martes, 7 de abril de 2015

Recomendación Literaria: "La Templanza"


Ya se que hoy es martes y que yo escribo los lunes, miércoles y viernes pero, como me he cogido la Semana Santa de vacaciones, no quiero pasar ni un día más sin daros la tabarra. Así que, ¡aquí estoy con una recomendación literaria nueva!
Sí, que sois muy avispados, “La Templanza” de María Dueñas, ha sido el libro elegido para ser leído durante estas vacaciones y, aunque me costó tres o cuatro capítulos cogerle el gusto, luego lo terminé en dos días.
Trata sobre la vida de un emigrante español a México en los tiempos de las antiguas colonias españolas que consigue enriquecerse como mínero y sacar adelante a sus dos hijos sólo en aquella tierra. Pero que, pasados los años, vuelve a sus raíces españolas, como indiano arruinado teniendo que buscarse de nuevo la vida y las castañas y comenzar de nuevo la lucha por subsistir.
A grandes rasgos, el libro me ha gustado y por supuesto, os lo recomiendo pero, que siempre hay un pero, de los tres libros de María Dueñas, creo que es el que menos me ha gustado. Y, para ser sincera, el mejor fue el primero, “El tiempo entre costuras”, el segundo, “Misión Olvido” y el tercero, éste, “La templanza”. Vamos, que sigo el orden de publicación en cuanto a me gusta más y me gusta menos.
Templanza es una característica de la personalidad que creo que no roza, si quiera, la mía.
Una persona con templanza es aquella que reacciona de manera equilibrada ya que goza de un considerable control sobre sus emociones y es capaz de dominar sus impulsos.”
Esa no soy yo, desde luego.
Y para mí que, durante el final del libro sobre todo, pasan tantísimas cosas y todas tan malas que la escritora quiso conseguir en el lector un ánimo de templanza que, a mi por lo menos, me costó muchísimo. Acabé extenuada. Agotada. No podía seguir el ritmo de tanto acontecimiento y todo tan difícil.
Pero, llega el último capítulo, y vuelve el sosiego y la tranquilidad. Y, orgullosa de mí, mantuve mi “templanza” y terminé el libro sin tener que salir a correr una maratón o enviarle un mail a María Dueñas para que acabara con tanto desasosiego.
Sí, me meto tanto en los libros, los vivo tanto que me afectan incluso en mi día a día.
Con todo y con eso, mi más sincera enhorabuena a María Dueñas por su libro y mi más sincera envidia por ser capaz de escribirlo, de tener esa constancia y por supuesto, seguro que también, su propia templanza.
Ahora en breve empezaré otro que ya tiene su tiempo y seguro conocéis, “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas” de Laura Norton y yo, como de gilipollas peco bastante, seguro que me siento totalmente identificada. Ya os contaré.

4 comentarios:

  1. Queda apuntada tu reseña, mientras vuelvo a la normalidad tras las vacaciones que cuesta un poco.
    Besos
    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un poco sólo! ¡Cuesta un mundo! Y, particularmente, a mí, este año, me está costando más que nunca. Pero, nosotras podemos con todo, Raquel. Muchos besos.

      Eliminar
  2. UUU...me encanta leer! Como te he contado antes siempre ando en busqueda de algo que me entretenga. Recien termine Maya Notebook de Isabell Allende y ahora u nestudiante me ha regalado 11 minutes de pablo cohelo... A ver como me va. Me gustan mucho tus sugerencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos contarás que tal el libro de Pablo Coehlo. A mi, Isabel Allende me chifla y me leo todo lo que publica. Por cierto, me ha encantado la receta de tu blog. ¡Qué rica! Besotes grandes.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.