miércoles, 27 de enero de 2016

¡DISFRUTANDO DE LA VIDA!


Ayer fue un día de esos felices, agradables, divertidos… De esos días en los que te acuestas con una sonrisa.
Ayer disfruté del día con dos grandes amigos. Y eso que, para llegar hasta donde habíamos quedado, me topé con una manifestación en frente de la sede del PP que me obligó a dejar el coche aparcado por allí y llegar corriendo hasta el sitio dónde nos habíamos citado para hacernos la “manipedi”.
Pero una vez allí, ya me relajé, metí mis pies en el agua calentita y me dejé hacer.
Allí estábamos los tres con los pies metidos en agua y dándole al palique como locos. Que si de qué color te vas a pintar las uñas. Qué si yo he estado en Rumanía y conozco Transilvania. Que si que calentita que está la parafina. Que si que tiricia me da que me limen las uñas. Que si dónde comemos. Que si que pena de peces esos que te comen las durezas. Que si los niños. Que si el trabajo. Que si los amigos. Que si los padres...
Y así todo el rato que estuvimos disfrutando de la manipedi. 

Sobre todo, lo pasamos estupendamente mientras le pintaban en negro las uñas de los pies al chico de la panda.  No se dejó pintar las de las manos del mismo color pero sí se atrevió con las de los pies y le quedaron chulísimas y muy atrevidas, ¿no os parece?

Ahora ya sólo le queda conseguir juntas los dedos de los pies y ya, ¡la pera! ;D
El sitio que elegimos es un sitio muy cuqui de Madrid. Se llama Mi calle de Nueva York y está en la calle Barquillo, 39. Las chicas que te atienden son encantadoras aunque, también es bien cierto que no es un sitio barato y el resultado final no fue tan bueno como el ratito que pasamos allí. 
Pero, con todo y con eso, seguimos disfrutando del día y nos fuimos a comer a Petit Appetit que está en la calle Argensola, 24. ¡Calle que adoro! Y sus alrededores igual. Me gusta todo lo que allí se cocina y se propone. Y vivir allí ¡tiene que ser la leche! Pero me temo que para otra vida o para la mía cuando tenga noventa y vaya en la vespa…

La comida estuvo excelente. Un trato agradabilísimo y un entorno muy cuidado y especial. Un único pero, que hoy estoy pejiguera, es que pedimos tarta de zanahoria (como no podía ser de otra manera) y no estuvo a la altura de las circunstancias. Sí es cierto que una es experta en la catadura de tartas de zanahoria y he probado muchas que rellenan mi michelín, por tanto, soy más exigente pero, con todo y con eso, estoy segura que son capaces de hacerla mucho mejor.
Total, que aunque luego tenía una reunión de padres de esas que ya sabéis que “adoro”, ni siquiera eso pudo borrarme la sonrisa de la cara.
Sonrisa que pienso mantener todo el tiempo que pueda y las circunstancias me lo permitan. Porque ya lo dice Facebook, Instagram y todos los blogs del mundo mundial: una sonrisa en la cara te alegra el día a ti y también a los que te miran. ¡Y falta nos hace! ¡Qué menudo panorama que tenemos en general!
Y por último, prometo volver antes a daros la tabarra por aquí que os tenía un poco abandonados. ¡Muacs!

12 comentarios:

  1. Anda que no os lo pasáis bien ni nada!
    Qué envidiaaaa ;)
    Besos, Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacemos lo que podemos, no te creas. ;D Besotes grandes.

      Eliminar
  2. A sonreír se ha dicho!!!
    No te creas que no me hace falta a mi una pedi, tengo los callos de los pies que me están comiendo.
    Yo odio que me corten y cortar uñas, pero el masaje que dan para que penetren las cremas me encanta.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me da mucha grima que me limen las uñas. Pero efectivamente, se supera pensando lo bueno que viene después. Muchos besos Encarni.

      Eliminar
  3. Sois mi chute de energia. Me encanta estar con vosotros. Os quiero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nosotros sí que te queremos! ¡Eres una campeona y estos momentos hay que mantenerlos!

      Eliminar
  4. Ja ja ja son las mejores . Las reuniones de amigas . Nosotras todos los quinces de cada mes a estar juntitas y nos lo pasamos pipa !!!! Y por supuesto en el mes tambien cae algun día más .
    Bsss Mª Angeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bravo por esas reuniones! Si todas hiciéramos lo mismo no habría ni depresiones ni lexatines ni nada parecido. Son la mejor terapia. Besotes.

      Eliminar
  5. Hola: los planes con amigos para ponernos al día de nuestras andanzas son los mejores y el tiempo se pasa volando... a la noche toca asimilar todos los datos que os intercambiasteis y mantener esa sonrisa todo el tiempo. Conozco algunas de las calles de Madrid que citas y me traen tan buenos recuerdos... Tienes razón que con el panorama que tenemos mejor seguir con la sonrisa. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No nos queda de otra! Como nos dejemos llevar por el hastío que nos provocan, ¡acaban con nosotros! y eso ¡nunca!

      Eliminar
  6. Bonito día, y si ni siquiera una reunión de padres te lo estropeo es que fue un día muy pero que muy bueno...
    Besos
    Pd: Tenias que probar la tarta de zanahoria que hace mi madre,a esa no le ponías ningún ero seguro, seguro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me gustaría probarla! Yo, como la Esteban, por una tarta de zanahoria ¡mato! Besos Raquel.

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.