es increíble! Besos.

      Eliminar
  2. Lola, yo no sé ni quien es. Pero qué penica tu chiquillo!!! A mi se me cae el alma a los pies cuando veo a mis hijos tristes, aunque sea por tonterías...y al final no es malo que aprendan que la frustración también está en el contrato de la vida.

    Voy a ponerme al día con esto del MineCraft que parezco una abuela de pueblo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pregúntale a tu hijo a ver si conoce al susodicho. Y el Minecraft ¡seguro! Ahora, el niño, se ha empeñado en verle en la Feria del Libro y no tenemos ni idea si piensa venir este muchacho. Va a aburrirse de aprender tanta frustración... ;D Besos.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.