viernes, 18 de diciembre de 2015

POR QUÉ SÍ ME DEPILO LAS PIERNAS.


Buscando información para escribiros el post de hoy y teniendo en cuenta que llevo sin escribir desde el pasado jueves, me he topado con este post. Probablemente, para muchos tendría más sentido el post que había pensado primero sobre mi sinsabores de la cena de Nochebuena donde siempre intento innovar y sorprender y sólo consigo, trabajar mucho y de nuevo, poco éxito. Sin embargo, este texto me ha llamado poderosamente la atención y no sólo por su título.
En el Huffingtong Post en su versión estadounidense, Kelsey Heeringa que se define a sí misma como “escritora, madre, esposa y cultureta”, definición que bien podría utilizarla para mí misma siendo positiva, escribió un post titulado “Loque descubrí cuando dejé de depilarme las piernas” y que podéis leer si pincháis sobre el mismo título.
En él viene a decirnos que, al dejar de depilarse las piernas, se sintió más libre y más auténtica sin tener que seguir los estrictos cánones de belleza marcados por la sociedad. E incluso, no sólo mejoró su autoestima si no que también, le ayudó a encontrar trabajos más “enriquecedores” y a dejar de comprar en tiendas con las que no estaba de acuerdo en sus prácticas comerciales.
Vamos, lo que viene siendo, un cambio de perspectiva en toda regla.
Y todo, por no quitarse los pelos.
Así que, yo, en mi deseo infinito por saber si lo estoy haciendo bien y por supuesto, intentando mejorar mi vida y la de mi familia, me he planteado la misma pregunta: “mira Lola que si el problema de que no te lea ni San Pito Pato es tu dichosa manía por acabar con todos los pelos de tu cuerpo.”
¡Tendría delito! ¡Venga a darle a la cera y al laser para que ahora, la solución sea parecer Chiwaka!
Pues, con todo y con eso y respetando las opciones y decisiones de cada uno, si para tener éxito en la vida necesito ir contra corriente, y si ir contra corriente significa no depilarme, prefiero ser borrega.
Para mi la depilación no es tanto una cuestión de estética como de higiene. Con pelo me siento sucia. Y no me gusta el pelo en las partes de mi cuerpo que no sirve para nada. Incluso, en las que sí sirve como es la cabeza, lo prefiero corto.
No entiendo estas rebeldías que promulgan dejarse o pelos en las piernas, o teñidos de rosa fosforito en las axilas.
Para ir contra corriente en esta sociedad, para ser rebelde hoy en día, es tan fácil como sonreír. Reírme de mí misma. Reciclar. No ver ningún coñazo de debate político de de a dos, ni de a cuatro ni de a “todos juntos”.  Negarme a enseñar las tetas o cualquier parte de mi cuerpo para conseguir que un hombre con poder atienda mis necesidades. Ni en un calendario. Ni en vivo ni en directo. Y encima, llamarme por ello feminista. Criar y educar yo misma a mis hijos. En igualdad. Respetando sus diferencias. Ser empática. No tirar papeles al suelo que Madrid está que da asco. Ayudar al prójimo. Escribir un blog donde “protesto” mucho. Dar las gracias y pedir las cosas por favor…
¡Es tan fácil ir contra corriente de esta sociedad fría y desalmada! Y tan innecesario tener que dejarse las piernas como Macario para rebelarte contra ella. O ¿no me digáis que no se os ocurren muchas más opciones mucho más higiénicas?

12 comentarios:

  1. Hola Lola !

    Yo tampoco comparto la opinión de que parecer un ewok sea liberador, ¡Qué tiene que ver el tocino como la velocidad !

    Como siempre me encantan tus post, y yo creo que te leemos muchas pero en silencio, porque muchas veces me gustaría comentar más pero me falta tiempo
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Inma! Ya se que estáis ahí. Os siento. ;D Besotes.

      Eliminar
  2. Ole, ole , Lola!! Te suscribo todooooo. Me la repanpinflan las feministas que insultan a un hombre por abrirles la puerta o invitarlas a cenar, las que se dejan bigote y lo que sea. Me revelo contra este tipo de feminista del mismo modo que contra el machismo:
    Cada cual que haga lo que quiera, que conste, pero yo prefiero sentirme guapa y femenina, y lo siento pero con pelos en las piernas ni de coña, o donde sea.
    También me revelo contra los no-políticos en los debates-insulto o en lo que sea.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Celia! Tanto el feminismo como el machismo, bajo mi punto de vista, son extremos y, los extremos nunca son buenos. Besotes grandes.

      Eliminar
  3. Hola. Ya se te echaba de menos... lo de dejar de depilarse es una tendencia que intentó ponerse de moda en América y por lo que leo en tu post consiguió algunas seguidoras. Soy una maniática del pelo y no soporto a la gente mal depilada porque considero que es una norma de higiene. Tienes razón que para ir contra corriente socialmente se me ocurren infinitas maneras y no tener que ir con mal aspecto. No soporto a la gente desaliñada...me provocan rechazo. seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Sin darte cuenta, la gente descuidada te produce rechazo porque piensas, si ella o él se cuidan así, ¿cómo cuidarán al resto? Besos grandes.

      Eliminar
  4. Aquí una san Pito Pato que te lee y opina igual jajajajajaja.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me parto! Me ha encantado lo de "aquí una San Pito Pato". A partir de ahora sois ¡mis sanpitopatos! ;D Besotes.

      Eliminar
  5. Yo te leo siempre, Lola. Y mira, también estaba de acuerdo en depilarme cuando lo tenía que hacer (esta bendita menopausia tiene muchas ventajas). Creo que hay que ser persona (y decente, como dice mi profesor Lledó). Con eso es más que suficiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jane! Tu profesor Lledó es muy sabio. Besotes grandes y feliz Navidad.

      Eliminar
  6. Pues qué quieres que te diga, que me parece una soberana tontería que una mujer para realizarse tenga que dejarse de depilar, pero bueno, como cada uno necesitamos unas cosas diferentes, lo de esta mujer me parece tonto, pero si a ella le fue bien, pues que lo disfrute.
    Y cómo tú dices, en un mundo alienado ir contra contra corriente está chupao y yo de momento sigo depilándome pero protestona.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y yo! Somos del Movimiento Protesta. Besotes Encarni.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.