viernes, 13 de noviembre de 2015

BIOCULTURA MADRID


BioCultura Madrid es una feria que se celebra en el IFEMA en Madrid sobre todo el mundo ecológico durante este fin de semana. Y, allí me he ido con una íntima amiga que fue la que me animó a visitar este mercado tan, tan natural.
En BioCultura Madrid puedes encontrar no sólo productos de alimentación sino también de higiene y cosmética, textil orgánico, muebles y decoración, terapias y medicina… Todo el mundo de lo natural. De lo que no lleva aditivos ni productos químicos. La locura para todo aquel que tengan inquietudes sobre el medio ambiente y el consumo responsable.
Y os lo cuenta una madrileña recicladora, mujer de vegetariano, preocupada por el cambio climático pero con una grave problema y un poco harta de las nuevas normas que están implantando desde el Ayuntamiento de Madrid.
Harta porque no creo que sean la solución y porque, para nosotros, el coche no es un lujo. El coche es una necesidad. Haré todo lo que esté en mi mano para no contaminar. Como si no hay que poner la calefacción hasta diciembre y estamos en casa con jersey. Pero el coche lo necesito sí o sí para llevar a mis hijos al colegio. No tenemos una buena comunicación lo que nos supone imprescindible el coche, lamentablemente.
Bueno, pero voy al grano. Me ha encantado BioCultura. Para todos aquellos que estéis en Madrid este fin de semana y tengáis pendiente hacer la compra, no lo dudéis, visitad BioCultura y podréis hacer la compra más saludable.
Pero, ¡no os olvidéis del carrito! Nosotras hemos ido sin él y ha sido terrible ir cargando con toda la compra por todos los stands. De hecho, desde aquí (que seguro que me leen ;D), les recomendaría a los responsables de esta feria, que no sería mala idea poner unas cestas con ruedas, como las de los supermercados, para todos aquellos que no llevamos con el carrito, porque no lo tenemos o porque se nos olvida.
Además se puede comer allí aunque había bastante gente y hemos tenido que hacer cola.
La entrada no es cara: 6 euros para adultos y 3 euros para niños de 6 a 12 años y para los del carnet joven, discapacitados y jubilados.
Nosotras hemos comprado un montón de cosas: una docena de huevos ecológicos, un queso fresco estupendo, hamburguesas vegetarianas, garbanzos, lentejas verdinas, panela, infusiones, amapola para añadir al yogur y jengibre con sésamo. Además mi amiga también ha comprado aceite de oliva, pan de abeja y uno de estos preparados de semillas raras para añadírselo a su zumo verde mañanero.


Lo mismo me paso el domingo otra vez, mientras los niños están en clase de golf porque he visto unos tomates increíbles y que tienen pinta de saber a tomate de verdad.
Lógicamente como os podréis imaginar, los precios no son realmente económicos. Tampoco es que sean excesivos pero, como todo en esta vida, todo depende de tu orden de prioridades. Yo, por ejemplo, prefiero pagar más caros los huevos y que sean ecológicos o camperos porque me chifla el huevo amarillo y con sabor. Y no esos huevos blanquecinos que no saben a nada.
Lo mejor es que vayáis a visitarlo y lo comprobéis vosotros mismos. Merece la pena de verdad. ¡Todo sea por reducir la chichota y comer comida que de verdad sepa a comida!

4 comentarios:

  1. Es difícil ya encontrar productos ecológicos si no es una feria de esas o bien yendo a la aldea, pero yo aquí no tengo aldea ni feria a si que.. lo tengo complicadillo, que envidia...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo en Asturias siempre que puedo, compro a los aldeanos. Sobre todo, los huevos. Y tenemos cerca una quesería a la que compro mantequilla. Son productos mejores que los que comemos en Madrid. Besotes Raquel.

      Eliminar
  2. Tomates con sabor a tomate, eso si que es un manjar.

    Disfruta mucho de todo lo que compres.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya te digo! Yo creo que es uno de los sabores que más echamos de menos: el tomate. Aunque también te diré que una crema de zanahorias hecha con zanahorias de verdad, de esas que me da la señora que me ayuda en Asturias y que ella cultiva en su huerto, es ¡indescriptible! Nada parecido a la crema de zanahoria que hago con las zanahorias del súper. Ainns... ¡Qué pena! Y ¡qué asco de comida que comemos! Besos Encarni.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.