miércoles, 20 de enero de 2016

NUEVA MODA: SELFIE "AFTERSEX"


No, no. No voy a poner ningún selfie “aftersex”. 

Si leéis el post pensando que vais a encontrar este tipo de foto, podéis volver a vuestros otros quehaceres porque ¡nada más lejos de la realidad! Que una es tan pudorosa que, cuando tenía ocho años, casi me ahogo porque mi madre (que siempre ha sido muy poco pudorosa la verdad) tuvo la “desfachatez” de olvidarse la parte de arriba de mi biquini y, como me obligó a bañarme y me despojé bastante cabreada de la toalla que tapaba mis vergüenzas inexistentes, me tiré corriendo a la piscina sin darme cuenta que estaba en lo hondo.
Entre el disgusto de haber enseñado las “chinchetas” y el numerito, me puse nerviosa y no atinaba ni a nadar. Así que, tuvo que sacarme del agua mi hermano de los pelos. Y ya no hubo más piscina ni más top less.
Hasta que cumpla los noventa que, como ya he dicho otras veces, iré en top less hasta en la vespa porque, por supuesto, viviré en una comuna hippie en un lugar con buen tiempo y no habrá mosquitos que me piquen pero sí mucho sol que las dore.
Total, que me voy del asunto, que buscando tema para hablaros, que una es muy profesional y se documenta, me he encontrado con un artículo en el que contaban que se ha puesto de moda en Instagram subir fotos con el hagstag #aftersex entre los jóvenes de entre 35 y 40 años.
Que ya sabemos que, a partir de los cuarenta, se nos quita la tontería y comienza una época prolífica en sentido común y buenas maneras... A las pruebas me remito...
Es decir, que terminas la faena y en vez de echarte un cigarrito, o lavarte, o beber agua, o darte otro besito más, o arroparte y pegarte a tu pareja para dormir acurrucaditos en bolas, o vestirte y punto, decides que lo mejor es hacerte una foto para que todos aquellos amigos y no amigos, sepan que has echado un kiki (¿se escribe así o así, quiqui?
Ni corta ni perezosa y sí con mucha curiosidad me he metido en Instagram a cotillear.
Decepción total.
Allí poco kiki/quiqui y sí mucho chorra, mucho guarrete, otros que ni kiki/quiqui ni nada y otras, que se llaman #tettecontest y que entiendo que si quieres subes una foto sólo de tus pechugas. Única y exclusivamente tus pechugas. Ni cara, ni brazos ni cuello si me apuras. Tus tetas tapadas o sin tapar. Pero eso, tetas. Algunas se equivocan y suben también culos pero esas es que tienen más ganas de exhibirse que el resto y ya que se ponen, lo dan todo.
Hay también mucho piercing pezonero; algún que otro postureo; uno sentado en el vater (carita ojiplática), mucha broma y sentido del humor, adolescentes con granos y cara de primera vez, alguno que no le ha ido tan bien… Vamos, que las fotos no valen nada.
Pero, ¿qué nos pasa? ¿qué es lo que te lleva a subir una foto así? ¿Tan mal estamos? Porque necesario, lo que se dice necesario, no es. ¿No queda ni un leve resquicio a la intimidad? ¿No existe nada que nos queramos guardar para nosotros mismos y que no conozca el resto del mundo mundial? ¿Dónde quedó el buen gusto?
Debe ser mi mente algo churruscada por los años que no me deja ver, ni entrever, la gracia al asunto. 
Tanto nos estamos exhibiendo en las Redes Sociales que cualquier día, nos sorprenden con un hagstag de alguien haciendo caca al estilo #plantandounpino… Por cierto, lo voy a investigar… ¡¿Mira que si existe?!

10 comentarios:

  1. Soy visionaria. Yo escribí un post sobre eso, en plan coña. Titulado Smartphones, sexo y palitos de selfie. Te lo dejo por si te apetece:
    http://cronicasvienesas.blogspot.co.at/2015/09/smartphones-sexo-y-palitos-de-selfie.html
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Ahora mismo lo leo. Desde luego que eres visionaria. Yo nunca podría imaginar cosas así. Besotes grandes.

      Eliminar
  2. Es patético , penoso y arriesgado hacer este tipo de cosas .
    No alcanzo a entender como estamos tan entregados a enseñar todo y digo todito en las redes sociales . Te aseguro que puede llegar a ser la perdición de muchos . Y luego vendrán los arrepentimientos .
    Nos viene grande y no sabemos manejar ciertas tecnologias . No hay otra . Sino que puede ser ?????
    Bssss Mª Angeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exhibicionismo puro y duro. Muchas gente muy tonta. Falta de sentido común. De madurez. Vivimos en una sociedad en la que nos creemos que no importan las apariencias pero, bajo mi punto de vista, importan más que nunca porque si no, ¿por qué tanto mostrar lo que no eres? ¿por qué tanto postureo? ¿por qué tanta foto feliz en Instagram cuando tu vida no es ni parecida? Aparentar. Otro de los males del ser humano. Besotes MªAngeles.

      Eliminar
  3. Pues yo creo que las redes sociales en vez de ser liberadoras y fuentes de libre expresión se han convertido en una escopeta cargada para las mentes más simples ( por no decir con menos de dos dedos de frente) que se dedican a exponer sin límites de pudor la parcela más íntima del ser humano, pensando tal vez que quien no se muestra no existe, y poniendo en peligro no sólo su seguridad , hay gente que pone en Facebook que sale de viaje y al día siguiente le roban en su casa, otra que exhibe a sus hijos sin criterio mínimo, en fin un despropósito tras otro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Además te diría que, en muchos de los casos, vendes una vida que no existe. Y eso, a la larga, debe generarles una frustración tremenda. Besitos Inma.

      Eliminar
  4. Yo no me quedo tan tersa como la Barby

    ResponderEliminar
  5. Madre del amor hermoso...
    Como justo había escrito el día anterior, hay pérdidas de honor que son irreparables...
    Cualquier día de estos me veo obligada a exiliarme, pero no de país, sino de planeta...

    ResponderEliminar
  6. Hola: me rechazo a las redes sociales es precisamente la falta de pudor de la gente. Tienen un afan extremo al exhibicionismo y no entiendo que la gente siga ese tipo de hagstag. Me alegra leer que hay más gente que piensa como yo. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.