viernes, 11 de septiembre de 2015

"EL JILGUERO"

Ha sido el último libro que me he leído. Mil y pico páginas. Lo cogí con unas ganas increíbles. Lo tenía comprado desde el año pasado esperándome para estas vacaciones y, después de leerme "El amor imperfecto" de Sara Rattaro y resultarme indiferente, acometí la lectura de El Jilguero con una fuerza y voluntad inigualable.



El principio, increíble. Una historia tremenda de un niño de 13 años que se ve envuelto en un atentado terrorista en el Museo Metropolitano de Nueva York y pierde a su madre. Su padre es un alcohólico que desapareció de sus vidas hacía unos años con lo que, de pronto y de manera inesperada, se encuentra solo en la vida.

Todo el libro narra la caótica vida de este muchacho íntimamente relacionada con la conservación del cuadro.

Y no quiero ser dura. No quiero deciros que no os lo leáis porque no es bueno. Es bueno porque ganó el Pulitzer de 2014. Sin embargo, me ha encabronado tanto la actitud del protagonista que no he disfrutado leyéndolo. Su sentido común y mi sentido común no tenían nada que ver con lo cual, cada vez que hacía algo, que daba un paso, me encontraba yo misma discutiendo con las páginas de un libro cual abuelo discutiendo con el presentador de las noticias o yo misma, insultando a esa cabrona de periodista húngara pone-zancadillas.

Todos y cada uno de los pasos que da desde que tiene el accidente en plena adolescencia hasta su edad madura, las personas con las que se relaciona, las palabras que no dice... todas y cada una de sus acciones eran diferentes a las que yo hubiera hecho en su lugar.

Por tanto, no puedo decir que el libro sea malo o que no me haya gustado. Sólo puedo decir que no lo he disfrutado. Y eso, me ha jorobado enormemente porque, aunque sea un drama,  aunque el libro trate sobre el tema más atroz, lo que quiero es disfrutarlo. Lo que quiero es sentarme a leer con la emoción de ver qué pasará después y no pensando con antelación "a ver qué otra gilipollez hace el soplagaitas éste"

Tal fue mi disgusto que no he vuelto a leer ningún libro más durante las vacaciones. Fue tan largo y tan insatisfactorio que preferí leer revistas los últimos días de vacaciones. Lectura por otro lado, para mí muy gratificante.

No se si alguno habéis leído este libro. Me encantaría conocer a alguien que lo haya leído para conocer su opinión. Para saber si la rarita soy yo o el protagonista. ¡Que me he picado con él y quiero que alguien me de la razón y podamos criticarle juntos!

Y si no, pues que alguien se anime, se lo lea y luego charlamos. Total, sólo son casi ¡mil doscientas páginas!

6 comentarios:

  1. Sí lo leí el año pasado. A mi me agotó el tema de la droga. Yo ya no podía mas con ese hombre drogado constantemente. Ahora estoy terminando el Pulitzer de este año: La luz que no puedes ver, también largo aunque no tanto, y tampoco lo veo para Pulitzer. No se qué criterios seguirán pero no parecen muy exigentes. Ambos libros se podrían reducir a la mitad y el resultado creo que sería mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por eso no me lo he comprado! Totalmente de acuerdo contigo. Yo terminé con un colocón de cuidado. Y también de acuerdo contigo que si tuviera la mitad de páginas hubiera sido mucho mejor. ¡Claramente no tenemos los mismos gustos que el jurado de los Putlitzer! Besos María.

      Eliminar
  2. Hola: no leí el libro pero no hay nada peor que no sentirse identificado con ningún aspecto del personaje... Al final me pasa como a ti que terminas aborreciendo el libro... No creo que lo lea a corto plazo. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre puedes estar de acuerdo con las cosas que hacen los protagonistas pero es que, en este caso, ¡todo lo hace al revés! Es increíble. Lo mismo la autora quiso conseguir ese efecto. Y desde luego que lo consiguió. Besos Marta.

      Eliminar
  3. Pues con lo que cuentas del libro no apetece nada leerlo, últimamente estoy pasando por una etapa en la que me atraen más lo libros ligeros y de facil lectura, ahora ya tengo yo bastantes quebraderos de cabeza como para comerme el coco con un libro, son épocas..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si estás con quebraderos de cabeza, ¡ni se te ocurra leertelo! Te daría más o no te dejaría evadirte un rato leyendo algo gracioso. ¡No tiene nada de graciso! He empezado otro. Ya os contaré. Besos y espero que todos tus problemas se resuelvan bien y pronto.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.