lunes, 29 de febrero de 2016

PARÍS BIEN VALE UNA MISA Y UN BUEN PASEO.


No es la primera vez que viajo a París y tampoco es la primera vez que os doy la tabarra con París. La última vez estuvimos con los niños y os lo conté todo, todito, todo. Sin secretos. Igual que ahora. Hemos estado pocos días en los que, además de ejercer de “mujer florero” también hemos podido pasear un poquito por París.
Hemos visitado principalmente dos barrios que teníamos pendientes de conocer: St. Germain des Prés y Le Marais.
Comenzamos el paseo por St.Germain des Prés como no podía ser de otra manera, en el famoso Café de Flore donde un antipático camarero nos atendió con desgana. 
El Café de Flore fue uno de los primeros cafés típicos parisinos fundado, se cree en 1887 y frecuentado a partir de 1939 por mucho intelectual parisino como por ejemplo, Sartre, Simone de Beavoir, Hemingway, Truman Capote e incluso, ya en la década de los setenta, Jim Morrison lider del grupo The Doors, tres semanas antes de su muerte.
Allí tomamos unas infusiones a precio de caviar iraní y después de disfrutar un poco el ambiente, seguimos el camino. Relajado. Y, sin mayores pretensiones que andar y mirar, pusimos rumbo al Museo Delacroix.
El Museo Delacroix es la casa donde residía y pintaba Engène Delacroix, el famoso pintor. Es del estilo del Museo Sorolla aquí en Madrid aunque sin tantas obras del autor. En este museo puedes admirar bocetos, la casa en sí, su estudio y un magnífico y pequeño jardín en el que inspirarse. Es bonito y merece la visita. Tampoco te quita mucho tiempo porque es un museo muy pequeñito.
Seguimos paseando y disfrutando por el Boulevard de St.Germain. De sus escaparates, sus cafés y sus edificios. Un paseo muy placentero.
Y el Barrio Judío o Le Marais. Un lugar también bonito con rincones muy auténticos donde puedes ver la casa donde residía Victor Hugo, el autor de mis adorados “Miserables” y lo que tenía más ganas de visitar, el Museo Picasso.
Disfrutamos de todo el paseo. Las calles, los cafés, las gentes… No dimos con ningún antipático camarero principalmente porque no entramos a tomar nada en ningún café. Y tampoco pude disfrutar del Museo Picasso porque era lunes y, como buen lunes, el museo estaba cerrado. ¡Una buenísima excusa para volver a París!
Sí vimos muchos judíos y tiendas específicas para ellos. Principalmente de comida.
Me percaté, dándole un poquito al coco, que aquí en Madrid no tenemos ningún barrio judío como ocurre en muchas de las capitales europeas. ¿Por qué será? 

Mirando en San Google, me he enterado que la Judería Nueva, allá por el siglo XIV, estaba situada en donde ahora encontramos la Catedral de la Almudena y la calle Bailén pero vamos, que de aquello ya no queda nada y ahora y como debe ser, estamos todos bien mezcladitos.
Os dejo con algunas de las fotos que hicimos para que no sólo tengáis que aguantar mi rollo sino que, os alegréis la vista con las fotos de esta magnífica ciudad. 

Y en el próximo post, os contaré algo que realmente no me ha gustado que, aunque sea París, también existe. Además estoy muy segura de que a vosotros tampoco os va a gustar.
El famoso Café De Flore

El jardín del Museo Delacroix

El estudio y la parte de atrás del Museo Delacroix
La casa donde vivió Victor Hugo en 1821

Una casa preciosa de las muchas que encontramos por Le Marais
 
Y sus callejones increíbles de camino al Museo Picasso.

9 comentarios:

  1. Muchas gracias por explicarnos tu viaje a París. Así puedes aprender cosas que no sabias. Me gusta mucho tu blog. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a tí Sonia por la visita y el comentario. Un beso fuerte.

      Eliminar
  2. Que bonito paseo,como yo no voy a ir de momento (ni de después tampoco jajaja) me gusta que nos cuentes ese paseo tan bonito, pero como la esperanza es lo último que se pierde por si acaso iré ahorrando para pagar ese "caviar iraní" en el Café De Flore. Espero el resto del viaje...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe Raquel. Lo mismo un día te atas la manta a la cabeza y ¡allá que te vas! Besotes grandes.

      Eliminar
  3. Hola. tu post sobre tu viaje a París me trae super buenos recuerdos. También es un destino recurrente en las diferentes etapas de mi vida y siempre recorro el Boulevard de St.Germain, Saint Michel con la catedral de Notre Dam, Champ de Mars con la Torre Eiffel, y el Arco del Triunfo en la Place Charles de Gaulle. También desde la Plaza de la Concordia voy a Les Champs-Élysées. Me recorro las dos aceras y me quedo 'pasmada' viendo las principales tiendas de marcas. Es un placer siempre regresar a Paris. Con respecto a lo que no me gusta de la capital francesa es el mal tiempo que suele hacer y lo complicado que es encontrar taxi... Estoy deseando leer lo que menos te gustaa ti. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo del tiempo tienes razón. Sobre todo si vas en estas fechas. No hizo muy bueno,la verdad. En cuanto a los taxis, solemos ir andando a todas partes y con los niños sacamos el ticket del Batobús y la verdad, no cogimos taxis así que no puedo decir. Mañana mismo te lo cuento pero por desgracia, es algo que seguro, seguro no te gustará a tí tampoco. Besotes Marta.

      Eliminar
  4. La verdad es que es muy bonico. Yo he estado pero poco tiempo, me quedó mucho por recorrer , con lo cual tengo que volver. Eso sí, como ya han dicho, el tiempo es una caca .

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que rematar la faena en mayo o junio que el tiempo es mucho más agradable. ¿Qué tal las fiestas? Besos Encarni.

      Eliminar
    2. Geniales, aprovechando todos los ratos que puedo para disfrutar del ambiente festivo, las cañas y las tapas, y por supuesto de la música.

      besos

      Eliminar

Me hace mucha ilusión conocer vuestra opinión. Por favor, déjame un mensaje. Gracias.