sábado, 31 de enero de 2015

BELLAS MUJERES DE 40

¡Hoy el blog cumple cuatro años! ¡Gracias a todos por vuestra compañía!

Todos los años, en el aniversario del blog, he puesto una foto mía para celebrar el cumple pero, este año, no. Este año he decidido que la mejor forma de celebrar el cuarto cumpleaños de esta loca aventura, es agradecer, mostrando su imagen, a todas estas mujeres que sobrevuelan los cuarenta y que me acompañan en esta locura

No son todas las que están, ni están todas las que son. De hecho, durante los siguientes cuatro viernes publicaré las fotos de todas aquellas que queráis mandarme vuestra foto a la siguiente dirección de email: elmovimientomaruja@gmail.com

No hay que darle mayor transfondo ni se trata de ninguna reinvindicación. Se trata simplemente de mostrar nuestra cara, nuestra belleza de cuarenta, al mundo. Mostrar lo que somos, tal cual. Unos rostros bellos. Unas miradas profundas. Unas cabezas llenas de pensamientos, de ideas. Unos corazones llenos de sentimientos. Unas vidas llenas que se reflejan en rostros sinceros.

En estas primeras seis fotos, hay personas a las que quiero con locura. Porque son amigas mías. Y me apoyan y ¡me aguantan! También hay mujeres, grandes mujeres, amigas de mis amigas. Y por tanto, como decía aquella canción de nuestra época, "los amigos de mis amigos son mis amigos."

A todas, gracias de corazón.

Espero que os guste la idea y os animéis a enviar vuestra foto. Para mi será un placer y un honor, contar con ellas en este album de rostros bellos.








miércoles, 28 de enero de 2015

NUEVOS AIRES PARA "SOBREVOLANDO LOS 40"

Como podréis comprobar estoy modificando el diseño del blog. Actualizandole un poquito para que esté más bonito y os guste más. Espero. 

Así que, tendréis que perdonar por estos días que anda algo raro.

La nueva imagen es un regalo de cumpleaños ya que, el próximo sábado 31 de enero, el blog cumple ¡4 añazos! ¡Impresionante! ¡Y sigo con las mismas ganas y la misma ilusión que cuando empezé!

Probablemente tengo muchas áreas de mejora. Y seguramente, no todos los contenidos son de vuestro agrado y no todos tienen mucho que ver con las personas que entran en esta década. Es por esto que, este año, voy a intentar mejorar a este respecto y ser más específica y escribir, no sólo sobre viajes en pareja, viajes con los niños y planes por Madrid (que me encantan), también incluiré temas específicos para nuestra estupenda edad. Los cuarenta. Ese intermedio de la vida en el que todo el mundo se replantea su vida y la disfruta más intensamente pero con mayor serenidad.

No quiero daros más la matraca por hoy. Simplemente, disculpar el aspecto del blog y visitarle de nuevo el próximo sábado en el que celebraremos de la mejor manera posible, un nuevo año entre vosotros.

Gracias por estar ahí. Gracias por acompañarme. Gracias por los ánimos, las visitas y los comentarios.

Gracias por todo y miles de besos para todos.

lunes, 26 de enero de 2015

CUÁNDO DEJAS DE SER JOVEN


Hoy he recibido una de esas peticiones vía www.change.org bajo el título “Ya no eres joven, chato” que nos pedía firmar lo siguiente, mi petición exige a la Comunidad de Madrid la ampliación de validez para el abono joven hasta los 30 años.”
la Barbie madurita
Ahora, el abono Joven de transporte termina cuando cumples los 23 años y, esta persona se pregunta, si dejas de ser joven a los 23 años.
Ya le digo yo que no.
Que duda cabe que yo lo veo bajo otra perspectiva. Y que el Consorcio de Transporte madrileño tendrá que ponerle fin de alguna manera a ese abono Joven que tiene una tarifa reducida pero, coincido plenamente con Clara, que es la joven que ha creado la petición, en que con 23 años sigues siendo joven.
Ahora bien, ¿con 30 tacos sigues siendo joven para el abono transporte? Pues no se… Con treinta tacos yo ya estaba casada y tenía a mi primera hija. Probablemente, entre los 23 y los 30 existan los 28 en los que todavía se te puede seguir considerando joven para tu abono pero, de nuevo pregunto, ¿a los treinta? ¿No estaremos retrasando todavía un poco más la toma de decisiones? ¿No estaremos retrasando enormemente la aparición de la edad adulta?
Esto ha chocado con la noticia que aparecía hoy en televisión, en la sección de Deportes, en la que se hacían eco de que el “veterano” jugador de futbol, Morientes de 38 años, volvía a jugar al futbol en un equipo de Primera Regional.  Y se sorprendían, no sólo los comentaristas si no también el propio Morientes, por la edad “tan avanzada” para estar jugando a este deporte. ¡38 años! Pero claro, teniendo en cuenta que en frente tiene a chicos de 19…
¡Qué aleatorio es el tema de la edad! ¿verdad?
Yo me siento tan joven sobrevolando los cuarenta y para muchos soy una carrozona de cuidado. Sin embargo, no me siento así. Solamente algunas veces cuando me miro en el espejo me doy cuenta que los años no pasan en balde. Y que mi cuerpo no es el que era a los veinte. Que duda cabe. Pero mi mente se siente tan joven y tan en forma como cuando tenía la edad del abono Joven.
Creo realmente que el tema de la edad es realmente subjetivo. No solo por cómo te ven a ti los demás sino, por cómo te ves y te sientes tu misma. No se trata de disimular la edad vistiéndote como tu hija u operándote de tal manera que ni tu madre te reconozca.
Ser joven es una actitud ante la vida y, aunque esta sociedad se empeñe, sobre todo con las mujeres, en hacernos sentir mayores, conmigo no podrán.
Sí, tengo 43 años. Sí, seguramente he vivido la mitad de mi vida. Sí, ya tengo “alguna” arruguita y el pelo cano, cano. Sí, también tengo una hija tan alta como yo y con la que me cambio los zapatos. Pero no, no he terminado de vivir mi vida. Me quedan muchas cosas por hacer. Por vivir. Por las que pelear.  Tengo mucho tiempo todavía por delante para seguir dando la tabarra.
Y yo, cansina y guerrera soy un rato.

viernes, 23 de enero de 2015

LA PULSERA AMARILLA DE LOS REYES


Seguro que ya lo habéis leído en prensa pero quería comentarlo con vosotr@s. El pasado jueves 15 de enero, los Reyes tuvieron un acto de entrega de premios, como tantos que tienen a lo largo del año, con la única diferencia que durante esta entrega de premios Nacionales de Investigación, tuvieron a bien lucir la pulsera amarilla de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, comisión que defiende la conciliación de la vida familar y la laboral.
¿Cuál es el significado de las pulseras amarillas que lucen los Reyes?
vía "www.abc.es"
Y no puedo por más que estarles muy agradecida. Al fin, alguien público y con peso específico, se decide a mostrar su apoyo a este tema que ya sabéis me toca totalmente la moral y me hincha la vena. Porque todos se echan las manos a la cabeza cuando se percatan del descenso de la natalidad, pero a nadie le importa la razón de tal descenso que no es otra que la falta, total y absoluta, de un horario racional de trabajo que te permita desarrollarte profesional y personalmente a la vez sin tener que sacrificar una de las dos opciones.
Y siempre teniendo en cuenta que, el/la que decide apostar por su carrera profesional, lo que sacrifica son niños menores de edad que se crían con cuidadoras que son eso, cuidadoras y no educadoras, durante la semana y con el mimo de fin de semana justificado por el sentimiento de culpa de los padres ausentes. Sentimiento justificado con esa manida frase de “no importa la cantidad si no, la calidad” que tiene muchos adeptos y bajo mi punto de vista, muchos “peros”.
Pero a lo que voy, que no quiero entrar en batallas en las que nadie gana y todos perdemos, que les agradezco el apoyo y a ver si consiguen que alguien haga caso a esta comisión y por tanto, a la totalmente justificada razón de tal comisión como es, entre otras muchas cosas, “acabar con el presentismo y desarrollar la cultura de la eficiencia para llevar la productividad a nivel de la excelencia.”
Ahora sólo falta que nuestros queridos dirigentes, no sólo del gobierno si no también los directivos de las empresas, consigan abrir sus oidos y su mente para que esto cale, se den cuenta, se dejen de excusas vanales y se pongan manos a la obra para que conseguir que, mayoritariamente las mujeres, no tengamos que decidir entre vida personal y vida profesional. Que nadie nos haga elegir entre desarrollarnos profesionalmente y nuestros hijos.
A nadie nos gusta que nos den a elegir. En ninguno de los ámbitos de nuestra vida. Que te pongan entre la espada y la pared. Debe ser un derecho para el bien de todos, no sólo de los niños y las madres, que vivamos en una sociedad en la que nuestros hijos reciben amor y dedicación a partes iguales. Y que todos, en honor a la igualdad que también merecemos, podamos desarrollarnos sin tener que estar todo el día con sentimiento de culpa por no poder cuidar de nuestros hijos como deberíamos y, por no poder atender nuestro trabajo como nuestra profesionalidad nos dicta que debemos hacerlo.
Voy a ver dónde se compran las dichosas pulseras y compro unas cuantas para repartirlas a diestro y siniestro. No se si yo ya pillaré algo de este cambio, si es que llega. Más bien creo que no, pero no me da la gana de que mi hija tenga que elegir el día de mañana. Debemos evolucionar y mejorar.
Cambio de mentalidad, ¡ya! ¿No te parece?

miércoles, 21 de enero de 2015

EL MOVIMIENTO MARUJA VISITA EL MUSEO ABC


¡Aquí tenemos el primer Movimiento Maruja de 2015! ¡Qué nosotras somos así y no le tenemos miedo ni al frío ni a nada! ¿Quién dijo frio? ¿Quién dijo miedo? Así, tal cual, con los ojos llorosos del frío, sin prisa pero sin pausa pusimos rumbo andandito al Museo de ABC para disfrutar de ¡tres exposiciones!. Tal cual. Ni una, ni dos, ¡tres! Que ni le tenemos miedo al frío ni nos cansa la belleza. Porque eso es lo que vimos, belleza.
Pero empiezo como siempre, y no podía ser de otra manera, por el desayuno que disfrutamos, en compañía de nuestra querida alcaldesa y su séquito, en Olive c/Conde Duque, 24, justo en frente de la impresionante entrada del Centro Cultural Conde Duque. El desayuno estaba rico pero no más que otros. No me había informado previamente que preparan crepes. ¡Y tampoco nos lo dijeron! Cachis... Ahora, el sitio, aunque pequeñito, tiene mucho, mucho sabor. A mi me gustó. Y si vuelvo por la zona, repetiré seguro y probaré los crepes. 

Con la tripita ya llena y calentita y los ojos muy abiertos y receptivos, entramos en el Museo de ABC para disfrutar primero de la exposición “Madame Butterfly by Benjamin Lacombe”
Seguro que conocéis este cuento de este ilustrador que es un homenaje a esta ópera de Giacomo Puccini en el 110 aniversario de su estreno.
A mi me maravilla cada vez que lo veo. Esos dibujos tan preciosos. Con esas caritas tan delicadas y tan tristes… “Son ilustraciones llamativas y sugerentes que recrean la estética y cultura oriental” tal y como reza en el folleto. Además y para mayor gozo, existen las esculturas de estas muñecas esculpidas también por el ilustrados Lacombe y de las que saqué fotos para que podáis contemplarlas.


Sin saberlo, y aunque sólo fuimos para disfrutar de las ilustraciones de Lacombe, pudimos conocer y descubrir otras dos exposicones más que nos dejaron extasiadas.
Por un lado, la exposición de José Luis Serzo, “Ensayos para una gran obra” y por otro, una ya terminada pero todavía expuesta, “Sky Line by” en la que pudimos disfrutar con los dibujos sobre Madrid de muchos ilustradores. ¡No había uno feo! ¡Todos los hubiera colgado en mi casa! Bien orgullosa como buena madrileña que soy de esos dibujos tan bonitos de mi ciudad. Para muestra un botón…
En cuanto a la obra de José Luis Serzo, del que no conocía nada hasta ese momento, también me resulto interesante. Nada que ver con el colorido de Lacombe. Son dibujos en blanco y negro pero con una calidad, con un nivel de detalle y con una originalidad tremendos. Eran a la vez pelín tenebrosos pero con un aire angelical. Como de cuento antiguo… Me entenderéis cuando observéis esta mala foto de su obra…
Siempre que salgo de estos museos pienso lo mismo: ¡cuánta creatividad! ¡Qué gusto! ¡Y qué arte! ¡Y cómo me gustaría saber dibujar! Siempre voy rumiendo lo mismo. Entre la envidia sana y la admiración. Y el otro día no podía ser diferente cuando, para más inri, al cruzar miro al suelo y me encuentro una de esas frases que alguien tuvo a bien pintar en los pasos decebra de algunas calles de Madrid. Y se me ponen los dientes todavía más largos de envidia por reconocer, no sólo la creatividad de la frase, sino también, de aquel al que se le ocurrió pintarlas en las calles para hacernos disfrutar y sonreir a los viandantes. 
¡Qué cabezas tan bien amuebladas! ¡Qué gustazo!

lunes, 19 de enero de 2015

MUM&TEEN, ¡NUEVO BLOG!

www.mumandteen.blogspot.com



¡Hoy estoy de enhorabuena! Hoy estamos de celebración. Hoy nace un nuevo blog dirigido a todos aquellos padres y madres que cuentan entre su prole con algún adolescente

Escrito por dos madres sufridoras de hijos adolescentes, Teresa y yo, os contaremos todas nuestras vicisitudes y os pondremos al día de todo aquello que es vital para ellos y que, por tanto, es importantísimo también para todos nosotros conocer.

Además, también juega una pieza clave el desahogo. Saber que no estamos solos en esa tarea. Saber que existe un lugar al que acudir para meter el grito cual Tarzán que te apetece o el lugar al que acudir para desconectar de la olla a presión que es tu cabeza escuchando a tu adolescente.

Por supuesto, continuaré pegándoos la brasa con Sobrevolando los Cuarenta. ¡Eso ni lo dudéis! Pero ahora tendréis un lugar más donde leer mis correrías maternales. 

Espero que os guste. Y que lo disfrutéis. Está escrito (y hecho) con todo el cariño y la ilusión del mundo.

viernes, 16 de enero de 2015

VIERNES DE RECOMENDACIONES

Hacía tiempo que no compartía con vosotros ninguna recomendación musical adolescente y creo que ésta es una buena oportunidad porque realmente la canción merece la pena. A mi me encanta y me la pongo en el coche una y otra vez. Se titula "Thinking Out Loud" y la canta, un desconocido para mí, Ed Sheeran.

Por otro lado, es una canción para bailar con alguien a quien quieres o aprecias. Por mi parte, lo he intentado con mi marido (a quien aprecio mucho ;D) en el pasillo de casa y, aunque acabamos la canción y fue un baile muy bonito y romántico (con los niños con los ojos tapados y avergonzados), tengo que reconocer que el baile no es una de las virtudes de mi marido. Vamos, ¡que no movió ni los pies! Todavía menos que lo que hace el cantante en el vídeo y mira que el muchacho, se mueve poco.

Ahora, que nadie se confunda que yo no bailo tampoco como la chica y mucho menos con ese modelito y descalza como Remedios Amaya. Donde estén unos buenos tacones y un buen modelito que se quiten los pies descalzos y la lencería. Que mira que me gusta el vídeo y la canción pero me he pasado todo el rato sufriendo y pensado cuándo se le iba a salir el pecho como a Sabrina con tanto movimiento...

Así que, con todo y con ésto, pregunto, así, al aire, ¿alguien baila conmigo en modo tranquilito y relajado?


Por otro lado, voy a NO recomendaros el último libro que me he leído, "Los últimos días de nuestros padres" de Joël Dicker

Portada de Los últimos días de nuestros padres
Compré el libro porque este verano, tal y como ya os conté en este post, me leí "La verdad sobre el caso Harry Quebert" y me encantó. 

Esta novela, "Los últimos días de nuestros padres" es anterior a su aclamado libro "La verdad sobre el caso Harry Quebert" y se nota. No es que te aburras o que no te la puedas acabar, es simplemente que ocurre muy poco durante todo el libro y todo lo poco que ocurre es bastante predecible. Es una novela insípida que no os recomiendo.

Así que, habrá que esperar a la siguiente novela para saber si merece recomendación o no. 

Lo que sí estoy segura que os va a gustar es la canción, ¿a qué sí?

miércoles, 14 de enero de 2015

FIN DE SEMANA EN BARCELONA ¡SIN NIÑOS! - ÚLTIMA PARTE


Y ¡llegó el domingo! Tras desayunar tranquilamente nos pusimos en marcha para visitar la Casa Batlló, obra también del magistral arquitecto Antonio Gaudí y que está situada en el Paseo de Gracia, 43. Cerquita de dónde nos hospedábamos.
Al salir descubrimos en la Plaza de Cataluña, un mercadillo de antiguedades pequeñito pero muy completo y bonito, y allí perdimos un rato de la mañana. A mi me pierde un mercadillo y si es de antiguedades, ¡mucho más! Había de todo: vajillas, cubertería, gafas, máquinas de fotos, libros, joyas… Una preciosidad en la que me hubiera gustado perder más tiempo pero, los horarios mandan por desgracia, y teníamos ya compradas las entradas para la visita a la Casa.
Llegamos a la Casa Batlló, con un horario específico de visitas por grupos, y con audioguías. La verdad es que, haciendo un inciso, comprendo que es más barato el tema de los auriculares que pagar a un guía pero, para mi gusto, es mucho mejor la opción de guía. Acabas hasta el moñete de aguantar el rollo y el cacharro y es mucho más agradable escuchar a una persona en vivo y en directo. ¡Sin comparación!
Total, que comienzas la visita y realmente flipas con la casa, obra de arte modernista. Empezando por su impresionante fachada. Siguiendo por el portal hasta la planta noble en la que vivía la familia Batlló, subiendo hacia los trasteros y lavaderos por un increible patio de luces con esos azulejos tan impresionantes para rematar en una azotea espectacular con unas chimeneas alucinantes que conforman el espinazo del dragon que corona la casa. Todo, hasta las manivelas de las puertas, están diseñadas por Guadí que, desde luego, fue un precursor en todo lo que se refiere a ergonomía. Y que diseñó también el tipo de letras de cada una de las puertas y ¡todo un abecedario! 
Además, está habitada en algunos de sus apartamentos. Cosa que yo personalmente, desconocía. ¡Menuda suerte debe ser poder vivir en una casa como esa! O no. Lo mismo los inquilinos están hartos de aguantar las oleadas de turistas que, por supuesto, invaden sus escaleras y todo su entorno. ¡Quién sabe!
Pero vamos que, sea como sea, la casa es preciosa.
Es, sin duda, una casa mágica diferente a todo lo que hayas podido ver.
Y para resaltar todavía más esa magia, os invito a que veáis este video conmemorativo sobre la fachada de la casa. No se a vosotros, pero a mi me dejó con la boca abierta. Es un pelín largo pero ya sabéis, cada cual que lo pare cuando quiera que para eso está el "stop". ;D. Disfrutarlo.

Y así se acabó nuestro viaje de fin de semana. Ahora estamos buscando destino para el siguiente que esperamos sea un pelín más largo (¡por lo menos de cuatro días!) Asi que, si alguien quiere sugerirnos alguno, ¡estamos abiertos a todos! El caso es ¡viajar!
Y luego daros el coñazo contándooslo...

lunes, 12 de enero de 2015

FIN DE SEMANA EN BARCELONA ¡SIN NIÑOS! - PRIMERA PARTE


Y ¡qué mejor manera de empezar el año que contándoos una escapadita de fin de semana a Barcelona!
¡Qué placer! A mi estos fines de semana de parejita sin niños, ¡me dan la vida! Ahora que, a los cinco minutos de volver, ya se te ha olvidado todo. Ya está el pavo gritando, el mediano y su medio pavo protestando y el pequeño, dando la tabarra. Vamos, lo normal del día a día.
Pero, durante tres benditos días, de lo único que me preocupé fue, ¡de nada! Dejé la mente en blanco receptiva a todas las cosas bonitas que vimos y comimos. Sólo eso, sin más.
El viaje comenzó el viernes tempranito porque yo tenía un curso allí durante todo el día. Mi marido tenía trabajo y nos reunimos de nuevo a las seis de la tarde para descansar un ratito en el céntrico hotel que habíamos elegido, el Hesperia Ramblas que, como su nombre indica, está en Las Ramblas al ladito del Mercado de la Boquería.
El hotel no es que fuera la pera pero es funcional, barato y sobre todo, céntrico. Justo lo que nosotros necesitamos y buscábamos. Sobre todo porque vamos a todos lados dándole zapatilla. Ni autobuses ni metro ¡ni nada! A todos lados andando.
Esa noche del viernes cenamos en el restaurante Paco Meralgo, un sitio buenísimo y súper recomendable con unos camareros encantadores y una tortilla de alcachofas (¡qué me chiflan!) y unas croquetas Obama espectaculares. Además la noche fue magnífica porque nos reencontramos con una vieja amiga y su marido. Una ceutí con todo su acento y todo su arte que lleva viviendo quince años en Barcelona, con marido y dos hijas catalanas y que no ha perdido ni un poquito de su acento ni de su chispa. ¡Ay, miarma, cuánto te quiero y lo bien que lo paso contigo!
Fue una noche diez que además rematé con un mojito que me encanta. Vamos, que me fui a la camita feliz y contenta habiendo disfrutado de una noche redonda.
A la mañana siguiente y con pelín de resaca por culpa de haber perdido la costumbre de beber, nos levantamos tempranito y ya sin los tacones, nos lanzamos a conocer Barcelona.
Y empezamos por el lugar preferido de mi marido, La Sagrada Familia. Allí pasamos alrededor de tres horas porque hicimos la visita guiada y además, subimos a una de las torres. Mi marido es un apasionado de Antonio Gaudí y disfrutó muchísimo. A mi, particularmente, también me gusta pero no tanto como a él.
Ciertamente es una obra espectacular y distinta a todo lo que se conoce. Yo desde luego, recomiendo la visita guiada porque te explican muy bien todos los intríngulis de la Basílica y la forma de trabajar del arquitecto Gaudí. De hecho, la réplica de la maqueta que realizó Gaudí con cuerdas y pesos es increíble. Te ayuda a entender perfectamente los arcos catenarios y cómo diseño la Sagrada Familia. Una maravilla. 
De allí y después de haber disfrutado mucho con esta visita, nos fuimos andando hasta el Barrio del Born donde comimos. Tuvimos una suerte enorme porque no conocíamos ningún sitio y fuimos a dar con uno de tapeo súper recomendado en Trip Advisor y ¡encima fuimos los últimos en entrar! Se nos hizo tarde y casi llegamos con la cocina cerrada.
El caso es que el sitio aunque muy pequeño es realmente recomendable también. Se llama, Tapeo y tanto si vais a Barcelona como turistas como si sois de allí, merece una visita para disfrutar de sus exquisitas tapas.
De allí salimos y nos fuimos a disfrutar del mar Mediterráneo en la Barceloneta. Fue un rato muy agradable que aprovechamos para descansar también y dejar la menta en blanco mientras mirábamos el mar. ¡Qué bonito es el mar! Para mí, es lo único que le falta a Madrid. Yo, con una playita cerca, sería feliz, feliz. Pero, ¡qué se le va a hacer! ¡No se puede tener todo!
Y seguimos caminito. Volvimos a meternos por el barrio del Born y sin quererlo y sin saber que era ella, llegamos a la “Catedral del Mar”. No se si os habéis leído el libro “La Catedral del Mar” de Ildefonso Falcones. Yo sí y os lo recomiendo. “La Catedral del Mar” existe y no es otra que la Basílica de Santa María del Mar. A mi me impresionó su interior muchísimo. Me pareció impactante. Muy, muy bonita. Muy sobria. De altísimas columnas. El mejor ejemplo del Gótico.
Y, como no, también visitamos la Catedral de Barcelona. Aunque no entramos dentro de la Catedral sí lo hicimos en su claustro. Nosotros y chorrocientas mil personas más porque ese día era Santa Lucía y allí habíamos muchísimas personas poniéndole velas a la Santa en la capilla que tiene en dicho claustro. Aunque un poco agobiante, ver tantas velas juntas convirtió el sitio en un lugar mágico y que nos encantó disfrutar. Además, allí se encuentra también una fuente en la que aparece Sant Jordi matando al dragón y trece ocas que viven en el estanque que existe dentro del claustro en recuerdo de los trece años que tenía Santa Eulalia cuando fue martirizada.
Como ya era época pre-navideña, pudimos disfrutar también del Mercado de Santa Lucía que es como el mercado navideño de la Plaza Mayor de Madrid. Estaba a tope de gente y nos dimos una pequeña vuelta pero no nos entretuvimos mucho más.
Un poco cansados de estar todo el día caminando, volvimos al hotel para descansar un poco antes de la cena. El restaurante elegido para cenar fue la Cervecería Catalana. También de tapas, también hasta la bandera y también riquísimo todo.
La verdad es que, en cualquier ciudad, pueblo, aldea de España, en cualquiera, se come estupendamente. Más contundente, menos contundente pero todo rico, rico, riquísimo.
Como os podréis imaginar, cogimos la cama con unas ganas tremendas. Menuda paliza de día y ¡todavía nos queda medio día del domingo! Que mejor os lo cuento en el post del miércoles porque este ya es demasiado largo. Pero, ¡no os lo perdáis que os voy a enseñar la Casa Batlló!

miércoles, 7 de enero de 2015

¡FIN DE FIESTA!


¡Menos mal! No veía el momento de que ya terminara todo. Cojo las vacaciones con muchas ganas porque la rutina también cansa y la Navidad me gusta mucho pero, realmente, cuando llegue el día de hoy, el 7 de enero, me da un gusturrín tremendo pensar que los niños ya mañana van al cole y yo voy a volver a tener tiempo para mí. Y eso que mi marido todavía tiene jueves y viernes de vacaciones… pero agradeceremos también poder dedicarnos un poco de tiempo sin las peleas de los churumbeles y sus gritos.
Siento no haber escrito durante todo este tiempo pero, no me veo capacitada ni física ni mentalmente para hacerlo todo.  ¡Tantas cosas que hacer, visitar, preparar, comprar, limpiar, organizar! ¡Y eso que me han faltado dos cosas de mi plan de visitas! No hemos ido, todavía, a ver al Palacio Real el cuadro de la Familia de Juan Carlos I y tampoco, nos ha dado tiempo a visitar la exposición de Hernán Cortes. Pero, iremos en breve, seguro.
Han sido unas Navidades bonitas. Como todas. Llenas de familia, comida, juguetes, caminatas, visitas al centro de Madrid, cine, luces… ¡Lo típico de la Navidad!
Y por cierto, que soy un desastre y se me olvida, ¡feliz año para tod@s! Espero que en este 2015 que comienza malamente, teniendo en cuenta lo que ha pasado hoy en París, se cumplan todos nuestros sueños o, para ser más realistas, se cumplan algunos de nuestros propósitos. Como ya sabéis, este año tengo muchos y estoy dispuesta (y empeñada) a cumplirlos todos.
El comienzo de año lo impuso un Papa en 1583
mi querida Mafalda by Quino

De momento, y para retomar la vida sana, mañana ya empezaremos de nuevo con el vasito de agua caliente con limón mañanero que me da un asquito tremendo pero que seguro me ayudará a desengrasarme después del momento turrón de Jijona (más comilonas varias) que, gracias a Dios, hemos acabado ya hoy.
Así que, de nuevo en marcha y con buen ánimo. Y que no nos falte el buen ánimo. La sonrisa. El positivismo. La empatía. Las ganas de vivir.
Desde aquí, desde este mi pequeño mundo, os deseo lo mejor y espero que sigáis acompañándome en ésta y en otras aventuras a las que seguro me apuntaré.
Preparados, listos, ¡ya! ¡Que comience un nuevo año con miles de aventuras! ¡Sobrevuela los cuarenta conmigo y disfruta de la vista de verlo todo desde arriba!