miércoles, 11 de noviembre de 2015

"LA COLINA DE LAS VIUDAS DE KABUL"

Ese es el título de un artículo que se publicó el pasado 7 de noviembre en el periódico El Pais.

foto vía Farzana Wahidy de El País
Según leí el titular, me interesé por el resto de la noticia. ¿La conocéis?

Por todos es sabido que en Afganistán, las mujeres no tienen ningún tipo de derechos. Pertenecen al cabeza de familia, sea padre o marido, y de ellos es también no sólo su cuerpo sino su destino. Y el de sus numerosos hijos.

El caso es que, con tanta guerra y tanto horror que vive ese país desde siempre, existen muchísimas viudas que son, para esa sociedad, unas parias. No tienen derecho a ganarse la vida. No tienen derecho a alimentar a sus hijos. Son marginadas sociales si su familia no las acoge. Es terrible. Deben subsistir sin nada ni nadie que las ayude o las apoye. En la mayoría de los casos, ni sus propias familias.

Terrible. Terriblemente injusto. Desproporcionado. Sin sentido. Ridículo. Inhumano. 

Así podría seguir para intentar adjetivarlo sin conseguir uno que englobara el horror que me produce esta injusticia.

El caso es que, una de esas viudas, decidió que era mejor estar unidas. Por encima de las opiniones de los demás. Por encima de arcaicas reglas. Apoyarse las unas a las otras. Y comenzó a construir, de noche que de día las pegaban y no las dejaban, una casa en una colina de Kabul. Y, así comenzó todo. Hace 30 años. 

Ahora, no sólo vive ella en esa colina. Viven muchas junto a ella. Alrededor de mil. Y muchos niños. Y se ayudan las unas a las otras. Reciben clases. Las enseñan a leer y escribir y algo de matemáticas. Una mínima educación que nunca tuvieron derecho a recibir. Y ahora también, aprenden algunas un oficio, como costureras. 

Y yo, leo estas vidas y me parece vivir en una nube. Son de esas cosas que me dejan así como, sin palabras. ¿Cómo puede seguir ocurriendo algo semejante en pleno siglo XXI? Cuando se nos cae basura espacial encima de nuestras cabezas. Cuando tenemos en la mano la puerta al mundo entero a través de nuestro smartphone. Cuando se viaja al espacio. Cuando un bolso o un vestido de marca cuesta alrededor de mil euros... ¿Qué pensarían o pensarán estas mujeres cuando se enteren de eso? ¿De que en el mundo "civilizado" se paga por un bolso semejante cantidad de dinero? ¡Por un bolso! ¡Ellas que están acostumbradas a luchar por sus vidas y por las de sus hijos! Y cuando digo "luchar" no lo digo en el sentido metafórico... ¿Qué pensarán?

Y, ¿qué pensarán cuando vean, si es que lo ven, el desfile de Victoria Secret con esas pedazo de tipazos en bragas y sujetador contoneándose en una pasarela con alitas en sus espaldas? Ellas vestidas y tapadas de pies a cabeza...

Lo que más rabia me da es pensar en ellas, tan tapadas, mientras los que las tapan seguro que están babeando viendo a esos mismos "angelitos"...

En fin. Que estas pobres mujeres, estas pobres viudas, serán pobres pero de débiles nada. Y están enseñando al menos, el dedito pequeño del pie, a todos esos malas bestias que tienen por compañeros. Y están luchando por hacer valer sus derechos más básicos como son la educación y el de ganarse el pan con el sudor de su frente.

Su pan y el de sus hijos mientras sus "hombres", ¿qué hacen sus hombres? ¿Pelear? ¿Apalear? ¿Ajusticiar?  No tengo ni idea qué hacen esos hombres...

¿Qué hacen esos hombres? ¿Alguien me lo puede decir por favor?

3 comentarios:

  1. Hola Lola, yo también leí el reportaje y me dejó impresionada.¡Qué diferencias tan abismales hay en el mundo!!!. Es para pensar y mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si las diferencias fueran para bien pero, ¡unas tanto y otras tan poco! Porque no es que no tengan para comer, es que son lo peor de la sociedad. ¡Es alucinante! Besos Encarni.

      Eliminar
  2. Hola. para mí es irracional que ningún organismo internacional actúe en ese tipo de prácticas en las que se denigran los derechos fundamentales de las mujeres. Por lo menos estas viúdas desafían la tradición cultural y apuestan por crear su propio barrio en la capital afgana. No tienen derecho a elegir marido y cuando éste muere las repudian... es incomprensible!! Seguimos en contacto

    ResponderEliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.