viernes, 29 de mayo de 2015

LAS ENTREVISTAS DE SOBREVOLANDO LOS CUARENTA

¡Una nueva sección! ¡A la rica y nueva sección! ¡Qué estamos que lo tiramos! ¡Fresquita! ¡Fresquita!

Las Entrevistas de Sobrevolando los Cuarenta a mujeres y hombres que cuentan con un cuatro como primer número de su cumpleaños y que merecen ser escuchados por una u otra razón. 

Y tiene a bien inaugurar esta estupenda sección una cuarentañera de pro, querida amiga, de la que siempre aprendo cosas, a la que recurro cuando no se alguna palabra en francés, o a la que llamamos todas cuando queremos o necesitamos algún consejo de moda. Amiga a la que quiero muchísimo. Es un orgullo presentaros a Carla Aguilar, ahora Directora de Moda de Vanity Fair y durante mucho tiempo estilista renombrada de la revista Telva.

Estas son las preguntas que ha tenido a bien contestar:

1. ¿Cómo crees que debería vestir una mujer que sobrevuele los cuarenta?
Es importante saber adecuarse a la edad de cada una.  Efectivamente, a los 40 no debes ir vestida igual que a los 20 pero seguramente, sí que podras utilizar prendas que puede usar una mujer de 20.  Todo depende del estilo de vida que lleves, del cuerpo que tengas, de cómo te encuentres fisicamente...., etc. No me gusta generalizar. El hecho de que hayas cumplido 40 no quiere decir que ya no puedas ir vestida de una manera divertida, sexy y/o juvenil.
Mi truco es no enseñar demasiado. Si llevas escote, lleva manga larga; si enseñas pierna, no lleves escote.

2. ¿Cual es la prenda que nunca debería ponerse  y cual la que nunca debe faltar en nuestro armario?
Yo nunca digo a nada que no. Como he dicho antes, no me gusta generalizar.  Lo que hace falta es analizar cada cuerpo. A gente que le queda bien una minifalda a lo mejor, no le sienta bien un pantalón campana.  Cada cual tiene que estudiar su fisonomia y defender la ropa que lleve.
Yo, por ejemplo, nunca me pondría un triquini pero en mi armario nunca faltan unos buenos tacones, un blazer, unos vaqueros y un vestido de coctel.

3. ¿Cuál es el estilo para este verano?
Este verano sin duda, la tendencia que está más de moda son los años 70 en todas sus variantes. Tanto en su lado más hippy, como bohemio o disco, ¡incluso chic!  Caftanes, pantalones campana, smoking, sandalias romanas, blusas de algodon etc...

4. ¿Cómo podemos disimular imperfecciones corporales propias de la edad como la tripa o el ensanchamiento de caderas?
Para disimular la tripa hay que vestirse sin ceñir demasiado la ropa al cuerpo. Se pueden usar vestidos drapeados, blusas un poco amplias etc.. 
Una prenda infalible para mi es el blazer que tapa cartucheras, disimula tripa, arma espalda y arregla cualquier look.  Unos buenos tacones ayudan mucho a estilizar la figura. Y una buena faja tambien jjjjjjj

5. ¿Puede la ropa quitarnos kilos? ¿Y años?
Lo que nos pone y quita años no es tanto la ropa sino, cómo la lleves o cómo estés tú en conjunto.  No cabe duda de que una mujer de 40 se tiene que cuidar. Cuanto más cuidada estes, más joven te vas a ver.  No hablo de operaciones ni pinchazos.  Hablo de un buen corte de pelo, una melena cuidada, unas manos hechas,  piel hidratada, y tonificada etc...
En cuanto a ropa se refiere, mi recomendación es hacerse poco a poco un buen fondo de armario.  Espera, si quieres, a las rebajas y aprovecha para comprarte una buena camisa blanca o un buen vestido o pantalón que te siente de lujo.  Todas esas piezas, aunque a priori, te parezcan más caras, las vas a amortizar tanto que al final te salen baratas. Las puedes combinar con prendas low cost y parecerá que vas vestida  como una estrella.  Eso te hará sentirte tan segura que parecera que tienes 10 años menos, ¡¡¡seguro!!!

6. ¿Nos das algunos ejemplos de personajes que para tí son "modelos de mujer cuarentañera cañón?
Todas las actrices famosas tipo Angelina Jolie , Jennifer Aniston, Gwyneth Paltrow,..... todas tienen mas de 40. Españolas, Nieves Alvarez, Mar Flores, Maribel Verdú... En verdad, son todas las que tienen 40 las que estan mejor.



¿Qué os ha parecido la entrevista con Carla? ¿Os ha servido? ¿Os gusta esta nueva sección de entrevistas?

miércoles, 27 de mayo de 2015

¡HORROR! ¡ESTAMOS DE OBRAS!

Y no de obras en el blog, no. De obras, ¡en casa! Cambiando los cuartos de baño que hacía más falta que un cocido.


Pero, ¡qué horror! No se como hay a tanta gente que le gusta más una obra que comer con los dedos. 

Seguro que luego todo quedará precioso pero, hasta ese momento, estamos de polvo hasta las cejas. Durmiendo con la ventana abierta de par en par para no tragar todo ese polvo en suspensión que se queda en el ambiente y que no se va ¡ni a tiros!

Anoche, al ducharse el niño, nos dimos cuenta que el agua caliente no funcionaba. Era la caldera que había perdido presión. Al darla de nuevo, no subía ni para atrás. Hasta que mi marido, muy perspicaz, me dice: "ve al cuarto de baño y mira si está saliendo agua". ¡Qué gritos! Los niños como locos. El que estaba en la ducha, salió el pobre desnudo y lleno de jabón corriendo por la casa del susto y yo, seguía pegando gritos. "¡Para, para! ¡Qué el baño está inundado!"

Habían quitado la calefacción y como las llaves están pasadas, no cerraban bien y salía agua a borbotones. Menos mal que mi marido es muy manitas, volvió a poner la calefacción y ya pudimos seguir con el momento duchas. Y así vamos a estar tres semanas. ¡Qué largas se nos van a hacer!

Esto para terminar bien el curso. Si ya la paciencia, a estas alturas de curso, está ya más que chamuscada nada como una obra para dejarla frita, frita. E inexistente.

Y ¡mira que me gustan esos programas de Divinity en los que arreglan casas y luego se las quedan o las venden! ¡Qué idílico todo cuando no lo vives en vivo y en directo!

No veo el momento en el que todo ésto acabe y los baños estén arreglados para que podamos seguir con nuestras vidas. Y salir a disfrutar del buen tiempo y de mis correrías por Madrid. Que ahora hay mucho que ver y muchos sitios que visitar y muchas calles por andar. Os doy unas cuantas ideas:

La Feria del Libro de Madrid que este año se celebrará del 29 de mayo al 14 de junio.Y a la que espero que asista Vegetta 777 para que le pueda firmar el dichoso libro al niño.

PhotoEspaña 2015 que abrirá sus puerta el próximo 3 de junio hasta el 30 de agosto.

Día Internacional para tejer en público que tendrá lugar el próximo 13 de junio en el Monumento a Alfonso XII en el Parque de El Retiro.

Diez Picassos del Kunstmuseum de Basilea en el Museo del Prado hasta el 13 de septiembre.

Y por supuesto, todas las obras de teatro, mercadillos varios, lugares chulos, restaurantes increíbles y muchas cosas más que estoy deseando visitar cuando acabe el reclutamiento obligatorio y auto impuesto por las dichosas obras. ¡Quién me mandaría!


lunes, 25 de mayo de 2015

DE RESACA.


De resaca de todo. De la boda que tuve este fin de semana. De las elecciones. De Eurovisión. 
 
En la boda lo pasé bomba. Era de una íntima amiga. De esas personas que conoces desde que naciste o más bien, nació porque es menor que yo. Una boda feliz. Con unos novios, ya marido y mujer, que fueron lo mejor de toda la boda. De esas parejas que sabes que se quieren con locura nada más mirarse. Parejas bonitas. Una boda a la que no vas por compromiso. Vas porque quieres y con gusto. Y la disfrutas. Y los tacones te duelen pero no de la misma manera porque sarna con gusto no pica. De esas bodas que recordarás siempre.
De resaca de las elecciones porque me aburren soberanamente. No se quién se quedará de alcaldesa una vez se hayan cambiando las estampitas y hayan jugado con nuestros votos y nuestros deseos. Los de esos que tanto nombran durante las campañas y a los que tampoco caso hacen una vez que ya hemos votado. Ahora me pregunto yo ¿conseguiremos tener ya Madrid limpio? ¿O tapado los múltiples socavones que, cual varicela, inundan las carreteras de Madrid? O todo quedará en agua de borrajas y sólo se preocuparán de aquello que les gusta o les de más fama y prestigio frente al resto de sus compañeros. De esa casta de la que no quieren formar parte pero a la que todos, de una manera u otra, pertencen. Me temo que, al final, los ciudadanos, esos con los que se llenan la boca, seguiremos aguantando al socavón y la basura de la gente guarra que también la hay.
Y de Eurovisión, ¡qué decir! Además de confesar que no la ví. Que la canción tampoco es que fuera la pera limonera pero tampoco como para que quedara como ha quedado ¿no? Cierto es que el sueco está bueno pero, Edurne, tampoco está nada mal y canta bien. Me da a mi que ésto es más de los mismo, política y más política. ¡Qué asquito!
Así que tengo resaca de todo. Y según dicen, la resaca no es igual a los veinte que sobrevolando los cuarenta. A nuestra edad, nos cuesta mucho más pasarla. Y admitir que ya no podemos beber tanto como cuando teníamos unos pocos menos de años. Ni tenemos estómago para tragar tanta chorrada. Nuestros estómagos están ya algo sensibles y tragar carros y carretas, nos cuesta más que antes.
Así que, hoy no tengo ganas más que de tumbarme y ver alguno de esos rollos que echan en la tele. Pero, ¡nada más lejos de la realidad! Porque, a diferencia de cuando teníamos veinte, ni nuestro cuerpo es igual ni tampoco nuestras obligaciones. Y ahora, no tenemos ni tiempo ni derecho de tener resaca. Ahora hay que estar al tajo a cada segundo. Y si estás cansada, te jorobas. Y si tienes ganas de dormir y rascarte la barriga, te jorobas. Y si sólo quieres pensar en las musarañas y mirarte el ombligo, ¡te jorobas otra vez!
Y yo, sólo quiero volver a los veinte, para que el vestido me quepa como antes, el alcohol me siente igual de regular, mis obligaciones sean tendientes a cero y perfectamente retrasables y mi mente cuarentañera, no me recuerdo que, ¡tengo que salir corriendo a recoger a los niños! ¡Me cago en los cuarenta!

miércoles, 20 de mayo de 2015

ESA MOCHILA QUE PESA TANTO.


Y, no me refiero a las mochilas de los niños que van llenas de libros y que acarrean sobre sus hombros como una dura condena, incluso cuando ya no tienen libros y sólo usan el Ipad.
Me refiero a esa mochila que todos, o casi todos, según nuestro carácter, decidimos cargar sobre nuestras espaldas. Esa que llenamos con penas, remordimientos, inseguridades, cosas que no hicimos y quisimos… Esa mochila pesa muchísimo y más, cuando las espaldas que la cargan son las de un niño. Uno de tan sólo once años.
Ayer, el mediano suspendió un examen de matemáticas. Un control. Lo había estudiado y se lo sabía pero, no entendió bien el enunciado y se equivocó en algún cálculo.
Estaba muy disgustado. No sólo por haber suspendido sino también porque, según él, “nos había decepcionado”
“¡Madre mía!”, pensé yo.
“Por suspender un examen no nos decepcionas”, le dije.
Y pensé para mis adentros, “este niño va a sufrir mucho en la vida como todo se lo tome de esa manera.”
Así que, le dije: “lo que tienes que hacer es desahogarte ahora sí quieres pero, luego, coger fuerzas y carrerilla y, con mucho espíritu y sobre todo, creyendo mucho en ti, ir a por todas y aprobar la recuperación con un diez.”
Con todo y con eso, cuando llegamos a casa, me dijo: “Quítame el móvil. Castígame.”
Pero, ¡nada más lejos de lo que pensaba hacer!, le contesté: “Ya te estás castigando tú suficientemente. Ahora, siéntate, estudia y ¡a por todas!”
 felicidad-viajar-mensajes positivos
Por un lado, me alegra saber que tengo un hijo tan responsable y tan preocupado por sus estudios. Pero, por otro lado, me entristece reconocer lo mucho que va a sufrir en la vida como siga tomándose todo tan en serio y tan a pecho. Pero, es innato en su carácter. Y eso, es muy dificil de corregir.
Yo, intentaré con todos mis fuerzas, mitigarle el dolor con miles de besos y abrazos pero, sobre todo, quiero hacerle comprender que el dolor, no sirve para nada. Que hay que aprender de los errores, corregirlos y ¡pa’lante! Pero sufriendo lo único que consigues es ser infeliz. No se consigue nada más. Fustigarse no sirve para nada.
Es cierto que todos llevamos dentro un pequeño masoca que no nos deja ver en algunos momentos y que nos ayuda a regodearnos en el dolor. Pero para eso está una madre, un padre, un amigo, un marido, una esposa, una amiga, un hermano… siempre hay alguién que puede ayudarte y decirte: Abre los ojos. No sufras. Corrige. Mejora. Ve a por todas. No vuelva a darte con la misma piedra. Pero para atrás, ¡ni para coger carrerilla!.

lunes, 18 de mayo de 2015

EXPOSICIÓN "DISEÑANDO 007" PARA UN DÍA DE FIESTA EN MADRID


La han anunciado muchísimo en Madrid. Desde hacía bastante tiempo. De hecho, yo tenía el recorte del periódico donde se anunciaba, desde el 3 de marzo y la han inaugurado, el 8 de mayo. ¡Total nada! Lo guardé porque mi marido es un gran fan de las películas de 007 y estaba segura de que le gustaría. Así que, el sábado por la mañana nos pusimos en marcha con los niños para disfrutar de esta exposición con la que, además,  se celebran los 50 años de James Bond.
Está expuesta en el Centro Cultural Fernán Gómez de la Plaza de Colón, 4. Estará hasta el próximo 30 de agosto de lunes a domingo de diez de la mañana a nueve de la noche. Y tiene, como principal handicap, el precio. Es una exposición cara.
Los adultos pagan 15€, la tarifa reducida es de 11€ y existe un pack familiar de 2 adultos + 2 nños por 30€. Vamos que pagamos, 39€ porque, al ser San Isidro, la tarifa reducida pasó de 11 a 9€. ¡39€ eurazos! Por una exposición que no está mal. Que está bien pero, 39€ son muchos euros, bajo mi modesto punto de vista.
No pude hacer fotos de la mayoría de las cosas para que vieráis lo que se muestra pero, desde uno de los coches del emblemático espía interpretado por seis espléndidos actores ingleses, pasando por todos los artilugios que le preparaba Q y por los magníficos vestidos que lucían sus amantes y co-protagonistas sin olvidar, por supuesto, una detallada presentación de todos sus villanos entre los que figuran Javier Bardem y Madonna que no sabía, ignorante de mí, que había sido una villana de James Bond.



Pasamos una mañana agradable, en un día soleado en Madrid, que rematamos con una buenísima tarta de chocolate en Dray Martina.
Me encanta esta zona de Las Salesas. Están abriendo sitios chulísimos. De hecho, el pasado miércoles comí en Olivia Te Cuida con una amiga. Es un lugar especial. Uno de esos sitios con estilo, comida sana, ecológica y rica, en el que compartes mesa cual salón de tu casa con todo aquel que entra y se sienta a la mesa contigo. Un local pequeñito que merece la pena conocer y que hace que me guste, aun más si cabe, toda esta zona de Madrid. De hecho, está apuntado como uno de esos sitios especiales que se merece un desayuno en un Movimiento Maruja.
Bodegón de las tarta y bizcochos de Olivia Te Cuida.
Así que, si os apetece celebrar el cincuenta cumpleaños del espía más conocido del planeta, podéis animaros a visitar la exposición y luego apagar las velas en el Dray Martina con una de sus espléndidas tartas o con un plato de comida ecológica del Olivia Te Cuida. ¡Según os plazca!

jueves, 14 de mayo de 2015

UN POQUITO DE VICIO...


Del vicio de comprar zapatos…
Como buena hija de alicantino, me tira mucho el Mar Mediterráneo, los fuegos artificiales y por supuesto, los zapatos.
Me gustan con locura. Prefiero llevar un modelito normal y corriente, sencillo, de un solo color para poder lucir unos zapatos espléndidos. Caros o baratos. De Zara o Louboutin, me da igual. Me gustan todos los zapatos.
Así que, hoy, mientras pensaba en una cena que tengo con amigas y, en qué me iba a poner, he decidido echarle un vistazo a la Red para disfrutar y babear y, éstos son los que más me han gustado. ¿Qué os parecen?
de Manolo Blahnik

de Christian Louboutin

de Zara

de Pretty Bailarinas
Y, para mí, los más bonitos, en todas sus versiones y colores, aunque también, los más vistos...
 
de Valentino

martes, 12 de mayo de 2015

EL MOVIMIENTO MARUJA VISITA UN AÑO MÁS, CASA DECOR.


¡Qué no llego! Que he prometido en Instagram que hoy escribiría el post y entre, cenas y marujeos varios, veo que no llego y no cumplo lo dicho.
Pero aquí estoy. El pequeño que se haga solito los deberes y el mediano, que le ayude. La mayor ya está en la ducha y no quiere nada con nadie así que, mejor que mejor porque, mientras se cuecen los espaguetis, me da tiempo a contaros la visita de hoy.
Año tras año, el Movimiento Maruja visita emocionado, Casa Decor. Y, en contra de lo que han dicho en muchos blogs, para mi, la edición de este año, es mucho mejor que la del año pasado. Que duda cabe que no es ni parecida a la primera que fuimos y que tuvo lugar en un palacete de la Plaza de España. Debido a la crisis, supongo, y a diversos avatares, año tras año, el edificio elegido ha sido más pequeño. Y, en este año, se ha cumplido esa regla. Sin embargo, el edificio elegido este año, es mucho mejor por distribución al del año pasado.
Para este año, año en el que se celebra la quincuagésima edición, el edificio elegido está situado en el tan de moda barrio de Malasaña. En el número 10 de la calle de la Palma. En un antiguo edificio construído en 1788 en el que se ubicaba la Real Fábrica de Cera que abastecía de velas al Palacio Real. Un entorno de 2.600 m2 en los que la creatividad de muchos interioristas, decoradores y diseñadores, se dan cita para deslumbrarnos con sus impresionantes cuartos de baño; con unas increíbles cocinas con las que cualquiera sueña; con un vestidor que se mueve para esconder la ropa más íntima y un zapatero con el que sueña cualquier adicta a los zapatos como la que escribe estas líneas; con una habitación para los niños digna de cualquier cuento de Disney o de la Casita de Hansel y Gretel… En definitiva, un lugar en el que empaparte, no sólo de ideas para tu hogar, pero también de todas aquellas pautas, de todo aquello que está en la actualidad del momento.
Unas cuantas fotitos que reflejan lo dicho:
¡Un momento! ¡Un momento! ¡Qué se me olvida una parte importantísima de cualquier Movimiento! ¡El desayuno! ¡Qué cabeza de chorlito!
Hemos desayunado en El Columpio, calle Caracas, 10. Por supuesto, una deliciosa tarta de zanahoria. Ha sido muy agradable y tiene pinta de ser estar tambien estupendo para comer, cenar, el “afterwork” o unas copas entre amigos. De hecho, un día quiero volver con churumbelandia y probarlo para comer. Ya os contaré.
Y ahora sí, ¡las fotos!









viernes, 8 de mayo de 2015

Y AHORA, TOCA CRITICAR A LOS HOMBRES

Que no os creáis que iba a cometer el error, tan de mujer, de criticarnos sólo a nosotras mismas.

Lo que pasa es que, nosotras, somos muy realistas y capaces de reconocer nuestras virtudes, que son muchas, y nuestros defectos, que son muy pocos y, además, suelen ser físicos e insignificantes.

Vosotros, los hombres, también tenéis vuestros problemas y vuestros excesos. Que sí, que sí, que el culo de la Kardasian es un exceso pero ¿qué me decís de la nueva moda entre los hombres conocida como "fofisano"?

Que, ¿qué es un "fofisano"? Pues, en fino, "es un término adaptado del anglosajón "dad bod" y que traducido quiere decir "cuerpo de papá". Y en coloquial, es la manía que tenemos ahora de ponerle nombre a todo, de adjetivar todo, y que describe al hombre de toda la vida con barriga y entrado en carnes, que no está todo el día machacándose en el gimnasio y que se ha dejado vencer por la cerveza y la pizza.

Como ejemplo y modelos de esta nueva tendencia, Leonardo Di Caprio y Adam Sandler, entre los famosos. Entre no famosos, sólo basta darse una vuelta por cualquier calle en cualquier momento para encontrarar decenas de ellos. 
 

Increíblemente, este adjetivo fue inventado por una estudiante, Mackenzie Pearson, por la siguiente y más increíble razón: "No queremos a un tipo que nos haga sentir inseguras por nuestro cuerpo. No queremos a un hombre perfectamente esculpido que nos haga sentir peor." 

Sabéis ese emoticono con los ojos abiertos como platos... ¡Pues esa es mi cara ahora mismo!

Yo, ¡sí lo quiero! ¡Qué chorrada! Claro que lo quiero. Independientemente de mi barriga. Ya haré lo que sea para cuidarla si me apetece y si no, quiero sobar ese culete perfecto y musculado de cualquiera de esos tíos buenos que lucen también una definida tableta de chocolate en sus abdómenes. Nada de grasa. Puestas a elegir, ¡prefiero músculo! 

Y lucirlo de mi mano, cual cuarentona guarrona, por la playa para envidia de muchas. Y que sea él, y por una vez en la historia de la humanidad, el hombre objeto. Y que sean los hombres los que piensen: "pero que hace ese pobre chaval con esa mujer entrada en años y en carnes." Mientras yo sonrío con picardía pensando en cómo y dónde seguir disfrutando de esos músculos. 

Sí. Por una vez en la historia de la humanidad, no pasaría nada porque se cambiaran un poco las tornas.

Por otro lado, confieso que me quedo muy a gustito con mi marido, con más o menos carnes. Y le sobo con gusto. Al igual que él a mi. Con gusto y sin complejos. Mientras los dos soñamos con algún día perder esos putos cinco kilos que difícilmente perderemos si seguimos en nuestra querencia por el dulce.

Que la naturalidad es lo mejor. Que ni el culo de la Kardasian ni la moda del "fofisano-quitacomplejos" Querernos todos un poquito más, significa cuidarnos todos un poquito más y respetar nuestros cuerpos un muchito más. 

Y para ir respetando al mío, voy a por una chuche que de tanto hablar de grasas y dulces, ¡me ha dado un bajón de azúcar!

miércoles, 6 de mayo de 2015

ENTRE MODELITOS Y CULOS

 


Ya se que nada tiene que ver una cosa con la otra, o sí...

El caso es que andaba yo pensando en el tema del post de hoy y, teniendo en cuenta las fechas en las que nos encontramos, pensaba daros ideas sobre modelitos para vosotras como madres, para las niñas y los niños que tomen la Primera Comunión, o para los invitados, recordatorios... Vamos todas esas cosas que nos martirizan a la hora de preparar las comuniones de nuestros hijos.

Y mientras le daba al coquillo, tenía la tele puesta y han empezado a mostrar imágenes de la última gala del MET dedicada a China y, a la que va todo bicho viviente y famoso que se precie y que esté en Nueva York por esas fechas.

Lógicamente, han mostrado los modelitos más llamativos. Bien por horrendos, bien por extravagantes o bien por ir casi en cueros como ha sido el caso de Beyonce, Kim Kardasian y Jenniffer López. Estas tres llevaban modelitos muy similares, con dragón o sin dragón, pero definitivamente transparentes. 


 

Pero lo más chocante, bajo mi humilde punto de vista es, que no sólo coinciden las tres en el gusto por mostrar lo evidente sino por el pedazo de culamen que tienen siendo, la ganadora indiscutible, Kim Kardasian.

No es que tenga envidia, ni nada parecido. Por supuesto que me encantaría estar en uno de esas galas y ponerme un modelito de la leche, sobre todo si no me ha costado ni un duro y tengo el cuerpo divino de la muerte para lucirlo. 

Tampoco es que piense: "ellas también son madres y no tienen mi barriga" pero desde luego, lo que yo no tengo, ni creo que muchas, es ese pedazo de culo y las ganas de enseñarlo. ¡Qué horror!

Tampoco se trata de que nos vistamos como madres-madres, madres aviejadas o madrastronas en los eventos en los que ejercemos como tal. Y tampoco se trata de ir enseñando muslamen. Lógicamente, cada evento tiene su código y este del MET se presta para esos excesos. Pero, si tienes el culo gordo, independientemente de dónde vayas, intenta disimularlo ¿no?

No somos ninguna perfecta. Cada una tenemos nuestras "vergüenzas" que tapar. Yo se que cosas a la cintura o que me marquen la cintura, no puedo llevar porque me marcan mi principal defecto, la barriga. O cosas muy embutidas tampoco, cuando me sobran cinco kilos. Y si pecas de culona, pues no te pongas una falda tubo porque ya se sabe que no te sentará bien.

¿Es evidente o estoy divagando? ¿Será que me he perdido algo y ya no estoy a la moda?  ¿O no me he enterado que se llevan las culonas y lo marcan con gusto?

Por favor, si es así. Si ahora resulta que me estoy perdiendo algo y no me entero, caso que se lleven las barrigonas avisadme por aquello de dejar de sufrir, de correr y de no comer todo aquello que me gusta. Es lo agradeceré eternamente.

lunes, 4 de mayo de 2015

"NO CULPES AL KARMA DE LO QUE TE PASA POR GILIPOLLAS"

Así de cierto y profundo es el título del último libro que me he leído: "No culpes al al karma de lo que te pasa por gilipollas" de Laura Norton.

Y a semejante reflexión llega la protagonista del libro tras mucho luchar y pelear por conseguir no sólo el reconocimiento profesional como plumista sino también, el éxito personal y amoroso. Y es que, Sara, la prota, es una chica de unos treinta años que después de estudiar una carrera y sacarla con nota, se da cuenta, como tantos, que eso para lo que se ha preparado no le hace en absoluto feliz y, que quiere dedicarse y centrarse en aquello que, profesionalmente, le llena que es, realizar cualquier tipo de complemento con plumas. Apoyada, pero no comprendida, por sus padres intenta duramente hacerse un hueco en ese mundo a la vez que lucha para que su vida amorosa se mantenga y evolucione... sin conseguirlo del todo.

Es uno de esos libros fáciles, divertidos, que se leen en pocos días. Con una trama sencilla sin que aparezca el FBI, siete asesinos, otros tantos asesinados, la KGB y hasta el mismísimo Papa. Una trama cercana, creíble,  que bien nos podría pasar a cualquiera que luche y pelee por lo que quiere y por quien realmente quiere y que, además, se desarrolla en el tan de moda barrio de Malasaña en Madrid.

Yo he pasado unos días muy divertidos leyendo este libro que, os recomiendo, en el hipotético caso que no lo hayáis leído ya.

Por otro lado, os contaré que hemos visto Interstellar y que todavía estoy intentando digerirla y entenderla. Lo de la quinta dimensión me tiene loquita... Ahora que lo de vivir en un anillo de Saturno o cerca, con casas alrededor y por encima, me pareció algo claustrofóbico. Sin embargo, y ahora fuera de coñas e ironías, el fondo o la moraleja de la película que es, ni más ni menos, que como no paremos de maltratar a nuestra querida madre Tierra, dentro de no muchos años, nuestros nietos o bisnietos lo van a tener un poquito más jodidillo para habitar este planeta, me parece muy real y tan cierta como el título del libro de Laura Norton.

Reciclar, no malgastar, apagar luces, grifos, respetar y cuidar nuestro entorno... es algo que deberían enseñar en las aulas de nuestros colegios y que ahora, sólo se trata de paso y siempre dependiendo del buen hacer del profesor o colegio en particular. 

Yo, en mi pequeño mundo familiar, intento hacerlo y enseñarlo. Al igual que, a culparte sólo a ti mismo de aquello que te ocurra para así aprender y que no vuelva a pasar, en la medida de lo posible, nunca más. Que la cara de gilipollas que ponemos es, ciertamente, poco favorecedora.